El Caballero oscuro: la Leyenda renace (The Dark Knight Rises) - Christopher Nolan, 2012


-DIRECTOR: Christopher Nolan
-GUIÓN: Christopher Nolan, Jonathan Nolan (Historia: Christopher Nolan, David S. Goyer. Personajes: Bob Kane)
-AÑO: 2012
-PAÍS: USA
-MÚSICA: Hans Zimmer
-FOTOGRAFÍA: Wally Pfister
-REPARTO: Christian Bale, Tom Hardy, Anne Hathaway, Michael Caine, Gary Oldman, Joseph Gordon-Levitt, Marion Cotillard, Morgan Freeman, Liam Neeson

NOTA: 7


Perfecta, única e irrepetible. Con esta mentalidad ingenua acudí al cine en busca de lo que según ciertos críticos de la prensa especializada aseguraban que encontraríamos a la sala de cine. Posiblemente no iban desencaminados que veríamos una muy buena película, pero lo cierto es que el atributo de que sería una firme candidata a ganar el Oscar a mejor película del año, personalmente, me parece algo fuera de lugar, incluso estúpido e infantil. Y eso es algo que no ha ayudado a El caballero oscuro: La leyenda renace (The Dark Knight rises, 2012), porqué esa actitud me obliga –tristemente- a tener la necesidad de quitarle méritos a esta buena película veraniega, porqué es buena, pero sin duda está a años luz de su predecesora. Y si precisamente El caballero oscuro (The Dark Knight, 2008) no consiguió esa puñetera estatuita muy posiblemente este supuesto desenlace de la saga que nos acaba de brindar Christopher Nolan no lo conseguirá.

Pero las cosas como sean, no debemos caer tampoco en el terrible error de meter el dedo en las pocas yagas que tiene el film, una película de superhéroes producida por DC tan lejos de las mediocridades que nos ofrece Marvel que sin duda hay que aplaudirla. Aún recuerdo hace un par de semanas cuando fui al cine a ver The amazing Spiderman (Ídem, 2012), un supuesto remake del título de Sam Raimi, en que lejos de innovar en estética, puesta en escena, o incluso en el carisma de los personajes, se han dedicado a plagiar lo que ya estaba hecho. Y se me hizo curioso recordar al finalizarla como anteriormente a que empezara su proyección, cuando mostraban los trailers, pudimos disfrutar del de El caballero oscuro: La leyenda renace, un trailer que pese a seguir siendo una película de superhéroes conseguía destilar algo distinto, algo maduro, adulto, trabajado, con rigor, algo que The Amazing Spiderman nunca tuvo. Y es que posiblemente tener a un Christopher Nolan  en la dirección es un seguro, sin duda, alguien capaz de escribir guiones tan impresionantes como el de Memento (Ídem, 2000), o dirigir de un modo tan brillante superproducciones cargadas de FX como Origen (Inception, 2010), y cuando eres capaz de mezclar ambas cosas es cuando aparecen películas tan niveladas y para todo tipo de público como son las de esta nueva trilogía de Batman.

Pero volviendo a El caballero oscuro: la leyenda renace, cabe decir que estamos ante una 3ª parte, y que previamente ya se habían comentado las intenciones tanto de su director Christopher Nolan como las de su actor protagonista Christian Bale a no repetir en ninguna entrega más. Y es que las intenciones de su director eran las de encontrar un buen desenlace a la trilogía, terminarla, pero eso no ha impedido que la película siga un rumbo distinto por culpa de ciertas imposiciones desde producción que cantan como una almeja, especialmente en su tramo final, consiguiendo así un final con el candado abierto para posibles futuras secuelas y que es claramente lo más desastroso de la película. Y eso me da la sensación que ha tenido que incomodar muchísimo a Nolan, impidiéndole hacer la película que quería en detrimento de añadir ciertos tópicos tan típicos que escandalizarán a todos aquellos desinhibidos espectadores que acudieron a El caballero oscuro sin ninguna exigencia y que salieron de la sala con una excitación más que justificable, la sensación de ver algo que se distanciaba tan notablemente de los visto con Marvel. Pues bien, es precisamente esa 2a parte la que sin duda es el principal obstáculo de su continuación, ya que como película independiente sería una joya, pero no es así, forma parte de una conjunto formado por tres películas, y pienso que ahora nos toca ser exigentes en esta continuación y poner en práctica –aunque parezca mentira en un verano- nuestro paladar, y saber meter el dedo en la yaga donde corresponde.

