Sitges, resumen día 3

El tercer día del Festival se componía de 6 películas, y como es habitual entre tanto reparto, unas me acabaron convenciendo más que otras, pero también hay otra categoría mucho más preocupante como es la de la irrelevancia. Vayamos por partes:


subir imagenes
El siguiente turno fue para la post-apocalíptica Hell, del debutante joven director alemán Tim Fehlbaum. Por encima de todo llama la atención que Alemania nunca ha sido un país implicado en el género fantástico, ni tampoco sus espectadores, es por eso que siempre hay que recibir con los brazos abiertos productos “revolucionarios” de este tipo, y más si el director es un joven debutante (aunque con Roland Emmerich apadrinando el proyecto como productor ejecutivo). Tras mirar dicho film, las opiniones se movían entre la buena aceptación y la indiferencia. Un servidor tiende hacia esa segunda opinión, pero sin llegar al extremo. Hell no es más que The road mezclada con La matanza de Texas. Trata de un grupo de tres personas que luchan por sobrevivir en un mundo asolado por las altas temperaturas, un infierno solar que ha evaporado el agua y secado los cultivos. Una road-movie en toda regla, que complicará la existencia de sus protagonistas al recoger un mecánico que abrirá los sentidos de la duda y la desconfianza entre protagonistas.
Aparentemente su pinta es excelente, pero el resultada a ratos se hace algo irregular, decayendo el guión en ocasiones con tal de profundizar en las relaciones de persona de una manera un tanto dilatada. Que no está mal, Fehlbaum acaba introduciendo el tema de la confianza en un mundo en que la desconfianza es lo que te hace seguir vivo. También se nota a ratos la falta de presupuesto, pero que normalmente –no siempre- son bien tapados sus baches visuales por la postproducción, pero en otras ocasiones canta como una almeja –simplemente hay que fijarse en los planos generales de árboles, que en los más lejanos algunos hay hojas curiosamente-. Pese a eso, habrá que tener en cuenta a este joven director.


subir imagenes
Ya de madrugada, me atreví con una pequeña maratón de 2 películas: The victim y Hobo with a Shotgun. La primera de éstas destaca por ser dirigida, producida, escrita e interpretada por Michael Biehn. Y no podía empezar de mejor manera, con la presentación de dicho responsable y una productora que también interpreta. Llamó la atención dicha presentación, por dos cosas: la primera que la actriz y productora nos avisó que a la película hizo sexo real (ok), ahora todo el mundo sabe que es una experta en felaciones. Y la segunda es que el propio Biehn nos avisó que sería una mala película. Inmejorable presentación, pero como mínimo consiguió hacernos cambiar el chip por otro más fiestero, el que nos hace decir cosas como “yo en el cine me lo trago todo”, sin pensar mal, ojo. Y no falló, The victim es muy muy floja en conjunto, con algo de violencia y cero de gore, pero bueno, como mínimo entretenida.

Comentarios

  1. Tengo unas ganas tremendas de ver Hobo... pero tremendas (en parte por culpa de Dídac jajaj que fue el primero que me la recomendó).
    Qué envidia!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario