sábado, 13 de octubre de 2012

Dead Sushi - Noboru Iguchi, 2012



TÍTULO ORIGINAL: Dead Sushi
AÑO: 2012
DURACIÓN: 91 min.
DIRECTOR: Noboru Iguchi
GUIÓN: Noboru Iguchi, Jun Tsugita
MÚSICA: Yasuhiko Fukuda
FOTOGRAFÍA: Yasutaka Nagano
REPARTO: Rina Takeda, Asami, Yuya Ishikawa
PRODUCTORA: Office Walker 

NOTA: 6






Deeeead Sushiiii!!! así empezó la proyección de Dead Sushi, chillando todos en voz alta junto a su director ambas palabras que componen el que es, sin duda, el título más freak te todo el festival. Y Noboru Iguchi (Machine girl, Robogeisha, Tomie: Unlimited, entre otras joyas) es su responsable, un clásico ya del festival que nos tiene acostumbrados -junto a su compatriota Yoshihiro Nishimura (Samurai Princess, Helldriver)- a las propuestas más desvergonzadas que se han visto en los últimos años, con gore de plastilina, extremas, y con la mordaza suelta para provocar cosquillas a los espectadores a base de locura, comedia y perversión, una fórmula que está funcionando de maravilla en el país del sol naciente.

Dead Sushi es una película de culto instantáneo, así de claro, en que los langostinos, atún y demás variantes del sushi recobrarán vida y se convertirán en feroces criaturas caníbales gracias a una especie de mad doctor que les hace revivir con un líquido verde al más puro estilo Re-Animator (Stuart Gordon, 1985). Vaya, un disparate de argumento que también posee artes marciales, humor absurdo de ese japonés tan freak, y unos efectos especiales firmados por el genio -posiblemente- de este tipo de género cinematográfico en Japón: Yoshihiro Nishimura. Un tipo de cine no apto para todos, claro está, ya que hay que estar abierto del mente a cualquier lindeza y sobretodo estar totalmente desinhibido, ya que que pocas sorpresas guarda Dead Sushi respeto a los otros títulos japoneses de su especie, gusta o no gusta.

Pienso que los espectadores más fieles al género de terror-gore-cachondeo estarán de suerte, por fin ha llegado la obra definitiva del director nipón más desvergonzado y freak del panorama, y eso que a priori Dead Sushi, viendo su trailer, da la sensación que poco aporta a ese particular universo de sangre y sexo que nos tienen acostumbrados, pero que su originalidad queda notablemente acentuada: el sushi cobra dientes y mala leche! Incluso vomita ácido! Yo creo que sí aporta cosillas, además de ya tener mérito de por sí hacer divertido lo idiota, de hacer reír al espectador con la cutrez, de no cortarse un pelo en cuanto a sexo y violencia, y en general de venir al festival con la cabeza bien alta y defender productos tan casposos difícilmente distribuibles comercialmente. El problema, quizás, está en que lo que nació como un subgénero curioso y que aportaba oxígeno al cine gore -digámosle splatter japonés-, y que se consolidó tras su éxito, hoy ha pasado a estar algo sobreeplotado, con un montón de películas muy poco diferenciadas entre ellas y que empiezan a ser cansinas. Es por ello que Dead Sushi tiene un valor especial, al saber desmarcarse de lo que nos tienen acostumbrados a algo que, pese a ser de muchísimo menos presupuesto de lo habitual, sabe adaptarse a los medios con una notable cantidad de comedia y originalidad totalmente plausible. Y eso sin descuidar la columna vertebral que une a todo este cine bizarro, con un humor desvergonzado capaz de mostrarnos humanos que acaban por mutar en pescados para convertirse en psycho-killers armados con hachas, sushis voladores que te comen y que incluso se vuelven racistas con los que no son de pescado -los de huevo-, el beso japonés -oh my god!!-, comer sushi encima de una mujer semidesnuda y que el sushi se la acabe comiendo a ella, y mil y una anécdotas curiosas para quedar boquiabierto..., una tarea complicada y de bien seguro inalcanzable para los occidentales en una película que mezcla sin duda a la perfección locura, enfermedad y cutrez.