Una de esas yagas podría encontrarse en el guión, pese a que según la persona lo defenderá o no. Hay quien acusa a Nolan de “mágico”, de añadir casualidad en ciertas situaciones, de hacer aparecer y desaparecer personajes en el espacio-tiempo, de no trabajar bien algunas situaciones, de poco “realista”. No pienso así, quien conozca el cine de Nolan sabrá que su estilo narrativo es muy vertical, de montajes rápidos y lleno de elipsis, y esto es algo que precisamente a Batman le va como el anillo al dedo, porqué estamos ante una película de acción en que de acción apenas hay un par de escenas, y si a ello le añadimos que la película está cerca de llegar a las 3h se hace necesario un poco de agilidad en el montaje. Eso es lo que ha querido Nolan: agilidad, dinamismo, no perder el tiempo con momentos prescindibles que puedan hacer decaer el ritmo narrativo de la película, y la verdad es que acaba consiguiendo mucho nervio en la dirección, incluso garra, gracias también a unos brillantes diálogos cargados de ironía y que en ningún momento tienen desperdicio. Así que pienso que Nolan ha hecho lo correcto en cuanto a guión, siendo inteligente al eliminar cierta lógica y realismo en algunas situaciones en favor de no perder un ritmo tan necesario y digno de agradecer por los espectadores como el que hay también en su predecesora El caballero oscuro.
Otro aspecto que pienso que hay que resaltar es la función que debe ejecutar una 3ª parte desde el punto de vista de “el manual cinematográfico”: la conexión con otras entregas de la saga. Y esto es un acierto, ya que durante su visionado podría dar la sensación que estamos ante un “Caballero oscuro 2”, y Nolan y su equipo han sabido arreglárselas para crear una conexión con su primera parte totalmente necesaria para cerrar una trilogía en que, su primera parte, ha quedado algo olvidada (Batman Begins). Eso me conduce a la conclusión que no ha tenido un trabajo fácil, ya que este nuevo Batman ha tenido un par de obstáculos difíciles de superar, como el hecho tener una predecesora difícilmente superable –o incluso de igualar sus brillantes resultados- y una primera parte demasiado alejada “a lo que funciona”. Es por eso que he comentado anteriormente que el principal problema de El caballero oscuro: La leyenda renace es la propia El caballero oscuro, algo que también pasó con otras franquicias de notable éxito como Terminator 2 o Aliens y sus posteriores secuelas fracasadas.


En cuanto al argumento Nolan ha intentado abordar esta vez la decadencia del héroe. Si la primera entrega de la franquicia pudimos conocer los orígenes de este nuevo Batman, y en su continuación en El caballero oscuro, su madurez, donde el Joker ponía a prueba sus convicciones morales más íntimas, en esta nueva ocasión es como si hiciéramos un paso hacia atrás al penetrar en su prematura decadencia. En ella descubriremos a un Bruce Wayne 8 años después de El caballero oscuro, alejado de la sociedad sin dejarse ver, con una madurez prematura y con el cuerpo magullado por todas partes por culpa de su pasado como Batman, especialmente castigadas sus articulaciones. También Gotham City ha cambiado, la delincuencia forma parte del pasado e incluso Batman ya no es necesario para mantener el orden. Ante esta situación aparece un nuevo villano, Bane (Tom Hardy), que amenazará con destruir Gotham City con una bomba atómica. También descubriremos a una heroína del cómic como es Catwoman (Anne Hathaway), o al menos eso cree un servidor ya que en ningún momento se ha nombrado su personaje. Si, es Catwoman, lo tiene que ser por su estética y personalidad, lógicamente, pero lo que quiero decir es que estamos ante un personaje muy mal trabajado e incluso añadido al reparto con pinzas, sin aportar absolutamente a la trama más allá de un suculento escote con un traje de cuero negro arrapado marcando curvas. Nada más, un personaje claramente añadido desde producción totalmente prescindible. Quizás hubiese sido mejor profundizar en el personaje secundario que realmente sí que importaba trabajarlo: John Blake (Joseph Gordon-Levitt), un joven policía idealista que según podemos apreciar en la última escena debería acabar siendo el substituto de Batman, un puesto que no pudo conseguir Harvey Dent en El caballero oscuro

