Vincent Price: The Tingler + La mansión de los horrores. (Parte 3)

Ferran Ballesta


TÍTULO: The Tingler: Escalofrío
DIRECTOR: William Castle
GUIÓN: Robb White
AÑO: 1959
DURACIÓN: 82 min.
MÚSICA: Von Dexter
FOTOGRAFÍA: Wilfred M. Cline
REPARTO: Vincent Price, Judith Evelyn, Darryl Hickman, Patricia Cutts, Pamela Lincoln, Philip Coolidge
PRODUCTORA: William Castle Productions

NOTA: 6








Antes de la excelente La mansión de los horrores, William Castle realizó otro film con Vincent Price que por desgracia poco podemos comparar a nivel cualitativo. Pero hay que destacar la interesante intención del director con esta película, al intentar experimentar con los espectadores el miedo en sí, porqué la película no es más que 82 minutos de metáfora perceptiva explicada inicialmente por el propio Castle con un monólogo comentando el significado de dicha sensación, y como ésta incide en nosotros. Proponiéndonos una especie de “juego” en que si no gritamos para librar nuestra tensión durante el visionado del film, podríamos llegar a morir. Incluso en el estreno en cines en 1959, más allá de estos avisos, el propio Castle preparó uno de sus famosos gimmicks, al programar las butacas de la sala de cine con hormigueos y sonidos para que el espectador realmente viviera “el miedo” en toda su plenitud. Porqué William Castle más allá de ser director de cine, vivía en sí por y para el espectáculo.
subir imagenesAnécdotas aparte, que funcionara o no el experimento es otra cosa, y lo cierto es que el director fracasó, con una película de serie B en que una oruga gigante es la culpable que la gente se muera de miedo. Un film de ciencia ficción visto hoy en día muy cutre, con dicha oruga de goma arrastrada por un hilo destapado, que quizás en los años 50, donde abundaban todas aquellas fantásticas producciones de ciencia ficción, funcionó y dio el resultado esperado. Se trata de una masa orgánica que cuando los humanos experimentan algún tipo de sensación de miedo se desarrolla y coge tal fuerza hasta el punto de destrozar la columna vertebral, y que la única manera de librarnos de ese bicho es gritar con fuerza para así salvar nuestras vidas. Aquí está lo que nos propone William Castle.

Vincent Price se encargará de encarnar a un Mad doctor llamado Warren Chapin que descubrirá la explicada masa orgánica asesina. Pero su obsesión llegará hasta tal punto de experimentar con él mismo a base de drogas tipo LSD -lo cual suscitó polémica en su momento- y su mayor error, extraer de un cuerpo dicha masa, con los problemas que acarreará posteriormente.
La idea base que tuvo Castle hay que reconocerlo, muy enginiosa al intentar que la película interactúe con el espectador, salir del anonimato y dar la cara para presentar el título avisando de sus misterios. Pero lo que podía haber sido una película de terror psicológico con elementos sobrenaturales, se queda en una chapuza simplona con una ridícula puesta en escena. Momentos absurdos e incoherentes (como la trama en sí), pero que como mínimo consigue entretener por su delirante ejecución del guión y un impecable Vincent Price, salvando hoy en día los muebles al director esté donde esté. Pero tampoco hay que olvidar el innovador planeamiento de Castle al inicio de la película, que para un servidor convierten como mínimo este título en un clásico menor y anecdótico, incluso la escena de la bañera llena de sangre a todo color cuando la película es en blanco y negro (¿?) para mi hoy y siempre será inolvidable. Más allá de su significado real, y de ciertas incoherencias en relación a la oruga, el entretenimiento está asegurado con esta corta comedia bizarra.






TÍTULO: La mansión d los horrores
DIRECTOR: William Castle
GUIÓN: Robb White
AÑO: 1959
DURACIÓN: 75 min.
MÚSICA: Von Dexter
FOTOGRAFÍA: Carl E. Guthrie
REPARTO: Vincent Price, Carol Ohmart, Alan Marshal, Richard Long, Carolyn Craig, Elisha Cook, Julie Mitchum, Leona Anderson, Howard Hoffman
PRODUCTORA: William Castle Productions

NOTA: 8.5







Sin duda una de las películas más aterradoras en las que ha participado Vincent Price. Se trata de otra de esas películas ambientadas en casas encantadas, pero con la diferencia que ésta es claramente una de las mejores junto con The Haunting (Robert Wise). Dirigida por un director ligado al cine de terror como es William Castle, autor de títulos de culto también ligados a casas encantadas como son 13 fantasmas (1960), La vieja casa oscura (1963), y también fuera de mansiones malignas encontramos otro título en el que vemos de nuevo al reparto a Vincent Price, The tingler (1959).
La historia trata de Friedric Loren (Vincent Price), un loco millonario que vive junto a su hermosa mujer en una casa con un oscuro pasado. Friedric, decide hacer una fiesta en su mansión invitando a 5 desconocidos ofreciéndoles 10.000$ a cada uno, simplemente resistiendo una noche en dicho habitaje supuestamente encantado. Los cinco invitados aceptan sin tener posteriormente escapatoria…
Estamos ante un título muy Corman (producida por el mismo William Castle), de poca duración y un poco sensación de escenarios cartón piedra, pero no por eso pierde su atractivo, de hecho es capaz de reírse de su propia escasez de medios en el tramo final de la cinta, y dar un bofetón a la cara a todos aquellos que la acusaban a priori de envejecida. Sin duda La mansión de los horrores siempre será inmortal dentro de la serie B, un clasicazo que repite tópicos kitsch del susto fácil, en un planteamiento que juega constantemente con la duda, entre lo sobrenatural y la oscuridad interna de los personajes.
Eran los momentos más prolíficos de un Vincent Price que cada vez más se iba resignando a arrinconarse dentro del cine de terror, algo que aceptaba sin conformidad. En este caso le vemos impecable en su papel de Friedric, el dramatismo aristócrata típico en sus actuaciones se ve casi arrinconado en alguien mucho más oscuro y meticuloso que encaja perfectamente en un personaje que es puro mal, pero al fin y al cabo que posee la elegancia característica de Price.
Quizás lo que más desentona de la película es la música, creada por Von Dexter, el siempre ligado a la compañía de Castle en las producciones de terror, no supo combinar el misterio y el terror con una música excesivamente dramática que no acaba de encajar.
En 1999 el director William Malone realizó el remake House on haunted hill, con un estilo notablemente más videoclipero y actualizado.



Comentarios

  1. La mansión de los horrores es simplemente BUENISIMA =)
    La otra la tengo en busca y captura...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario