Vincent Price: El grito de la muerte + El abominable Dr.Phibes. (parte 10)



TÍTULO: El grito de la muerte
DIRECTOR: Gordon Hessler
GUIÓN: Christopher Wicking (Historia: Tim Kelly)
AÑO: 1970
DURACIÓN: 91 min.
MÚSICA: Les Baxter
FOTOGRAFÍA: John Coquillon
REPARTO: Vincent Price, Hilary Heath, Carl Rigg, Patrick Mower, Essy Persson, Marshall Jones, Elisabeth Bergner, Stephan Chase
PRODUCTORA: American International Pictures (AIP)

NOTA: 5.5







La tercera película del director Gordon Hessler no podía ser sino otra bazofia de serie B, y así fue: El grito de la muerte, realizada en 1970. El director de películas como El viaje fantástico de Simbad (1973) –que no me cansaré de resaltarla para que se note el contraste de calidad en sus películas-, esta vez nos adentra, con la excusa de adaptar una novela de Poe, en una historia de brujas de la Inglaterra victoriana. La trama nos cuenta como una bruja desea vengarse de un noble (Vincent Price), que impera con mano de hierro al territorio local, con brutales sentencias de muerte a sus espaldas hacia personas acusadas de practicar brujería. Poco a poco se irá materializando una venganza en forma de maldición hacia su familia, con un demonio de forma humana destinado a asesinarles.

subir imagenes
Poco se puede alabar en un título que le falta coherencia tanto histórica como rítmica, pero su director deja claras sus intenciones y estilo, aportando a la filmografía de Price elementos que quizás eran inexistentes hasta el momento, como es el sexo y la violencia –especialmente ese primero-. Pocas veces veremos en su carrera un título con tantos desnudos gratis de chicas jóvenes -y no tan jóvenes-, para ser sodomizas por hombres con la libido por bandera, o brutales torturas y violaciones de personajes con mentes enfermizas. Un título todo él enfermizo, pero que a ratos puede llegar a ser repetitivo y lento, por su falta de ritmo narrativo y que al igual que pasó en los anteriores títulos de Hessler, el exceso de personajes aplana la profundidad de cada uno de ellos dando una sensación de frialdad constante y que consigue alejar nuestro interés progresivamente del film. Un guión sin apenas argumento ni terror, pero que no por ello deja de tener sus momentos de interés, quizás más morbosos que otra cosa por sus excesos, u otros momentos de ocultismo, pero poco más. Porqué sin duda el motor de la película es Vincent Price haciendo un grandísimo papel, como siempre, quizás similar al visto anteriormente en títulos como La máscara de la muerte roja (1964) por ejemplo, encarnando el mal dentro de la realeza, pero que esta vez es el verdadero demonio quien acabará con él.

Un título menor que finalizaba de una vez por todas el contrato que mantenía Price con la productora AIP. Y es que cansado de tanta película-basura, el actor acabó desesperado y optó por no renovar con la productora. Pero, quien sabe por qué motivo, Price volvió a firmar otro contrato con la AIP, y que sin él saberlo aún, gracias a aquél nuevo contrato acabaría interviniendo en otro de los títulos clave del cine de terror como es El abominable Dr. Phibes (Robert Fuest, 1971), y relanzando consecuentemente su carrera.

subir imagenes



TÍTULO ORIGINAL: The Abominable Dr. Phibes
DIRECTOR: Robert Fuest
GUIÓN: James Whiton, William Goldstein
AÑO: 1971
DURACIÓN: 94 min.
MÚSICA: Basil Kirchin
FOTOGRAFÍA: Norman Warwick
PRODUCTORA: Coproducción GB-USA; American International Pictures (AIP)
PREMIOS 1971 Festival de Cine Fantástico de Sitges: Mejor actor (Vincent Price)
REPARTO: Vincent Price, Joseph Cotten, Virginia North, Terry-Thomas, Sean Bury, Susan Travers, David Hutcheson, Edward Burnham, Alex Scott, Peter Gilmore, Maurice Kaufmann, Peter Jeffrey


