lunes, 31 de diciembre de 2012

Las mejores y peores películas del 2012

Ferran Ballesta

Aquí dejo mi listado con lo que he considerado mejor del 2012, pero casi siempre de películas alejadas del panorama gafapasta más independiente, que en realidad alberga lo mejorcito del año. Cualquiera que me conozca sabrá mis gustos a la hora de escoger una película en cartelera, también en Sitges, o en las tiendas donde se venden DVDs. Personalmente ha sido un año muy flojo, en que si han habido películas triumadoras han sido los productos de grandes presupuestos en manos de grandes personaliades, dejando así una lista de 10 películas que me da incluso algo de verguenza. Una pena, y no menos sería el género de terror, que pese a pintar tremendamente bien al iniciarse este ya pasado 2012, la verdad es que ha decepcionado bastante, siguiendo la moda de secuelas y remakes, pero que al menos tenemos un par o tres de películas merecedoras de ser recordadas.
Tampoco he visto todo, insisto, la verdad es que este año no he estado muy al día en cuanto a las novedades, pero esto es lo que he considerado más interesante.
 
Feliz 2013, y larga vida al cine!



MEJORES PEÍCULAS DEL 2012: No- Terror:
 

-The yellow sea (Na Hong-jin): Sorpresa mayúscula del pasado Sitges 2011, pero que llegó a nuestras salas en 2012, por eso la incluyo. Dura, con nervio, grandísimo guión, y el que es sin duda el mejor thriller coreano hecho hasta la fecha (sic).
 

-Los hombres que no amaban a las mujeres (David Fincher): Nueva adaptación de la obra de Stieg Larsson, esta vez con Fincher y Hollywood de cojín. Infinitamente mejor que la primera, más oscura, mejor escrita, y sobretodo mejor dirección para una historia detectivesca y de romance sucio. Fincher no es cualquiera.
 
 
-Intocable (Olivier Nakache, Eric Toledano): Desde Francia llega la película que arrasa por allá donde aterriza, y que debería hacer saltar la lagrimilla al espectador medio, al mismo tiempo que sonreímos, por ser un producto totalmente humanista pese al tufo comercialón. Funciona, y de qué manera! (snif)
 
 
-El caballero oscuro: la leyenda renace (Christopher Nolan): Pese a tener el enorme handicap de poseer una anterior secuela de auténtico lujo como El caballero oscuro que la ensombrece, la verdad es que esta 3ª parte de la particular saga de Nolan sobre Batman no deja de ser una muy buena película.
 
  
-Los mercenarios 2 (Simon West): Os gusta Stallone? Van Damme? Chuache? Norris? Statham? Lundrgren? Adkins? Jet Li? Willis?... alguna vez los habíais visto juntos? Pues aquí los tenéis de nuevo en una secuela que supera a la primera parte (que ya es decir), con una mejor dirección.
 
 
 
-Lo imposible (Juan Antonio Bayona): Película española pero con perfume americano, que pese a no gustarme prefiero incluir. Técnicamente una proeza técnica, y Bayona demuestra ser un director muy bueno, pese a ello no deja de ser un producto facilón y palomitero que aprovecha una catástrofe reciente, aplicando así la ley del mínimo esfuerzo comercial. Convencional pero espectacular.
 
 
-Looper (Rian Johnson): No es perfecta, decae antes de su excelente final. Pero si, estoy segurísimo, Looper con los años será una película de culto, es enorme técnicamente, inteligente, entretenida, y de grandes actuaciones como son ese duelo de sí mismo (sic) como es el de Willis – Godon-Levitt. Junto a Los mercenarios 2 son las mejores del año.
 

 -El cuerpo (Orio Paulo): Sorpresa tremenda que me llevo antes de finalizar el año. Visité el rodaje y me quedó el gusanillo, y la verdad es que no ha decepcionado. Ojito a ese guión lleno de giros, también la atmósfera malsana y oscura, a ese reparto de lujo, y sobretodo a ese tal Oriol Paulo aún con acné a la cara, porqué se ha sacado de la manga –junto a su esposa Lara- un auténtico peliculón.
 
 
 
-Ace Attorney (Takashi Miike): Solo Miike lo podía hacer. Si, el videojuego de juicios más famoso de la historia hecho realidad, el frikismo hecho realidad, si, es posible, solo hay que querer desinhibirse y eliminar tabús. La mejor live action movie de videojuegos de la historia, así de claro.
 
 
 
  
-Rurouni Kenshin (Keishi Ohtomo): Arrasando por allá donde pasa, otra live action movie está triunfando. Kenshin, el samurai vagabundo que marcó a toda una generación lectora de cómics y siguió la serie televisiva, se ha convertido en una persona real. Se recoge la primera parte de la serie televisiva en una muy fiel adaptación, de excelente diseño de producción, con grandes escenas de acción, música, todo. Incluso ese tal Takeru Sato demuestra ser alguien digno de interpretar a Kenshin. Obra maestra.
 
 
 
 
 
MEJORES PELÍCULAS DE TERROR DEL 2012:
 
 
-The Collector (Marcus Dunstan): Pese a tener un guión irregular, la verdad es que funciona muy bien esta película hiperviolenta sobre “el cazador cazado”. Este año secuela, por fin! por algo será.
 
 
 
-REC 3 (Paco Plaza): la mejor película de terror del año, así de claro. Pese a ello, como secuela directa de la saga no sirve, a la espera del REC: Apocalipsis que debería contestar a algunas preguntas que de momento están al aire. REC 3 es un regreso actualizado al cine de los ochenta más gamberro, con toques de humor y una femme fatale digna de ser recordada.
 
  
-Lobos de Arga (Juan Martínez Moreno): Volvemos a lo mismo. Mala para el público general, pero totalmente plausible para el amante al género. Esto es el cine de los ochenta, sin tabús y en esta caso divertidísima, en lo que vendría a ser “Un hombre lobo español en Arga”. Por desgracia demasiadas pocas películas como estas hemos tenido.
 
 
-Prometheus (Ridley Scott): Obra maestra, mire por donde se mire. Si, los secundarios flojean en a la película, pero y qué? Apuntar hacia aquí es decir en otras palabras que el nivel es altísimo. Películas triunfadoras en taquilla como Los Vengadores, Blockbusters que con el tiempo quedarán en el olvido tras el obsoletismo de sus FX y repetición de esquemas en productos similares. Prometheus es otro Blockbuster, pero los años no dejarán de hablar de ella.
 
 
 -Lovelly Molly (Eduardo Sánchez): lenta y tortuosa, pero muy recomendable. Por ser una película psicológica sobre el miedo, y por jugar durante todo el metraje con la ambigüedad de si estamos en ficción o no. A mi me dejó helado.
 
 
 
-American Mary (Jen Soska, Sylvia Soska): Pese a finalizar la película de un modo precipitado, y en su tramo medio no saber exactamente por donde tirar, la verdad es que American Mary recupera el buen cine de los 90 con películas como El dentista, con una Mary con mucha personalidad y entrañable. Dura, sexy, y muy entretenida! Un apetitoso torture-porn algo light.
 
 
 
-Excision (Richard Bates jr): En Excision conoceremos la hermana pequeña de Mary. Abordando los problemas de una adolescente que descubre la madurez, Excision es un buen ejercicio enfocado al cine de terror, con mucho colorido y de excelente guión. Un título sin duda con mucha personalidad.
 
 
 

-Maniac (Franck Khalfoun): Otra sorpresa. A mí quien me iba a decir hace medio año cuando veía aquellos primeros fotogramas de la película que Elijah Wood tenía que hacerme olvidar a Joe Spinell? Pues no lo ha hecho, pero reconozco que este remake del clásico de William Lustig se ha reinventado a si mismo y demostrado lo que un remake debería servir. 0% comercialoide, 80% Maniac (Lustig), ya que personalmente le hubiese pedido a Khalhoun un poco más de ambiente malsano.
 
-The cabin in the Woods (Drew Goddard): Igual que Scream en los 90, The cabin in the wood servirá en los próximos años para analizar lo que ha sido el cine de terror en la anterior década del 2000. Imprescindible, necesaria, y tristemente infravalorada. Obra maestra.
 

-The lords of Salem (Rob Zombie): Reconozco que al principio me dejó algo frío, pero con el tiempo la voy pensando y cada vez la tengo en mayor consideración. Rob Zombie en estado puro pese a que cuesta de entrar de un principio.
  
 
 
PEORES PELÍCULAS DEL 2012, TERROR:
 
-La hora más oscura (Chris Gorak)
-Atrapados en Chernobyl (Brad Parker)
-Dracula 3D (Dario Argento)
-El bosc (Óscar Aibar)
-Aftershock (Nicolás López)
-Piraña 3DD (John Gulager)
-Sadako 3D (Tsutomu Hanabusa)
-Juan de los muertos (Alejandro Brugués)
-Alyce (Jay Lee)
 
 
MENCION ESPECIAL, GENERAL:
 
 
-Holy Motros (Leos Carax)
-Sinister (Scott Derrickson)
-Alps (Yorgos Lanthimos)
-El enigma del cuervo (James McTeigue)
-Dredd (Pete Travis)
-Berberian sound studio (Peter Strickland)
-Wolf children (Mamoru Hosoda)
-Iron Sky (Timo Vuorensola)
-John Dies at the end (Don Coscarelli)
-Dead Sushi (Noboru Iguchi)
-El Páramo (Jaime Osorio Marquez)



 
(Un servidor durante el rodaje de REC 3. El tiempo pasa, pero sigo y seguiré al pie del cañón)

domingo, 30 de diciembre de 2012

La maldición de "Vidas Rebeldes", de John Huston





Orsson Welles dijo una vez "La obra de John Huston no es tan interesante como su propia vida", y no lo dijo por decir.

Por suerte, en la lejana edad de setenta y tres años, John Huston pudo dejar patente sus memorias al aficionado cinéfilo, las memorias de una persona libre, de alguien que "se compone de episodios fortuitos, tangenciales y dispares" apuntaba el propio autor hablando de sí mismo. Y es que el director estadounidense siempre pudo decir en voz alta que ha hecho lo que ha querido tanto en su vida privada como en la pública, pero lejos de ser egocéntrico aquellos que le conocieron aseguran que era una gran persona, que miraba por él, pero al fin y al cabo era amigo de sus amigos, alguien que actuaba desinteresadamente, noble y generoso. Tuvo 5 esposas, le gustaba la caza (las ganas de cazar elefantes propiciaron el rodaje en el Congo de La reina de África, guerreando a diario contra los mosquitos, calores y malaria que acechaba al equipo técnico y artístico), las apuestas, la pintura, la boxeo (era un gran boxeador), escribir, y sobre todo actuar y dirigir películas. Si, seguro, Orsson Welles tenía razón.

Posiblemente una vida rebelde pero no inadaptada, ya que siempre supo encontrar la continuidad a sus inquietudes y adaptarse a las condiciones del medio, desde la humildad y con la esperanza de hacerse mayor junto a lo que se dedicaba. Y de ese modo, Huston era alguien que no tenía miedo, decidido, tal como asegura el crítico James Agee.

Una de sus películas más infravaloradas dentro de su extensa filmografía es Vidas Rebeldes (The Misfits, 1961), pero también la que supuso para John Huston su recuerdo más melancólico. Y es que esta película, más allá del análisis que puede hacer cualquier crítico o aficionado al cine, ha terminado adquiriendo por encima de todo la etiqueta de película maldita, precisamente por tener como actores un grupo de personas "acabadas", gente que si no era por drogas se les extinguía la carrera por edad, gente que quería aparentar ser personas que no eran, esconder miedos e inseguridades. Este hecho acabó creando ciertos paralelismos con el argumento de la película, un hecho muy curioso, y que posteriormente en el rodaje acabaría siendo fatal para ese grupo de actores. Ellos son Marilyn Monroe, Clark Gable y Montgomery Clift víctimas de la prensa amarilla, la edad y una homosexualidad reprimida. Vidas Rebeldes, por tanto, es un ejemplo de lo que a John Huston no le hubiera pasado nunca, y mucho menos cuando la película estuvo rodada en su casa, en el estado de Nevada. En ella podemos encontrar una visión pesimista y amarga sobre el amor, la soledad y la vejez ¿curioso? Una historia de perdedores escrita por Arthur Miller, el que en aquellos momentos era el marido de Marilyn Monroe y que para salvar su matrimonio escribió este guión exclusivamente para ella, aunque nunca fue de su agrado, pero que aceptaría con buena voluntad.

En la película se muestra un trío de protagonistas perdedores interpretados por tres actores que se encontraban ya en su recta final, como Clark Gable, de 59 años, y los otros dos que se encontraban en pleno proceso de autodestrucción como eran Marilyn Monroe y Montgomery Clift. Para los dos primeros, Vidas Rebeldes significó su última película debido a que terminaron muriendo días-meses después de finalizar el rodaje de la misma, y ​​poco desencaminado iba Montgomery Clift, que aunque posteriormente a Vidas Rebeldes participó en otras películas como Vencedores o vencidos (1961), y la verdad es que sería sólo una breve interpretación secundaria (aunque fue nominado al Oscar a mejor actor secundario). Por tanto, para unos su última aparición en el cine, y para Clift su último gran papel, y que por este motivo, entre tantos otros, convierten Vidas Rebeldes en una película considerada como "maldita" del cine.

El rodaje fue un desastre, ya que se ve que el equipo médico debía estar muy encima de los actores, especialmente de Gable y Monroe, que en ocasiones llegaban a retrasarse muchísimo, horas incluso, antes de estar listos para salir en escena. También se trata de una película que nunca terminó de agradar a los productores de la United Artists, y pasó por ser un título inacabado que, por razones comerciales, tuvo que ser finalizado como fuera para así poder rentabilizarlo .

En el caso de Marilyn Monroe, la actriz rubia más eterna, es curioso como apareció y desapareció de la vida de John Huston. Precisamente él fue el encargado de llevarla al debut haciendo el papel de Ángela en La jungla de asfalto, y no por su atractivo físico, sino que consiguió el papel porque "era extraordinariamente buena" según confesó John Huston en sus memorias, después de hacerle una prueba. Ese papel fue el comienzo para Marilyn, y que después de esta película la productora Fox se encargó de contratarla para hacer más películas, un hecho que la joven siempre agradeció a John Huston. El camino a la fama y el dinero, también de las drogas y los escándalos, fue muy rápido, tanto, que diez años después repetiría interpretación con John Huston, en la que sería su última película finalizada.

Todo cambió. Marilyn poseía una reputación ganada a pulso de llegar siempre tarde al plató, y esto podría ser algo importante en una película donde ella sale casi en todos los planos. Incluso Clark Gable llevaba un libro para leer mientras esperaba que apareciera Marilyn, un hecho que nunca le produjo ningún tipo de queja a ella curiosamente. La realidad era que, según su marido y guionista Arthur Miller, ella no estaba bien, no dormía suficiente, y tomaba pastillas tanto para dormirse como para despertarse, pero a pesar de estos problemas de salud Marylin era una profesional y durante el trabajo siempre se comportó como una profesional. Sin embargo, a medio rodaje de Vidas Rebeldes su físico dijo basta, y terminó hospitalizada en Los Ángeles durante dos semanas debido a una crisis nerviosa, interrumpiendo así el rodaje y encareciendo aún más la película a base de costes variables. De hecho, Vidas Rebeldes, es la película más cara de la historia del cine en blanco y negro en costes fijos (cuatro millones de dólares), básicamente por tener un reparto lleno de estrellas. Una vez fuera del hospital, Marilyn parecía despierta y alegre, aunque arrepentida de todo y con el sentido de responsabilidad, aunque la rutina de periodistas acosando la hizo recaer nuevamente en las drogas. Sin embargo, con más penas que glorias se finalizó el rodaje de la película, y Marilyn comenzó a rodar otra película, pero la Fox la despidió y posteriormente se murió por una sobredosis.


Clark Gable murió sólo 11 días después de que finalizara el rodaje. Primero sufrió un infarto tres días después de finalizarlo, y hasta el undécimo día llegó ha sufrir tres más hasta terminar muriendo, en noviembre de 1960. Hay rumores que dicen que la muerte vino producida por sobreesfuerzo que hizo el actor de 59 años durante el rodaje, precipitando su muerte, especialmente en el hecho de que perdió hasta veinte kilos en el rodaje. Pero también existe la versión de la viuda de Gable, que decía que la verdadera culpable era Marilyn Monroe, que sometía a Gable a eternas esperas bajo el clima desértico de calor. Sea lo que sea, y sin ánimo de justificar la impropia actitud de la actriz, lo cierto es que Gable quiso engañarse a sí mismo intentando ocultar su verdadera edad de 59 años haciendo estrictas dietas, que podrían haber originado los infartos.
Según John Huston, Gable sufría de la espalda, y recuerda en sus memorias como nunca tuvo demasiada buena relación con Montgomery Clift, ya que este en diferentes ocasiones, y debido al alcohol, molestaba a Gable dándole puñetazos en la espalda. A pesar de este mal ambiente durante el rodaje entre los dos actores, lo cierto es que Gable estaba más envejecido de lo que parece en la película. Huston dice que es una estupidez pensar que murió de un sobreesfuerzo durante la película, ya que, por ejemplo, en la escena final cuando Clark lucha contra un caballo, los que se llevaron un trabajo durísimo fueron los especialistas, no Clark. Y se ve que ésta es una de tantas otras situaciones.


Las últimas palabras de Clark Gable fueron de ilusión. Decía que si el estudio no estaba contento con el coste de la película, él la compraría, ya que le gustó mucho el primer montaje de la misma. Decía que era lo mejor que había hecho nunca, y que ya sólo le importaba ver nacer a su hijo al mes de febrero. Al día siguiente, cuatro de noviembre, ya sufrió el infarto.

Marilyn Monroe fue la siguiente de la lista negra. El 5 de agosto de 1962 la actriz se tomó una sobredosis de barbitúricos, aunque la cantidad de teorías sobre su muerte es muy extensa, y hay de muchos tipos. Algunas de las cuales dicen que los Kennedy tuvieron algo que ver, también hay quienes culpan a la propia Monroe de su inestable personalidad e incluso los que hablan de la intervención de Edgar Hoover por las relaciones de Marilyn con diferentes comunistas. Lo que está claro es que fue víctima de su propio mito.

En aquellos tiempos, incluso antes de participar en Vidas Rebeldes, la eterna "rubia-tonta" era ya una muñeca rota, adicta a los somníferos ya no era capaz de mantener la postura al rodaje sin drogarse, incluso a veces se mostraba sin ducharse ni arraigarse, tal como indica John Huston en su biografía A libro abierto.

El último integrante de la lista negra es Montgomeri Clift, una persona con un impresionante currículum pero víctima de su propia condición. Según Marilyn "es la única persona que conozco que está en peor forma que yo". Víctima de su condición sexual -era homosexual-, una condición que intentó ocultar lo largo del tiempo, convirtiendo así su vida en un proceso angustioso, además de consumir drogas y alcohol y ser habitual en los peores locales gays de Nueva York. Murió el 23 de junio de 1966 después de realizar algunos papeles secundarios sin demasiado interés. Por lo tanto, siempre se podrá considerar que en Vidas Rebeldes, el actor de Nebraska (USA), ofreció su último gran papel.