Otro problema, además del comentado de la sobreexplotación del splatter japonés, es que constantemente repite la misma fórmula a lo largo de la película y puede llegar a cansar. Es por eso que títulos como Tokyo Gore Police (Yoshihiro Nichimura, 2008) no han conseguido ser títulos redondos dentro de su cofre de cine bizarro al ser excesivamente largas y repetitivas de esquemas durante el metraje. Dead Sushi quizás no tiene ese problema al ser bastante más corta, aunque acaba haciéndose larga igualmente. De todos modos la limitación de medios presupuestarios curiosamente ha acabado beneficiado un poco al conjunto, ya que habitualmente en este tipo de películas lo que empieza como algo curioso y divertido acaba siendo cansino e incluso de tomadura de pelo, y por suerte, quizás, Iguchi ha sabido muy bien como adaptarse a estos límites a la hora de dirigir el filme. Y como lo consigue? Simplemente se las arregla con un guión más divertido y convincente de lo habitual, a partir de una historia que se ríe de ella misma, aportando las dosis justas de erotismo, perversión, gore (nunca un After Effects dio tanto de si), patadas y puñetazos (gracias a su actriz protagonista, una brillante Rina Takeda, una verdadera experta en Karate), personajes diferentes con mucha personalidad y muy freaks, y todo envuelto a ritmo de música metal para conseguir una película muy entretenida y que sin duda convence, pese a que cueste aferrarse a su humor los 90 minutos que dura el filme. Es decir, sin escatimar elementos de anteriores películas con presupuestos más elevados sigue manteniendo todo lo que ofrecían, pero que gracias a ésta estúpida idea de plantear una película de sushi asesinos -algo que me recuerda a unos entrañables tomates-, ayuda a que la gente acepte mejor la gilipollez amateur, así de claro, que está viendo. Y ojo! Tiene mérito.

Y pensando un poco en todo este cine bizarro totalmente desvergonzado, me gustaría creer que también difícilmente todo este carrusel de directores que ya están en boca del público internacional, entre los que también se encuentran además del comentado Nishimura, Kengo Kaji o Tak Sakaguchi, nunca abandonen su estilo, y es que ser fiel a uno mismo es sin duda digno de admiración hagas lo que hagas. Y si algo hace aún más grandes a estos directores que componen esta oleada de cine gore cutre, es que los occidentales ya podemos apretujarnos la mente en conseguir productos bizarros de ese tipo que no lo conseguiremos, nunca les llegaremos a la suela del zapato en cuanto a su sentido de la perversión mezclada con originalidad.


Ojito con lo que hacemos con la comida, el sushi no es una broma, son unos 10 años aproximadamente aprender a hacerlo bien, hay que tener tacto también, concentración, masculinidad -si, eso dicen- y quien vulnere todos estos parámetros es que directamente está violando el sushi. Esto es lo que ocurre en Dead Sushi, una declaración de amor por parte del director al plato típico japonés, demostrando que su paladar es delicado y que con la comida no se juega. Una broma? Quizás si, pero más broma es dejar frío al espectador, algo que últimamente pecaba excesivamente el saturado splatter japonés.


LO MEJOR: Que Europa nunca conseguirá llegar a tales niveles de frikismo y de imaginación desvergonzada. Y lo tiene todo! violencia, gore, perversión, comedia, artes marciales,...Divertidísima!

LO PEOR: Sus gags de humor pueden acabar siendo cansinos y la película hacerse larga.


Trailer:


2 comentarios:

  1. ostia, no la había visto nunca, pero ese sushi asesino con pinyos de acero me ha conquistado, me la apunto! bon trebal TT!

    ResponderEliminar