Por otro lado tenemos a Bane, el villano de esta entrega, que si bien no posee el carisma de Joker si que acaba convenciendo. Un villano clave, y casi que se podría considerar a Nolan como de oportunista al intentar reflejar en Bane la postura de malestar de los ciudadanos de hoy en día con los políticos y élites sociales ante tantas injusticias, y en general la situación de crisis económica, ejecutando las élites a base de juicios rápidos más propios de los excesos de las dictaduras del proletariado. Pese a ello, Bane sigue estando a años luz del Joker, ya que su plan malvado a líneas generales es mucho más simple y menos interesante, muy en la línea de Ra’s Al Ghul (Liam Neeson) en Batman Begins (Ídem, 2005), ya que el Joker pretende ejecutar un plan “anarquista”, una locura sin el menor propósito ni lógica, algo fácilmente observable en escenas como cuando roba cientos de millones de dólares a la mafia de Gotham City para luego quemarlos. Alguien que disfrutaba viendo quemar Gotham, al mismo tiempo que hacía plantear dudas morales a Batman, y que al mismo tiempo, en consecuencia, Harvey Dent acababa dilatando una importancia notable hasta crearse -a consecuencia también del Joker-, en Dos Caras. Bane es mucho menos que todo eso, simplemente un terrorista con cierto carisma y llamativo estéticamente, también por su dureza y por ser poderoso en el combate, pero al fin y al cabo con propósitos más simples. Unos propósitos que nacen bajo la amenaza de destruir la ciudad con una bomba atómica, pero no antes sin destruir igualmente los puentes como vía de acceso a la ciudad para hacerse fuerte reteniendo como rehenes a los 12 millones de ciudadanos de Gotham City, también sepultar todo el cuerpo de policías en las alcantarillas, además de referencias -tal como comentaba- a los excesos de las dictaduras socialistas, con juicios rápidos a las élites ciudadanas. Un reino de terror.

En resumen, y ya para finalizar, ante todo me haré la pregunta clave que debería hacerse cualquier espectador después de ver una película para saber si le ha gustado o no: volvería a ver la película? Pues si, la volvería a ver. Quiero insistir que el mayor obstáculo de esta 3ª parte es su 2ª parte, así que pienso que ha quedado fallido el intento, ya no de superar El caballero oscuro, sino de igualarla, e incluso me atrevería a decir que Nolan no ha sido incapaz de distanciarse de la estela de esa impecable 2ª parte al hacer un Caballero oscuro 2 pese a intentar conectar en algunos aspectos con Batman Begins para así finalizar la trilogía. Tampoco acierta en algunos aspectos del guión tal como he comentado, al potenciar algunas elipsis exageradas en beneficio de un buen ritmo narrativo con nervio, pero que convierten ciertas escenas en exageradamente poco creíbles, como el “bache” entre la salida del pozo de Bruce Wayne y su inmediato reencuentro con Selina Kyle (Catwoman), entre alguna que otra escena más. Pese a ello, es algo que agradezco en cierta medida para no romper el ritmo, además de ayudar a no dilatar más una película que ya de por sí dura casi 3 horas. Incluso el propio Batman también flojea en algunos instantes, en concreto en sus escenas de acción, y más viendo en las otras entregas como se las apañaba con sus artimañas de superhéroe, con armas curiosas y propias del hombre murciélago, en detrimento esta vez de ser un simple boxeador de segunda cetegoría disfrazado de Batman. Pese a todo ello, y demás aspectos que he comentado como esos detalles Hollywodienses impuestos desde producción –sobretodo- en su tramo final, estamos ante una película muy disfrutable, mucho mejor sin duda que cantidad de basura que florece en nuestras carteleras últimamente, pero que El caballero oscuro nos ha obligado a ser exigentes con ella, pero no tontos.




Comentarios

  1. A ver si la veo ya!!!
    Aunque me da que este finde me quedo sin, otra vez... ¬¬

    ResponderEliminar
  2. Al menos cuando vayas la verás tranquila, porqué ya se sabe, los primeros días es agobiante la afluencia de tanta gente, e incluso molesto tener que aguantar al típico graciosillo que por desgracia siempre aparecen en los multisala.

    ResponderEliminar
  3. Lo intenté dos veces con 'El Caballero Oscuro' y me dormí. Debía de estar cansado. Un aviso: no soy un loco de los comics ni de sus adaptaciones cinematográficas. Pero lo reconozco, con 'La Leyenda Renace' me lo he pasado fenomenal a pesar, o gracias a, de su larga duración. Espectacular, entretenida, con diálogos chispeantes dignos del mejor cine negro y un Batman más admirable por cuanto más vulnerable parece. Christopher Nolan ha hecho una adaptación memorable. Un saludo!!!

    ResponderEliminar
  4. El Caballero Oscuro es una gran película. Si fueras fanático de los cómics seguro que tendrías tendencia más a las películas de Tim Burton o Joel Schumacher y compañía, pero lo bueno de Nolan es que ha acercado el cómic al público general, creando un Batman más adulto y que a gente como a ti o a mi nos puede interesar más. Yo de ti lo intentaría de nuevo, vale la pena :)
    Un saludo!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario