jueves, 15 de noviembre de 2012

Arirang - Kim Ki Duk, 2011








DIRECTOR: Kim Ki-duk
GUIÓN: Kim Ki-duk
AÑO: 2011
PAÍS: Corea del Sur
PRODUCTOR: Kim Ki-duk
MÚSICA: Kim Ki-duk
REPARTO: Kim Ki-duk

NOTA: 8


Arirang. Arirang es una canción que en Corea se utiliza en momentos de derrota interior durante la procesión que supone el reencuentro con uno mismo dentro de la vida, el engranaje que somos dentro de una sociedad compuesta por multitudes. Y Kim Ki Duk la canta, la canta constantemente.

El director coreano más prestigioso del momento –y posiblemente de la historia de su país- vuelve del olvido cinematográfico con un retrato actual de su persona, para contarnos la crisis artística y personal que sufre des de su último trabajo hace 3 años: Dream (2008), una película que le catapultó directamente a la penuria a causa de un terrible accidente que sufrió la protagonista durante el rodaje de ésta y que casi le cuesta la vida. Des de ese momento, el director vivió sumergido en la marginalidad del olvido -y hablo en pasado, ya que hoy en día parece ser que se ha reencontrado con la aclamada Pieta (2012)-, y de aquí parte su último trabajo, de abrirse espiritualmente a modo intimista con una especie de diario personal audiovisual, en lo que podríamos considerar un drama más que un documental, porqué documental sería no entenderle, y el propio director se encarga de hacérnoslo entender en diferentes ocasiones. Porqué es real, su crisis le ha llevado a esconderse del mundo a una vieja chabola en medio de la nada, junto a dos iMacs esperanzadores y su gato, las dos herramientas básicas para no perder la esperanza, ni tampoco la locura que provoca la soledad, completando así –aunque parezca una broma- el reparto del filme.

Ante todo hay que estructurar la película. La primera mitad se encarga de mostrarnos una sucesión de imágenes aparentemente sin interés, del día a día del director en su actual vida, que hará que los espectadores tengan la oportunidad de empatizar -o no- con la propuesta del filme. Para luego pasar a una autoentrevista, explicando el “por qué” de vivir en ese lugar, su crisis personal, e incluso aún tiene tiempo de hablar de su filmografía y su opinión sobre la vida y las personas. Y es aquí donde la película coge fuerza, porqué habla des de dentro, su corazón, creando la vigor que necesita todo film para ser disfrutable, y aunque la filmografía de Kim Ki Duk esté cargada de dobles sentidos, sátiras e incoherencias, la pureza obvia del mensaje se potencia a cada lágrima. Para luego pasar a la segunda mitad de la película, la parte “más cinematográfica” del metraje, apostando por “algo” más creativo y de mayor historia –si es que se puede considerar así-. JCVD podría ser un ejemplo de similitud, pero por allí no van los tiros, los tiros irán directo a su persona a modo satírico y a su impotencia de superación. Para acabar conduciéndonos hacia su tramo final, que incluso sin querer, el director es capaz de crear un impresionante clímax mostrando la pureza de sus sentimientos. Impresionante.

Eso es Arirang, una dura batalla por el bienestar. Gustará? No gustará? Por aquí no va la idea de la película, en todo caso puede interesar mucho o poco. A quien nunca le haya llamado el cine del director coreano –o simplemente no conozca al director-, aparte de aburrirse como una ostra se preguntará sobre la tomadura de pelo que está viendo. Pero para aquellos amantes del cine del director, e incluso del cine, y que valoran la psique desdibujada de este genio, se encontrarán con Arirang una verdadera reliquia cinematográfica, el corazón abierto de uno de los directores más poderosos que ha dado oriente en los últimos 25 años. Arirang.


LO MEJOR: La sinceridad con la que muestra Kim Ki Duk su situación de crisis resulta muy creíble.

LO PEOR: Que no es una película para todos los públicos. Interesará o no interesará, esa será la cuestión.


Trailer:



2 comentarios:

  1. Cuando a Kim Ki-duk se le fue la castaña

    ResponderEliminar
  2. Se le fué la castaña pero el talento seguía en pié tal como demostró :)

    ResponderEliminar