Incluso años antes, en 1956, Clift sufrió un grave accidente en que estuvo a punto de perder la vida, al despeñarse el coche que conducía junto a Michael Winding (marido de Elizabeth Taylor) contra un árbol. En el accidente, que se produjo justo cuando los dos salían de casa de Elizabeth Taylor, la propia Taylor salió corriendo de su casa al oír el impacto, y así poder ayudar a su marido y a Clift. Precisamente éste, se clavó dos dientes en la garganta, y Taylor, con mucha sangre fría le arrancó consiguiendo así salvarle la vida. Sin embargo, Clift necesitó mucha cirugía estética para poder reconstruir su cara, pero que no impidió que quedara ligeramente desfigurado con una gran cicatriz, marcando posiblemente su rendición y abriendo la puerta a la decadencia personal.

Este es el despido de tres actores de muy diferente estilo, que después del drama de solitarios que es el argumento, sin saberlo acabarían los actores sufriendo dramas personales mucho más profundos y tortuosos que acabarían con sus -todavía jóvenes- vidas. Por lo tanto, es como si cada vez que el espectador ve Vidas rebeldes, estuviera ante una especie de testamento muy peculiar, como si gente tan diferente entre sí se hubieran unido en esta película fruto de un "algo" inconfesable, algo que los une, algo que nos intentan explicar a Vidas rebeldes.

Por ejemplo, cómo cada uno de los tres hombres muestra sus debilidades humanas y como parece que superan estas frustraciones alimentando sus egos cuando someten a un animal. También Gable y Cliff buscan el afecto que necesitan y Marilyn da vía libre a su instinto de madre protectora, en referencia a Montgomery Clift, pese a no darse cuenta. Simplemente lo que vemos es un puñado de pobres hombres/mujer inadaptados al entorno y sobre todo perdidos, porque su situación personal es más de deambular que de caminar con paso firme. Sólo saben dónde van cuando les guía el caballo, o hacia dónde deben ir cuando Marilyn les canta las cuarenta.

La película habla de gente inadaptada, gente que no encuentra su lugar, en decadencia, de una gente que posiblemente vive en la mejor etapa de su vida, pero que al fin y al cabo son gente extraída de sus puestos y que han sido puestas en otro que no es el suyo. Curiosamente, esto es lo que no le pasó a John Huston.

lunes, 17 de diciembre de 2012

Visitamos MINIPUT 2012

Ferran Ballesta
 
 
MINIPUT. ¿Qué diablos es el MINIPUT? Antes de responder a esta pregunta deberíamos saber qué significa INPUT (International Public Television Screening Conference). El INPUT tiene como objetivo poner al alcance de los profesionales, críticos, estudiantes, profesores, investigadores o simplemente interesados ​​en la televisión, un modelo de televisión de calidad, mostrando programas arriesgados, innovadores y de servicio público de televisiones de todo el mundo. Esto es lo que se puede ver en INPUT, localizándose el evento en una ciudad diferente cada año. Por lo tanto, allí se organiza a nivel mundial una especie de encuentro de quienes seleccionan y trabajan los contenidos de pantalla, con exhibiciones, debates y reflexiones de una selección de los mejores programas televisivos del panorama internacional. Y, a partir de las ediciones anuales del INPUT, para poder acercar a todo el mundo estos contenidos, se hacen unas ediciones reducidas llamadas Mini-INPUT en diferentes ciudades del mundo.

En Barcelona este evento se llama MINIPUT directamente, y se ha celebrado en jornadas de cuatro días desde 1994 a 2005. A partir de 2006 el MINIPUT ha pasado a celebrarse en una intensiva jornada de proyecciones y debates, durante la cual se presentan una serie de programas de televisión correspondientes a la presente edición del INPUT, seleccionados a partir de las particularidades e inquietudes de los organizadores frente al público y sus demandas.
¿Qué se pudo ver? Por un lado los programas emitidos en esta 18 ª edición era de lo mejor y más atractivo -desde el punto de vista cultural- del INPUT. Por otro lado, el MINIPUT puso al alcance una muestra de los programas más destacados de las cadenas locales y autonómicas, y, además, se mostró una sección dedicada a los "pilotos", tanto
amateurs como profesionales de aquellos programas que, por algún motivo especial, no han sido emitidos por televisión y se han quedado en el cajón esperando encontrar su oportunidad.

La jornada en el MINIPUT, personalmente, comenzó a primera hora de la tarde con la intención de poder ver 3 programas, entre los cuales había uno que me picaba especialmente la curiosidad: "Dignitas" (Jean-Bernard Menoud). Pero vamos paso a paso, ya que inicialmente me atreví con "Photo for life", una especie de
masterclass televisiva sobre fotografía realizada por el famoso fotógrafo italiano Olivero Toscani, conocido en todo el mundo por sus campañas publicitarias para la la marca de ropa Benetton. Los resultados de esta masterclass se pudieron ver en la portada de ARTE magazine.

Pero, insisto, vamos por partes. Este programa
docu-reality de televisión, dirigido por Eudes Semeria pretende aprovechar el tirón de un fotógrafo con prestigio internacional como es Olivero Toscani para crear un reality en que se pretende -más allá de las cualidades e incluso estereotipos que tienen este tipo de programas- enseñar a modo masterclass todo tipo de técnicas fotográficas a un grupo de jóvenes fotógrafos telentosos. Hasta 6 candidatos participaron en el programa, que fueron escogidos por un jurado encabezado por el propio Toscani, en que se tuvo que elegir a estos 6 candidatos entre un listado de 600 aspirantes apuntados a facebook! Una locura con tal de encontrar los 6 mejores estudiantes de fotografía del territorio.

La ambición de programa consiste en ofrecer al espectador un
reality donde Toscani transmite su filosofía artística al grupo de jóvenes estudiantes. La masterclass duró 5 días, lo que representa un total de 5 capítulos de serie, cada uno destinado a un día, y de esta manera "Photo for life" tratará de convencer a los expertos de la prensa y publicidad, y en general al mundo del arte, para publicar y exhibir las fotografías del ganador. Y así, día tras día, los alumnos se enfrentarán a retos inesperados, en que el primer capítulo, que es lo que se pudo ver en el MINIPUT es un ejemplo.
En este primer capítulo Oliviero Toscani da la benvinida los 6 estudiantes, pero rápidamente ya deberán pasar la primera lección: la foto desnuda. Dos luces, electrodomésticos, y sólo un cuarto de hora para realizar las fotografías, que servirán a Toscani para darse cuenta de lo que son capaces cada uno de ellos.

El MINIPUT pretende ofrecer a los asistentes programas de calidad, y siempre sobre la base de entretener, informar y educar. Lo hace "Photo for life"? Ante todo tenemos que plantear que estamos ante un
reality, pero el hecho de que también se le atribuya la etiqueta de "docu" ofrece la posibilidad a ampliar las posibilidades de entretenimiento que tienen este tipo de programas. En este caso, más allá de entretener, también informa y educa proporcionando al espectador una visión de cómo es el mundo de la fotografía, la filosofía de Toscani, e incluso alguna lección que seguro aprenderán algunos espectadores interesados ​​en la fotografía . Pero insisto en que la clave que porporciona calidad al programa es este punto documental, que mezcla dos tipos de géneros televisivos dando un resultado que mezcla entretenimiento con información, consiguiendo que el espectador se sienta un personaje activo, siempre y cuando le interese el temario. Sin embargo, tengo la sensación de que "Photo for life" no innova en cuanto a formato, e incluso abusa de propaganda con algunas marcas de cámaras de fotografía o incluso del propio Toscani.

El siguiente programa de la tarde sería "Dignitas", lo que a buen seguro causaría la polémica al MINIPUT tanto por el tema que trata como por las imágenes que se pueden ver. Es posible dudar de hasta qué punto era un programa para estar al MINIPUT ya que no aporta ningún nuevo formato, pero sí destaca por su delicado y polémico contenido como es el suicidio asistido, la autenasia y el derecho a morir. Curiosamente este temario ha sido un éxito de audiencia en la televisión, con cuotas muy otras de
share a Suiza -entre otros-, el país donde se encuentra esta empresa que se dedica a esto, llamada Dignitas.

Dirigido por Jean-Bernard Menoud, ofrece un documental interactivo en que presenta al espectador la empresa Suiza Dignitas dedicada a defender el derecho al suicidio. Una empresa que ya lleva en su currículum desde 1998 un total de 1000 suicidios a todo tipo de personas extranjeras, como si éstas hicieran una especie de "turismo de la muerte". Por tanto, el documental plantea a través del seguimiento de una mujer todo el proceso del suicidio en relación a la empresa, además de las diferentes opiniones de la gente implicada como son los familiares o trabajadores de la la empresa, abriendo el debate sobre la autenàsia y el derecho a morir, un tema tabú hoy en día.

Tal como he comentado inicialmente "Dignitas" no es un documental catalogado como el de "nuevo formato", más bien al contrario, se trata de un documental normal pero que trata un tema tabú merecedor de ser proyectado al MINIPUT. Básicamente el hecho de que plantee un tema silenciado y que está tan radicalmente en contra a lo que dice la iglesia le da un plus de interés, morbo, y es que una vez visto fácilmente nos daremos cuenta que estamos frente a algo especial, impactante, y sobre todo necesario. Necesario por ser transgresor, pero no de montaje ni formato, sino de contenido, y que más allá de mostrar un tramo final absolutamente impactante no apto para gente sensible, lo cierto es que su planteamiento logra abrir la lata del debate sobre la moralidad del dueño de Dignitas al aplicar precios abusivos, el derecho a morir en condiciones y tranquilamente, y sobre todo si Dignitas acoge casos concretos de gente terminal o simplemente a quien paga. En todo caso al final del programa veremos un suicidio asistido (imagen de arriba), y el documental consigue dejar absolutamente helado al espectador. Pero no helado de indiferencia, sino por la extraña sonrisa de la reciente difunta, por cómo lo ha vivido, ya que se la veía feliz, bromeando incluso, ... y pienso que con estos momentos "Dignitas" alcanza el punto justo de polémica para concienciar a la gente y abrir el debate a pesar de necesitar la muestra de morbosidad, por tanto a líneas generales su resultado es satisfactorio y sobre todo efectivo.

El último documental de la tarde-noche sería "Bear 71", el menos interesante de los 3 con diferencia. Parte de la base de una web-documental interactivo, un nuevo formato que se ajusta a las nuevas tendencias que tiene el mercado al centrar exclusivamente su exhibición por Internet.
En este docuemental, dirigido por Leanne Allison y Jeremy Mendes, y producido por National Film Board of Canada, explica cómo en el Parque Nacional de Banff fue capturado un oso gris cuando éste tenía 3 años para ponerle un chip, y así poder ser controlado por las cámaras del Parque. Las intenciones de los responsables son las de hablar sobre el impacto de la humanidad en la naturaleza. Lo interesante del proyecto es que el protagonista de la historia es el propio oso y no los humanos, gracias a las cámaras del parque y su chip, consiguiendo transmitir así un mensaje mucho más profundo al que estamos acostumbrados a escuchar.

El motivo del documental radica en que la humanidad tiene un impacto muy importante en la naturaleza, y normalmente es negativo. Las intenciones del documental son las de transmitir un mensaje que ayude a cambiar la manera de pensar y de actuar de una persona, algo complicado, pero que "Bear 71" intentará girar la tendencia de despreocupación social ofreciendo este nuevo formato. Porque para el oso existen muchas maneras de morir aún estando en estado salvaje, unas muertes en que nosotros, los humanos, en somos responsables sin darnos cuenta.
En este documental interactivo un narrador llevará la batuta de la historia, pero sin embargo, en la web, cada persona puede decidir qué es lo que más le interesa ver el recorrido del oso y donde profundizar más. Incluso se puede interactuar con otros usuarios a través de la webcam. Y fue a partir de la web que se construyó una historia de 20 minutos.

El resultado final parece ser que dejó bastante frío al público asistente. Y si, plausible iniciativa apostando por un formato nuevo como es la web-documental interactivo, en que por primera vez un oso es el protagonista y nosotros los curiosos, además de poder contactar con otras personas interesadas en el tema. El problema es que no acaba de tener ese punto curioso, no motiva el nuevo formato, ni tampoco parece ser que consiga difundir el mensaje de invasión tecnológica en la naturaleza. Lo veo un programa fallido. Sin embargo el diseño y el entorno resulta realmente atractivo pero excesivamente complejo, limitando el número de personas dispuestas a crear debate, que en el fondo es lo que se trata cuando se pretende concienciar sobre algún aspecto. Pero precisamente el hecho de poder interactuar con otras personas ayuda a crear debate, un acierto sinceramente, que aprovecha muy bien las posibilidades de Internet, el problema es que es aburrido, no proboca interés y por tanto no se puede crear debate.

viernes, 7 de diciembre de 2012

John Wayne Gacy - El payaso asesino

Ferran Ballesta




Gacy es todavía uno de los asesinos que más horror ha causado entre la sociedad, quizás por el intento de ésta de ocultarlo. Él era una persona bastante importante, tenía un negocio y era muy popular entre la gente del vecindario, incluso tenía dos hijos (uno de ellos adoptado), y todavía le sobraba tiempo para ir a hacer espectáculos de payaso a fiestas particulares con niños.
Pero como todos los asesinos en serie, tenía una segunda cara, y esta segunda cara era una que escondía hasta más de 30 asesinatos con varias torturas y con mucha violencia.

Nació en Chicago el 1942, bajo un ambiente familiar típico de familia desestructurada, con un padre alcohólico que odiaba los homosexuales. Eso no le fue nada bien a nuestro protagonista, ya que fruto de un cierto carácter afeminado por parte de Gacy, su padre se burlaba de él catalogándole de “niña”, además de que cuando no le salía algo correctamente siempre lo acababa pagando con su hijo hasta el punto de torturarle. Aún así Gacy apreciaba su padre y lo que más deseaba era conseguir gustarle. Él era homosexual, y de aquí este rechazo, puesto que la familia era de carácter muy conservador y religioso, simpatizantes del partido republicano.

A los 11 años Gacy sufrió un fuerte golpe en la cabeza mientras jugaba, y se le hizo un coágulo al cerebro, pero no se le diagnosticó hasta los 16 años, lo que hizo que sufriera en estos 5 años dolores y desmayos continuos. A los 17 le empezaron a aparecer problemas cardíacos que le afectaron hasta los últimos momentos de su vida, intensificados mientras era a la prisión, pero nunca se supo el por qué de estos problemas.
Años más tarde, Gacy probó suerte con un empleo relacionado con la mano de obra y decoración. También prestaba su tiempo libre a divertir los niños con fiestas particulares o a los hospitales, haciendo de payaso.
En 1964 se casó con Marlynn Myers, y el padre de ella hizo que entrara a su trabajo y que estuviera en una buena posición. Gacy quiso aprender desde cero el negocio y hacía jornadas laborales de 10 a 14 horas, sumando a esto las horas que invertía en trabajos comunitarios.



