martes, 8 de mayo de 2012

Alps - Yorgos Lanthimos 2011



TÍTULO ORIGINAL: Alpeis 
DIRECTOR: Giorgos Lanthimos
GUIÓN: Giorgos Lanthimos, Efthymis Filippou
AÑO: 2011
DURACIÓN: 93 min.
PAÍS: Grecia
FOTOGRAFÍA: Christos Voudouris
PRODUCTORA: Haos Films
PREMIOS 2011: Festival de Venecia: Mejor guión
2011: Festival de Sevilla: Sección oficial de largometrajes a concurso
REPARTO: Aris Servetalis, Johnny Vekris, Aggeliki Papoulia


NOTA: 6




Eres el mejor entrenador del mundo”. Con esta frase finaliza Alps, la nueva propuesta por parte de ese director griego que sorprendió a medio mundo hasta llegar a los Oscars con la brillante Canino (2009). Por qué empiezo por el final? Se trata de un spoiler? Pienso que quien conozca un poco el cine de Yorgos Lanthimos se dará cuenta que sus películas no tienen un guión lineal, con una introducción, nudo y desenlace, sino que el verdadero valor de sus películas está en la idea que nos quiere transmitir, una idea que sea capaz de hacer investigar al espectador, crear debate, dudas, ya que en cierta manera vivimos en un mundo emocional y poco crítico y analítico. Es por eso que las propuestas de este director van mucho más allá de lo visual, y se hace comprensible que para gran parte del público pueda ser indigesto. Pero para aquellos que no, cuando acaben de ver Alps y lleguen a sus créditos finales, después de esa dichosa frase expresada con una sonrisa, empezará una batalla contra nosotros mismos para descubrir todo un universo que plantea la extraña mente de Lanthimos, y que esta vez nos habla sobre la confianza y la necesidad de ser ayudado.

Parte del mérito de Alps reside en una idea subjetiva que ronroneará al espectador al finalizar la película, una sensación de “lo ha vuelto a hacer”, y es que posiblemente el mejor visionario del cine europeo actual como es Lanthimos ha vuelto a la carga con una película que, aunque no sea tan brillante como Canino sí que sabe recoger todo ese poderío narrativo habitual en sus películas, esa profundidad tan abstracta, borrosa e incluso a ratos indigesta. Quizás parte del mérito está en que Efthymis Filippou, guionista de Canino, ha vuelto a escribir el guión junto a Lanthimos, dejando aparte que la actriz Aggeliki Papoulia también repite como actriz principal. Es por eso que hay que aplaudirle, porqué ha apostado por aquellos que le ayudaron en su éxito con Canino, y ahora con Alps en el fondo no ha desentonado, pero no por ello hay que felicitarle, ni mucho menos. Pienso que todos aquellos que descubrieron a Lanthimos por Canino -entre los que me incluyo- se les hará imposible no crear comparaciones, y si bien Alps también posee momentos muy irónicos, situaciones absurdas que de bien seguro arrancarán sonrisas al espectador, sexo, algún que otro estallido de violencia, y sobretodo ese velo oscuro de tristeza y locura que envuelve la película, sin duda la frescor de su predecesora no existe en Alps, porqué no es nada visual, no tenemos prácticamente nada en que apoyarnos y eso a ratos acaba por obligar al espectador a hacer un sobresfuerzo para no desconectar de una narrativa excesivamente hermética. Y ojo, eso no es algo negativo, simplemente convierte la película en mucho más independiente y poco comercial, menos aún de lo que ya era Canino.

Pero, de qué va Alps? Qué significa? La película trata de un conductor de ambulancia, una enfermera, y una gimnasta y su entrenador que acaban fundando "Alps", una empresa destinada a enviar personas a suplir las defunciones que se produzcan haciéndose pasar por esas personas muertas, y así, de esta manera, aliviar el dolor a sus familiares y amigos. Un bizarro argumento que dará paso a situaciones totalmente perversas que harán cuestionar al espectador el sentido de la vida, y que pondrán en duda también los valores de la sociedad actual cada vez más expuesta al capitalismo salvaje. Y recuperando la frase final de la película mencionada al inicio de la reseña, también Lanthimos cuestionará el precio que hay que pagar para ser felices, y eso implica hacer felices a los clientes de Alps con lo que les conllevará. En cuanto al significado de la palabra Alps (Alpes) es puramente simbólico, ya que es un sistema montañoso imponente e irreemplazable que puede hacer olvidar cualquier otro sistema de montañas en caso de compararlos, y eso son los integrantes de Alps, unos simples parches familiares que sirven para tapar las heridas que provocan las defunciones a los familiares. Y ya está, porqué “el jefe” es la montaña más alta de los Alpes, el Mont Blanc, el que está por encima de todos, y el resto del personal serán bautizados con otros picos de la cordillera... ¿algún ignorante como yo conoce alguno? De ese modo, la película acaba planteando -aunque a menor escala- lo que la francesa Carré Blanc (2011) nos explica en su propio futuro apocalíptico dominado por el capitalismo salvaje, y es que el ser humano cada vez más está llegando a unos extremos que pierde su autoestima y dignidad laboral, su deshumanización, ya que el error es fatal, no hay margen, convirtiendo de ese modo a los trabajadores de Alps en meros cuerpos articulados, y que sin darse cuenta ellos mismos irán entrando en un juego de sodomización con sus clientes totalmente inquietante.

En resumen, Alps no tiene ni la fuerza ni el magnetismo visual de Canino, ya que es más sencilla en todos los aspectos, sobretodo en su idea base. Pese a ello, la estela de Yorgos Lanthimos no defrauda y repite con otra propuesta de similar narración y dirección, con planos de larga duración y sin apenas banda sonora, creando así un ritmo pausado que junto con el hecho que se desconozcan los nombres de los personajes de la película ayuda a potenciar su deshumanización. Y a partir de aquí, podremos ver un desfile de elementos tan propios del director como es el humor surrealista o el hecho de indagar en personas con psiques algo aberradas, con necesidades pedidas a su subconsciente, y que tan simpáticamente pudimos disfrutar con Canino.

Una lástima que esta vez Lanthimos no haya conseguido abrir el candado de lo visual, porqué aunque parece que está de moda lo de sugerir ideas para potenciar nuestra imaginación -y en eso Canino tenía mucho que decir-, Alps a ratos se hace indigesta, lenta e incluso sin sentido.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada