Doomsday Book - Yim Pil-sung, Kim Ji-woon, 2012


-TÍTULO ORIGINAL: The Doomsday Book
-AÑO: 2012
-DURACIÓN: 115 min.
-PAÍS: Corea del sur
-DIRECTOR: Kim Ji-woon, Yim Pil-sung
-GUIÓN: Kim Ji-woon, Yim Pil-sung
-MÚSICA: Mowg
-FOTOGRAFÍA: Sung-min Ha, Ji-yong Kim
-REPARTO: Kang-woo Kim, Jun-hee Ko, Song Sae-Byok
-PRODUCTORA: Gio Entertainment

NOTA: 7


Queda claro que el fin del mundo es algo que se ha popularizado en el cine recientemente por la situación de crisis actual, jugando a imaginar cómo podría ser nuestro final. Infinidad de ideas tan dispares entre ellas han servido de molde para desarrollar productos cada cual más extraño, y aprovechando este tirón tan de moda hoy en día la presente edición del Festival de Sitges tiene como leit motiv el fin de nuestros días. Doomsday Book resulta ser “otra más”, partiendo de la premisa del planteamiento habitual de las producciones Amicus, con tres mediometrajes con un nexo, que es la visión conjunta de su(s) responsables de lo que podría desencadenar el fin del mundo.

Al frente de este proyecto podemos encontrar al presente del cine coreano -y no coreano-, como son Yim Pin-sung, autor de la mediocre Hansel y Gretel, y sobretodo el ya hollywoodiense Kim Ji-won, un valor seguro que ha demostrado en cantidad de ocasiones que es capaz de moverse como el pez al agua en diferentes géneros cinematográficos siempre consiguiendo resultados de gran éxito. En esta ocasión, ambos unen fuerzas en una película de ciencia ficción y terror situada en un futuro próximo en que diferentes clichés sobre la moralidad humana que son tratados en infinidad de películas cogerán fuerza de forma arbitraria en cada uno de los mediometrajes, ofreciendo la visión particular de cada uno de los directores (el primero y el tercero por parte de Yim Pil-sung, y el segundo por Kim Ji-woon) del fatídico día del juicio final. Personalmente nunca he sido un amante de este tipo de producciones, lo siento, no me caléis ahora si os revelo que películas como Creepshow se me hacen largas y pesadas, aunque alguna que otra como El club de los monstruos las amo completamente. Más que nada mi problema está en que nunca me ha convencido la idea de entrar en una historia, para luego salir y entrar en otra, y así progresivamente. Doomsday book no es una excepción, y como en todo, las comparaciones entre ambos mediometrajes serán inevitables al ser planteamientos muy distintos entre ellos y, en este caso, estamos ante una película irregular pero ni mucho menos tan despreciable como algunos han apuntado en otras webs-blogs.

La primera historia de todas se trata de A brave new world, una comedia gamberra de lo más humilde y simpática, simple, con un virus que se extiende entre la población convirtiéndoles a éstos en zombis caníbales. Una historia entretenida, con una tesis que sitúa nuestra extinción a causa de una especie de venganza animal por comer nosotros excesiva carne, o eso parece, ya que si este capítulo sale airoso del juicio que podemos hacerle ante el conjunto de la película, precisamente es por ser humilde y no querer abarcar excesivamente, quedando airoso de análisis complicados y profundos. Por tanto, al igual que hizo La noche de los muertos viventes para justificar aquella situación apocalíptica, la excusa es simplemente eso, una excusa, y por tanto no hace falta buscarle una justificación por el bien de simplísimo capítulo. Y es que el juicio final puede aparecer en cualquier momento, y si bien en ocasiones no da explicaciones, nosotros como espectadores lo que debemos hacer en estas situaciones es ver A brave new world, digerir rápido, y cagar deprisa para dirigirnos a Heaven's Creation, la visión radicalmente distinta de Kim Ji-woon y bastante más interesante.

A partir de aquí se nota que hay detrás de la cámara alguien con infinitamente más talento que Yim Pil-sung, ofreciendo un relato mucho más interesante pero que quizás, viendo objetivamente el conjunto del filme, poco pinta comparándolo con los otros dos mediometrajes. Pese a ello estamos ante algo de calidad, mucho más reflexivo y profundo, en un futuro en que los robots forman parte del día a día de los humanos. En concreto, el mediometraje de centra en un robot que habita en un templo budista y que consigue llegar al estadio evolutivo más elevado dentro de la filosofía budista, consiguiendo consciencia y planteando la duda moral si las máquinas pueden estar a la altura de las personas, algo que de bien seguro firmaría Phillip K. Dick, planteando un debate sobre la naturaleza del ser humano y de su existencia. Algo que tampoco es que sea excesivamente novedoso, pero es una visión al fin y al cabo, y muy bien realizada, que con un clasicismo muy elegante se desarrolla una historia intimista, aunque si algo efectivista, al caer en la trampa de los tópicos dramáticos que a plantear correctamente y objetivamente un debate moral. Pese a ello, sin duda el mejor de todos.

Y finalmente llegamos a Happy Birthday, el peor de los tres con mucha diferencia. Si el primero quedaba aprobado por ser nada pretencioso y sí muy entretenido, en este caso Yim Pil-sung de nuevo, fracasa en su propósito al presentar una tontería de historia donde realmente vemos el apocalipsis y, el post-apocalipsis. Si, es el más gráfico de todos, pero nace a partir de un planteamiento argumental imbécil, con un agujero negro que se traga una bola de billar, y que ahora ésta, con un tamaño de 10 km de diámetro se acerca a la Tierra con la intención de destruirla ¿? entendéis algo? Y si además os digo que la bola de billar fue pedida por Internet, qué pensaríais? Pues que el apocalipsis es intentar entender su argumento. Eso si, al menos el humor toma protagonismo por completo, algo que quizás ayuda a digerir semejante tontería que por desgracia rebaja cualquier nota positiva que podamos querer darle a priori a Doomsday book.


Por tanto, estamos ante un entretenimiento bastante interesante, con capítulos bastante irregulares y que poco o nada tienen que ver entre ellos. Eso si, disfrutables lo son todos, ya sea por entretenimiento o por reflexión, pero lo que queda claro es que por encima de todo el fin del mundo ya no es nada original, los hemos visto en infinidad de películas, dejando a Doomsday book como un producto del montón, curioso y aceptable, pero que no dará de qué hablar a la posterioridad.


LO MEJOR: Diferentes visiones de un apocalipsis, tanto de planteamiento como de forma, que resultan muy interesante. Especialmente a destacar el de Kim Ji-woon.

LO PEOR: Que no resulta novedosa, y las 3 historias son muy irregulares en cuanto a calidad.


Comentarios