De aquel matrimonio salió una hija, y desde aquel embarazo la madre empezó a engordarse, y tuvo problemas de peso, de espalda y de corazón. Esto no impidió que Gacy siguiera su trabajo comunitario, aun cuando corrían rumores de su homosexualidad. Hasta que al año 1968 un jurado de Ohio le declaró culpable por cargos de sodomía. La víctima, un tal Mark Miller, lo acusó de haberle apaleado y de tenerlo atado, y de haberlo violado un año antes.


Tiempo después contrató un chico para que le diera una paliza a Miller, complicando así su situación penal. En este episodio el juez ordenó una serie de pruebas psiquiátricas a Gacy, determinando que estaba capacitado de comparecer al juicio, pero a la vez estableció que su conducta era antisocial y que no había tratamiento para su problema. Fue sentenciado a 10 años de prisión, y poco después de ingresar en prisión su mujer se divorció de él. A los 26 años, Gacy entra a la prisión por primera vez. Hasta que al 18 de junio de 1970 no salió en libertad condicional ya que demostró allí dentro ser un prisionero modelo, y esa libertad le hizo volver en Chicago para rehacer su vida. Solo estuvo dos años a la prisión.



Al llegar a casa de su madre se da cuenta que tiene que independizarse, y con la ayuda de sus hermanas lo consigue, puesto que le ayudan económicamente.
Eso le hizo rehacer su vida, consiguiendo una casa y empezando a trabajar como chef en un restaurante. También se casó con Carole Hoff, que tenía dos hijos, y pese a conocer el pasado de Gacy ella confió ingenuamente en que había cambiado.


Fue precisamente esta estabilidad en su vida lo que hizo que Gacy empezara su vida como criminal, sin que nadie sospechara de él. Eso sí, siempre decían los vecinos que dentro de la casa de Gacy se desprendía un olor fuerte, que era justificada con una mentira: decía que había al sótano un extraño hongo que hacía mucho olor, o alguna rata muerta. Sólo Gacy sabía la verdad, que allá, en el sótano, bajo la tierra, al jardín, i a los bajos de la casa en general, guardaba un terrible cementerio. Un tiempo después la conducta de Gacy se deterioró, pasando del buen humor a sospechosas iras inexplicables, e incluso también había perdido el interés sexual por su mujer. De todos modos a su mujer eso no le preocupó tanto como lo que descubriría más adelante, puesto que encontró un puñado de revistas pornográficas en que salían chicos jóvenes desnudos, e incluso Gacy le dijo que prefería los chicos jóvenes antes que las mujeres. Esto hizo sospechar a su mujer sobre su trabajo, en que siempre estaba rodeado de chicos jóvenes en su casa, y él lo justificó que para ahorrar dinero las reuniones laborales las hacían en su casa. Una rotunda mentira para ocultarle a su mujer que en realidad Gacy se satisfacía sexualmente con los jóvenes. Tampoco faltaron los episodios violentos entre los jóvenes trabajadores y Gacy, a quienes amenazaba de no pagarles si hablaban de lo que había pasado, tanto si habían mantenido relaciones sexuales como si no.
 
El 2 de Marzo de 1976 finalmente la familia Gacy se divorcia. La policía se da cuenta que van desapareciendo jóvenes, el problema es que no supieron por dónde empezar a investigar. No fue hasta 1978, cuando la madre de una de las víctimas de Gacy, Robert Priest, recordó que su hijo le había llamado y le había dicho que un tal John Wayne Gacy le había ofrecido trabajo. Después esto, ya no supo nada más de su hijo. Eso condujo a la policía a hacer una visita a Gacy.

Al llegar a la casa de John se encontraron los policías con un olor fuertísimo y repugnante que venía del piso de abajo. Allá encontraron tres cuerpos descomponiéndose. Al final consiguieron desenterrar 28 cadáveres, algunos con ropa interior a la garganta. Seguían apareciendo cuerpos en el río Des Plaines y debajo del cementerio de su casa, hasta que al final decidieron derrocar la casa entera, dejando sólo un terreno desolado testigo del horror.
 
Varias víctimas que escaparon de Gacy fueron a la prisión dónde había ingresado con 36 años, a una rueda de reconocimiento, e identificaron a en John como su agresor, quien llegado a este punto, tras tiempo de entrevistas, charlas, etc. acabó confesando haber torturado sexualmente y asesinado a más de 30 jóvenes. Concretamente fueron 36 o almenos eso se cree.

Gacy murió al centro penitenciario de Stateville (Ohio) por inyección letal. De hecho este procedimiento no estuvo ausente de incidentes, el líquido que usaron para matarlo se solidificó, y Gacy sufrió 27 minutos de agonía. Des de aquel momento el sistema cambió.
 

Antes de morir, las últimas palabras de Gacy fueron dirigidas a un guardia: “dame un beso al culo”.