NOTA: 9




Para los aficionados al género de terror, y en especial a Vincent Price, existe una película icónica en su filmografía que ha creado legiones de fans y que hoy en día es considerada una cult movie, se trata de El abominable Dr. Phibes. Una excelente película dirigida por Robert Fuest, responsable de títulos emblemáticos como La lluvia del diablo (1975) que ponía punto y aparte a las malas experiencias vividas por Price junto a Gordon Hessler y sus flojísimos títulos.

subir imagenes
Con un nuevo contrato firmado con la AIP sobre la mesa, Vincent Price se aventuró en esta película que rebosa bizarrismo constante y que su estética pop junto a su influencia a los giallo italianos convierten este film en un título imprescindible. Incluso para el propio actor, que le volvió a convertir en el indiscutible rey de la serie B resucitándole una vez ya se veía hundido en sus miserias. Quizás la última gran película de Vincent Price, interpretando un personaje atormentado por su pasado que le convierte en un demencial asesino con la intención de vengarse de aquellos médicos responsables de la muerte de su querida esposa. Una venganza ciega, que bajo el recuerdo de su difunta mujer ayuda a poetizar una narrativa de terror creando una especie de universo Shakespereano muy interesante. Pero el Dr.Phibes se encarga de dar el punto siniestro a la situación, con asesinatos basados en las 10 plagas bíblicas que Moisés envió al antiguo Egipto, con ranas, ratas, langostas, etc. cayendo en una espiral de asesinatos más o menos meticulosos.

Si a eso le añadimos que el Dr.Phibes habla gracias a un gramófono conectado a su cuello, que bebe por la nuca, que toca un órgano e incluso dirige una orquestra de juguete, el bizarrismo se acentúa. Incluso Price aportó el grado de calidad necesaria al personaje con una increíble actuación, logrando no llegar a parpadear ni mover la boca durante todo el metraje -con lo que eso conlleva- y en esas condiciones ser capaz de dotar a Phibes de maldad y oscuridad, y que gracias también a su excelente maquillaje consiguieron un muy siniestro personaje imposible de olvidar. Y otra vez nos encontraremos con un Price enmascarado, pero que al igual que pasó en Los crímenes del museo de cera (André de Toth,1953), solo se destapará en su tramo final.

subir imagenes
(Vincent Price enmascarado)

Sin duda Robert Fuest hizo un gran trabajo, fue alguien que Vincent Price alabó siempre considerándole como un ”loco maravilloso”, una persona que con este film demuestra un grandísimo manejo de la cámara, con algunos planos de gran belleza que contrastan totalmente con muchas de las películas que anteriormente participó el actor. Pero se nota la escasez de recursos, con una puesta en escena dotada de un perfecto uso del color, dando una fotografía muy bella especialmente dentro del habitáculo de Phibes, pero que se nota -incluso canta a la vista- el uso del cartón como material de decoración.

Pese a esos simples problemas de presupuesto queda patente la sutileza y soltura con la que trabajó el director, especialmente con el buen uso de la música, un elemento que se convierte en vital llegando a aportar el necesario grado de dramatismo nostálgico hacia su difunta mujer, que mantiene constantemente Phibes. Gracias al compositor inglés Basil Kirchin consigue hacer llegar al espectador ese ambiente que mezcla la locura y nostalgia del personaje, especialmente en sus impresionantes primeros minutos absentos de diálogos, y que se convierte en toda una lección de cómo dirigir por parte de Robert Fuest en todos los aspectos técnicos.

El año siguiente la misma AIP estrenó una secuela, El retorno del Dr. Phibes (1972), también dirigida por el propio Robert Fuest y que pese a no ser una mala película nunca llegó a estar a la altura de la presente. E incluso se quiso hacer una tercera entrega llamada Dr. Phibes in the Holly Land, pero que Vincent Price se negó a rodarla si no era bajo la dirección de Fuest, por lo tanto cayó en el olvido, una pena.

Comentarios

  1. La primera no la conocía, la buscaré... a ver si hay suerte y doy con ella =)

    ResponderEliminar
  2. Hola Ferran, soy J. Martí de El Terror Tiene Forma. Acabo de descubrir tu blog y solo puedo felicitarte por la calidad del mismo. Si no te importa voy a linkarte a mi zona de recomendados. Reitero mis felicitaciones. Saludos!!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario