Vincent Price: Matar o no matar, ese es el problema + Madhouse. (parte 11)

Ferran Ballesta



TÍTULO ORIGINAL: Theater of Blood
DIRECTOR: Douglas Hickox
GUIÓN: Anthony Greville-Bell
AÑO: 1973
DURACIÓN: 102 min.
MÚSICA: Michael J. Lewis
FOTOGRAFÍA: Wolfgang Suschitzky
REPARTO: Vincent Price, Diana Rigg, Jack Hawkins, Ian Hendry, Harry Andrews, Coral Browne, Robert Coote, Michael Hordern, Arthur Lowe, Diana Dors, Robert Morley, Joan Hickson
PRODUCTORA: Warner Bros.


NOTA: 7.5





Poco a poco la carrera de Vincent Price se iba precipitando al abismo de la conciencia. Llegó a un momento en que se dio cuenta que nunca más volvería a interpretar personajes interesantes en películas de calidad, algo que le esperanzó tras el notable éxito de El abominable Dr.Phibes. Se resignó a lo que los críticos de cine decían, le habían encasillado dentro del cine de terror sin que él nunca lo quisiera. Por eso nunca quiso desvincularse del teatro, que fue lo que inauguró su carrera, quizás por el miedo al fracaso? Fracasó?

subir imagenesLos críticos de cine siempre han sido humanos que a base de escribir unas líneas eran capaces de dar Oscars a unas personas, o destrozar la vida de tantísimas otras. Que se lo pregunten a James Whale, el director de La novia de Frankenstein (1935), que poco a poco se fue catapultando hacia su suicidio en el año 1957 entre otros factores por el abucheo de la crítica americana de sus últimas películas. Entre esas últimas se encuentra Green Hell (1940), una cinta de aventuras que participó el mismo Vincent Price, fue considerada la peor película del año y ridiculizada por la crítica, conduciéndole al pozo del olvido.

La respuesta a estos hechos -y tantos otros-, se encargó Takeshi Kitano en el año 2007 en la etapa más metafísica de su carrera, dirigiendo Glory to the filmaker!, una excelentísima película que homenajea a todos los cineastas sean del género que sean, dando una lección de humanidad a los críticos de cine -y a todo espectador- enseñando que más allá de 90 minutos de película hay personas que han dedicado un esfuerzo personal, creando un metraje artístico que a parte de salir bien o mal ha sido fruto de una ilusión inicial que pocas veces se agradece o recompensa.

subir imagenes
Volviendo a Vincent Price y la presente película, Douglas Hickox dirigió en 1973 Matar o no matar, ese es el problema, una película de terror que nos cuenta la venganza de un actor de teatro especializado en obras de Shakespeare hacia todos aquellos críticos que han desprestigiado su talento. La venganza será meticulosa, tanto como lo dicen los textos de Shakespeare, por lo tanto veremos un theatre of blood -título original- con una puesta en escena impresionante, en que Vincent Price despliega todo su amor al arte, y odio a todos los críticos que desprecian su trabajo. Una cinta totalmente grandguiñolesca con toques kitsch, mucha sangre y belleza teatral.

Se hacen inevitables los paralelismos con la vida real del actor y lo explicado anteriormente. No hay que olvidar que Price era inicialmente un actor de teatro, y que esa faceta nunca la ha olvidado en su carrera cineasta, algo que siempre le ha ido algo en contra a la hora de interpretar. Demasiado dramatizado en ocasiones y sobreactuado, por eso, Matar o no matar, ese es el problema, es una de sus mejores películas, en que podemos ver a un Price totalmente suelto en un papel que le va como en anillo al dedo, que incluso matando despliega su elegancia aburguesada pero con una expresión facial de odio acumulado totalmente acojonante. Una película enfermiza y violenta con uno de los mejores Vincent Price que se recuerda –tengo la sensación que me repito-.
El propio actor adoraba la presente película, decía que era “histéricamente divertida”, aunque a un servidor inevitablemente le viene en mente que el motivo es por ser una sátira de su vida.

Como curiosidad, en 2009 apareció la película Smash cut! (Lee Demarbre, 2009) que para una servidor fue una de las cintas más esperadas en el festival de Sitges de dicha edición, con David Hess y Michael Berryman como actores, e incluso el padre del gore Herschell Gordon-Lewis, una película que bebe totalmente de Matar o no matar, con un argumento casi plagiado pero obviando el tema Shakespeare, otro intento de asesinato a la crítica pero que en esta ocasión más que matar consiguió dormir al público.

subir imagenes
(una curiosidad somnoliente)








TÍTULO ORIGINAL: Madhouse
DIRECTOR: Jim Clark
GUIÓN: Ken Levison, Greg Morrison (Novela: Angus Hall)
AÑO: 1974
DURACIÓN: 92 min.
MÚSICA: Douglas Gamley
FOTOGRAFÍA: Ray Parslow
REPARTO: Vincent Price, Peter Cushing, Peter Quarry, Adrienne Corri, Linda Hayden, Natasha Pyne, Barry Dennen, Catherine Wilmer, Ellis Dayle, Jenny Lee Wright, John Garrie, Ian Thompson, Julie Crosthwaite, Peter Halliday
PRODUCTORA: American International Pictures (AIP)




NOTA: 7.5


Madhouse se convirtió en la última película de Vincent Price para la productora AIP -coproducida también por la británica Amicus-, que fue quien le propició sus mayores éxitos especialmente con el ciclo Poe. Y no solo eso, ya nunca más volveríamos a ver al actor interpretando un personaje principal. Quizás por esos factores dotan la película de un cierto interés extra, pero que ni mucho menos alejan la cinta de Jim Clark del nivel técnico y artístico mostrado en anteriores obras interpretadas por Price. Junto a Matar o no matar, éste es el problema, Madhouse supone un sarcástico homenaje a la carrera del actor mostrando los residuos de la fama para un alguien crucificado en el terror, un Vincent Price llamado Paul Toombs que gracias a su interpretación de Doctor Muerte consiguió ganarse la admiración de los espectadores. Pero un día, vio el asesinato de su prometida y este acabó encerrado en una institución mental. Ahora, 12 años después, Toombs vuelve totalmente rehabilitado y con la intención de recuperar su personaje fetiche para una serie de televisión, cuando vuelven los asesinatos…


subir imagenesSe nota en Madhouse -“Casa de locos” traducida en España- la influencia del slasher de los años 70, pero sin duda la estética es totalmente ochentena. Una película quizás algo adelantada en el tiempo, con un negrísimo humor, asesinatos de sensuales chicas y diálogos inmortales como el que le predica Vincent Price a una joven dispuesta a todo para conseguir un papel en la serie de televisión: “Señorita Peeters, tal y como se dice en el cine de terror usted acabará mal…”, y quizás no iba mal encaminado… En todo caso, estamos ante una película convencional en narrativa, pero que no deja de ser “cine dentro de cine” y es que en Madhouse podremos ver películas que el propio Price interpretó antiguamente para la AIP, en concreto se trata de La caída de la casa Usher (1963), Historias de terror (1962), o El cuervo (1963) películas del ciclo Poe dirigidas por Roger Corman que son homenajeadas dentro del film con las apariciones estelares de Boris Karloff y Basil Rathbone, fallecidos años atrás. Una gozada, pero es que no hay que olvidar que la Amicus estaba también metida en el proyecto, aportando quizás el elemento que situaría la película como imprescindible dentro de la filmografía del actor, y es ni más ni menos que la participación de un soberbio Peter Cushing, que aportó un interesantísimo duelo interpretativo en su sorprendente tramo final.

subir imagenes
(ojito a los detalles en profundidad de campo)

Una maravilla a líneas generales, especialmente por su humildad en pretensiones y sinceridad con ella misma obviando tabúes, con muy buenos maquillajes -impresionante maquillaje el de El Doctor Muerte-, diálogos lapidarios y algo de gore, que al igual que en Matar o no matar, éste es el problema, la sangre empezaba a ser costumbre en la filmografía de Vincent Price.

Comentarios