martes, 18 de septiembre de 2012

Las 7 fases de un Asesino en serie



Se podría decir que una vez completadas las bases (la infancia traumática que sufre esta gente), el asesino llegará un día que decidirá matar, no por ganas, sino por sus fantasías psicológicas que le motivarán a hacerlo. Y es que el asesino en serie tiende a cometer el crimen con unos esquemas propios inconscientes dentro de su cabeza, y que sin querer acabará siguiendo meticulosamente. Este desarrollo esquemático del asesinato se deriva de 7 fases, según decía el doctor Joel Norris, uno de los expertos norteamericanos sobre el tema. Aquí van las 7 fases:




1-Fase aura: El proceso se lleva a cabo cuando el asesino empieza a moverse por su mundo de fantasías. Mientras actúa normal, en su interior, la idea del crimen se va recreando, es como si su contrato con la realidad se debilitara y su mente empezase a ser dominada por los sueños que tiene, a la luz del día, de muerte y destrucción. Gradualmente, la necesidad de realizar sus fantasías dementes llega a convertirse en una compulsión.
Hablando de un modo más claro, podríamos decir que todos hemos tenido fantasías sexuales en sueños, o incluso despiertos (por ejemplo cuando decimos: “que guapa que es esta chica!” e incluso podemos llegar a pensamientos más allá), pero no dejan de ser sueños que no se llevarán a cabo; en cambio lo que hacen los asesinos en serie es marcarse esta víctima como objetivo (o tipo ideal de víctima), y no descansará hasta que la encuentre i se satisfaga.

2-Fase de pesca: Al igual que un pescador que busca su presa, el asesino empieza la caza donde cree que puede encontrar el tipo de víctima. Tanto puede escoger una iglesia, como una escuela, como una zona de prostitución. Es allí donde se marcará el objetivo que se adecue a sus pensamientos de la fase anterior.

3-Fase de seducción: El asesino siente en su interior un placer especial cuando intenta atraer a sus víctimas, proporcionándoles a éstas un falso sentimiento de seguridad, burlando sus defensas. Un ejemplo claro es el asesino Ted Bundy, que al tener un aspecto encantador, atractivo y simpático, las chicas quedaban encantadas con él, ya que era él el que les iba detrás. Por eso todas caían a su trampa, y eso, como asesino en serie que fue Ted Bundy, repercute en su satisfacción por su efectividad. Otros asesinos seducen con dinero, trabajo, un lugar para pasar la noche, o simplemente juguetes (cuando la víctima es un niño).

4-Fase de captura: Consiste en cerrar la trampa. Parte del juego del asesino es ver la víctima aterrorizada, ya que para él solo es juego en el que siempre gana y, como la mayoría de juegos se lo pasa bien. Por lo tanto, la amabilidad desaparece para dar paso a la verdadera cara del asesino en serie.

5-Fase del asesinato: El crimen es substituido por sexo, como es frecuente (no siempre pasa), el momento de la muerte es el clímax que buscaba el asesino desde un principio cuando empezó la primera fase, lo único que le faltaba saber era con quien y como, aunque la mayoría tienen una táctica fija (asesinos organizados). Una vez están matando es posible que experimenten un orgasmo, incluso se lo pasan bien decidiendo como matarán a la víctima: con cuchillos, estrangulada, golpeada, torturada,…

6-Fase fetichista: Al igual que con el sexo, el asesinato ofrece a los asesinos en serie -como ya he dicho- un placer muy elevado, pero es transitorio, se acaba. Para que no pase esto, los asesinos en serie deciden poseer alguna cosa de la víctima, que puede ser desde una foto, pasando por un trozo de ropa, incluso alguna parte de su cuerpo. Eso les proporciona placer al contemplar ese trofeo en casa, ya que recuerdan aquella experiencia, recreándose una fantasía y quizás volverán a sufrir otro orgasmo. Por lo tanto, lo podríamos considerar como un trofeo para ellos.
Este es un aspecto importante para diferenciar un asesino en serie de un simple asesino, o tipos diferentes de asesinos múltiples.

7-Fase depresiva: Después del crimen, el asesino en serie experimenta una etapa depresiva, equivalente a la tristeza post-coital. La crisis puede ser tan profunda como para intentar suicidarse. Aunque sin duda, y por desgracia, la respuesta más frecuente es un deseo inimaginable de volver a matar.
De todos modos, en caso de que se dé esta 7ª etapa, es por qué el asesino en serie es bastante joven, novato, ya que si sienten esta depresión es porqué se arrepienten de lo que han hecho, algo que a un asesino en serie experimentado no le pasa. Cuando son así de jóvenes pueden llegar hasta un año o dos a ser reincidentes, pero lo cierto es que el margen entre asesinato y asesinato cada vez es más estrecho. Lo podríamos comparar con las drogas, como la heroína en concreto, que una vez has tomado la primera dosis de arrepientes, pero seguramente volverás, y el hecho de volver te enganchará, y cada vez necesitarás más y más, hasta el punto de no poder más y morirás. El paso de la muerte a la heroína es equivalente al momento en que el asesino se da cuenta que lo que ha hecho no está del todo bien, y quiere que la policía le capture, aunque de todos modos no se dejará y seguirá matando.


                                                                     Andrei Chikatilo



Extraído de mi artículo "Asesinos en Serie", en www.aullidos.com (aunque esta parte está cortada, así que aquí la tenéis).

2 comentarios: