Visitamos MINIPUT 2012

Ferran Ballesta
 
 
MINIPUT. ¿Qué diablos es el MINIPUT? Antes de responder a esta pregunta deberíamos saber qué significa INPUT (International Public Television Screening Conference). El INPUT tiene como objetivo poner al alcance de los profesionales, críticos, estudiantes, profesores, investigadores o simplemente interesados ​​en la televisión, un modelo de televisión de calidad, mostrando programas arriesgados, innovadores y de servicio público de televisiones de todo el mundo. Esto es lo que se puede ver en INPUT, localizándose el evento en una ciudad diferente cada año. Por lo tanto, allí se organiza a nivel mundial una especie de encuentro de quienes seleccionan y trabajan los contenidos de pantalla, con exhibiciones, debates y reflexiones de una selección de los mejores programas televisivos del panorama internacional. Y, a partir de las ediciones anuales del INPUT, para poder acercar a todo el mundo estos contenidos, se hacen unas ediciones reducidas llamadas Mini-INPUT en diferentes ciudades del mundo.

En Barcelona este evento se llama MINIPUT directamente, y se ha celebrado en jornadas de cuatro días desde 1994 a 2005. A partir de 2006 el MINIPUT ha pasado a celebrarse en una intensiva jornada de proyecciones y debates, durante la cual se presentan una serie de programas de televisión correspondientes a la presente edición del INPUT, seleccionados a partir de las particularidades e inquietudes de los organizadores frente al público y sus demandas.
¿Qué se pudo ver? Por un lado los programas emitidos en esta 18 ª edición era de lo mejor y más atractivo -desde el punto de vista cultural- del INPUT. Por otro lado, el MINIPUT puso al alcance una muestra de los programas más destacados de las cadenas locales y autonómicas, y, además, se mostró una sección dedicada a los "pilotos", tanto
amateurs como profesionales de aquellos programas que, por algún motivo especial, no han sido emitidos por televisión y se han quedado en el cajón esperando encontrar su oportunidad.

La jornada en el MINIPUT, personalmente, comenzó a primera hora de la tarde con la intención de poder ver 3 programas, entre los cuales había uno que me picaba especialmente la curiosidad: "Dignitas" (Jean-Bernard Menoud). Pero vamos paso a paso, ya que inicialmente me atreví con "Photo for life", una especie de
masterclass televisiva sobre fotografía realizada por el famoso fotógrafo italiano Olivero Toscani, conocido en todo el mundo por sus campañas publicitarias para la la marca de ropa Benetton. Los resultados de esta masterclass se pudieron ver en la portada de ARTE magazine.

Pero, insisto, vamos por partes. Este programa
docu-reality de televisión, dirigido por Eudes Semeria pretende aprovechar el tirón de un fotógrafo con prestigio internacional como es Olivero Toscani para crear un reality en que se pretende -más allá de las cualidades e incluso estereotipos que tienen este tipo de programas- enseñar a modo masterclass todo tipo de técnicas fotográficas a un grupo de jóvenes fotógrafos telentosos. Hasta 6 candidatos participaron en el programa, que fueron escogidos por un jurado encabezado por el propio Toscani, en que se tuvo que elegir a estos 6 candidatos entre un listado de 600 aspirantes apuntados a facebook! Una locura con tal de encontrar los 6 mejores estudiantes de fotografía del territorio.

La ambición de programa consiste en ofrecer al espectador un
reality donde Toscani transmite su filosofía artística al grupo de jóvenes estudiantes. La masterclass duró 5 días, lo que representa un total de 5 capítulos de serie, cada uno destinado a un día, y de esta manera "Photo for life" tratará de convencer a los expertos de la prensa y publicidad, y en general al mundo del arte, para publicar y exhibir las fotografías del ganador. Y así, día tras día, los alumnos se enfrentarán a retos inesperados, en que el primer capítulo, que es lo que se pudo ver en el MINIPUT es un ejemplo.
En este primer capítulo Oliviero Toscani da la benvinida los 6 estudiantes, pero rápidamente ya deberán pasar la primera lección: la foto desnuda. Dos luces, electrodomésticos, y sólo un cuarto de hora para realizar las fotografías, que servirán a Toscani para darse cuenta de lo que son capaces cada uno de ellos.

El MINIPUT pretende ofrecer a los asistentes programas de calidad, y siempre sobre la base de entretener, informar y educar. Lo hace "Photo for life"? Ante todo tenemos que plantear que estamos ante un
reality, pero el hecho de que también se le atribuya la etiqueta de "docu" ofrece la posibilidad a ampliar las posibilidades de entretenimiento que tienen este tipo de programas. En este caso, más allá de entretener, también informa y educa proporcionando al espectador una visión de cómo es el mundo de la fotografía, la filosofía de Toscani, e incluso alguna lección que seguro aprenderán algunos espectadores interesados ​​en la fotografía . Pero insisto en que la clave que porporciona calidad al programa es este punto documental, que mezcla dos tipos de géneros televisivos dando un resultado que mezcla entretenimiento con información, consiguiendo que el espectador se sienta un personaje activo, siempre y cuando le interese el temario. Sin embargo, tengo la sensación de que "Photo for life" no innova en cuanto a formato, e incluso abusa de propaganda con algunas marcas de cámaras de fotografía o incluso del propio Toscani.

El siguiente programa de la tarde sería "Dignitas", lo que a buen seguro causaría la polémica al MINIPUT tanto por el tema que trata como por las imágenes que se pueden ver. Es posible dudar de hasta qué punto era un programa para estar al MINIPUT ya que no aporta ningún nuevo formato, pero sí destaca por su delicado y polémico contenido como es el suicidio asistido, la autenasia y el derecho a morir. Curiosamente este temario ha sido un éxito de audiencia en la televisión, con cuotas muy otras de
share a Suiza -entre otros-, el país donde se encuentra esta empresa que se dedica a esto, llamada Dignitas.

Dirigido por Jean-Bernard Menoud, ofrece un documental interactivo en que presenta al espectador la empresa Suiza Dignitas dedicada a defender el derecho al suicidio. Una empresa que ya lleva en su currículum desde 1998 un total de 1000 suicidios a todo tipo de personas extranjeras, como si éstas hicieran una especie de "turismo de la muerte". Por tanto, el documental plantea a través del seguimiento de una mujer todo el proceso del suicidio en relación a la empresa, además de las diferentes opiniones de la gente implicada como son los familiares o trabajadores de la la empresa, abriendo el debate sobre la autenàsia y el derecho a morir, un tema tabú hoy en día.

Tal como he comentado inicialmente "Dignitas" no es un documental catalogado como el de "nuevo formato", más bien al contrario, se trata de un documental normal pero que trata un tema tabú merecedor de ser proyectado al MINIPUT. Básicamente el hecho de que plantee un tema silenciado y que está tan radicalmente en contra a lo que dice la iglesia le da un plus de interés, morbo, y es que una vez visto fácilmente nos daremos cuenta que estamos frente a algo especial, impactante, y sobre todo necesario. Necesario por ser transgresor, pero no de montaje ni formato, sino de contenido, y que más allá de mostrar un tramo final absolutamente impactante no apto para gente sensible, lo cierto es que su planteamiento logra abrir la lata del debate sobre la moralidad del dueño de Dignitas al aplicar precios abusivos, el derecho a morir en condiciones y tranquilamente, y sobre todo si Dignitas acoge casos concretos de gente terminal o simplemente a quien paga. En todo caso al final del programa veremos un suicidio asistido (imagen de arriba), y el documental consigue dejar absolutamente helado al espectador. Pero no helado de indiferencia, sino por la extraña sonrisa de la reciente difunta, por cómo lo ha vivido, ya que se la veía feliz, bromeando incluso, ... y pienso que con estos momentos "Dignitas" alcanza el punto justo de polémica para concienciar a la gente y abrir el debate a pesar de necesitar la muestra de morbosidad, por tanto a líneas generales su resultado es satisfactorio y sobre todo efectivo.

El último documental de la tarde-noche sería "Bear 71", el menos interesante de los 3 con diferencia. Parte de la base de una web-documental interactivo, un nuevo formato que se ajusta a las nuevas tendencias que tiene el mercado al centrar exclusivamente su exhibición por Internet.
En este docuemental, dirigido por Leanne Allison y Jeremy Mendes, y producido por National Film Board of Canada, explica cómo en el Parque Nacional de Banff fue capturado un oso gris cuando éste tenía 3 años para ponerle un chip, y así poder ser controlado por las cámaras del Parque. Las intenciones de los responsables son las de hablar sobre el impacto de la humanidad en la naturaleza. Lo interesante del proyecto es que el protagonista de la historia es el propio oso y no los humanos, gracias a las cámaras del parque y su chip, consiguiendo transmitir así un mensaje mucho más profundo al que estamos acostumbrados a escuchar.

El motivo del documental radica en que la humanidad tiene un impacto muy importante en la naturaleza, y normalmente es negativo. Las intenciones del documental son las de transmitir un mensaje que ayude a cambiar la manera de pensar y de actuar de una persona, algo complicado, pero que "Bear 71" intentará girar la tendencia de despreocupación social ofreciendo este nuevo formato. Porque para el oso existen muchas maneras de morir aún estando en estado salvaje, unas muertes en que nosotros, los humanos, en somos responsables sin darnos cuenta.
En este documental interactivo un narrador llevará la batuta de la historia, pero sin embargo, en la web, cada persona puede decidir qué es lo que más le interesa ver el recorrido del oso y donde profundizar más. Incluso se puede interactuar con otros usuarios a través de la webcam. Y fue a partir de la web que se construyó una historia de 20 minutos.

El resultado final parece ser que dejó bastante frío al público asistente. Y si, plausible iniciativa apostando por un formato nuevo como es la web-documental interactivo, en que por primera vez un oso es el protagonista y nosotros los curiosos, además de poder contactar con otras personas interesadas en el tema. El problema es que no acaba de tener ese punto curioso, no motiva el nuevo formato, ni tampoco parece ser que consiga difundir el mensaje de invasión tecnológica en la naturaleza. Lo veo un programa fallido. Sin embargo el diseño y el entorno resulta realmente atractivo pero excesivamente complejo, limitando el número de personas dispuestas a crear debate, que en el fondo es lo que se trata cuando se pretende concienciar sobre algún aspecto. Pero precisamente el hecho de poder interactuar con otras personas ayuda a crear debate, un acierto sinceramente, que aprovecha muy bien las posibilidades de Internet, el problema es que es aburrido, no proboca interés y por tanto no se puede crear debate.

Comentarios