Medea - Pier Paolo Pasolini, 1969


-TÍTULO: Medea
-DIRECCIÓN: Pier Paolo Pasolini
-PAÍS: Francia, Italia, Alemania
-AÑO: 1969
-FECHA DE ESTRENO: 27/12/1969
-DURACIÓN: 118 min.
-REPARTO: Maria Callas, Massimo Girotti, Laurent Terzieff, Giuseppe Gentile, Margareth Clémenti, Paul Jabara, Gerard Weiss, Sergio Tramonti, Luigi Barbini, Gian Paolo Durgar

NOTA: 3


Medea es un obra icónica dentro del brillante catálogo de tragedias griegas, en que ademas de su autor Eurípides también podemos encontrar a Sófocles o Esquilo. Fue precisamente Eurípides quien revolucionó el universo trágico de los héroes al humanizarlos y aportarles sentimientos, como el deseo, que juega al juego de la “pasión vs razón”. Medea es un de esas obras tal como decía, que además, como la gran mayoría de tragedias, contiene ese momento de rotura sentimental que conduce a un momento de catarsis interior que hace estallar una situación en que la pasión más extrema acaba por apartar la razón.

Han sido algunas las adaptaciones de la gran pantalla sobre la historia trágica de Jasón y Medea y, la obra que nos ocupa es posiblemente la peor de todas, pero no por ello olvidable. Principalmente porqué nunca se puede despreciar una obra de alguien tan polémico y atrevido como Pier Paolo Passolini, un director capaz de adaptar también, en este caso con éxito, obras como Las mil y una noches (1974), con un más que decente resultado sin ser una maravilla, u horrorizar a la humanidad hasta el punto de asesinarle como fue la que personalmente es la película más extrema que se ha hecho en relación a la época, como es Saló o los 120 días de sodoma (1975). Sea como sea, Medea es una obra menor que nunca podrá estar a la altura de aquellas dos joyas del cine, entre tantas otras del director, pero que no por ello merece ser olvidada en detrimento de la excelente adaptación en 1989 del danés Lars Von Trier.

Estamos ante una fiel adaptación? Respuesta rápida: No. Medea es una obra fallida en todo su conjunto por culpa de una falta de interés y cariño por parte de dirección como también de producción. Lo que si que estoy de acuerdo es que para Passolini no debió de ser fácil adaptar un universo tan antiguo y a la vez fantasioso, con dragones alados y carros arrastrados por caballos, entre tantos otros elementos que debido a la época relativamente pretérita -y digo relativamente porqué Ray Harrihausen me viene a la cabeza- que pudo suponer un problema para todo el equipo. Y eso siempre implica recortes en el guión, afectando lógicamente a su fidelidad con el relato original. Pero no me quejo por ello especialmente, me quejo de qué, más allá de detalles técnicos y artísticos que pueden ser discutidos, lo cierto es que en ningún momento se encuentra en la película la intención de plasmar la tragedia griega, al plantear un producto plano pero frío, supuestamente próximo al espectador pero que falla en el intento, para convertirse así en aburrido, idiota, y de planteamiento totalmente erróneo.

La historia cuenta como tras conseguir el Vellocino de oro por parte de Jasón y los argonautas gracias a Medea, éstos acabaron casados. Años más tarde los dos llegaron a Corinto con sus hijos, y una vez allí Jasón traiciona a Medea al prometerse con Glauce, hija del rei Creonte. Eso hace que el Rei expulsara a Medea del reino pero, a cambio de irse ella acaba pidiendo a Creonte que le conceda un día más en el reino para realizar algunas cosas antes de su marcha, y él se lo concede. Con ese día, Medea, con una falsa actitud de gratitud, acaba por regalar a Glauce un vestido envenenado que la mata, y posteriormente al Rei Creonte, pero su venganza no acaba aquí, sino que también pretende matar a sus hijos: los hijos que tubo con Jasón.

Fallida en muchos aspectos, como por ejemplo el mismo final, que no tiene absolutamente nada que ver. El final de la obra de Eurípides es difícil de describir por ser altamente insólito por su fantasía, pero en todo caso Pasolini hizo morir Medea calcinada junto con sus hijos degollados, dándole poderes suicidas en vez de proporcionar su maléfico regalo como era un vestido que quien se lo pusiera le haría quemar, de la misma manera como murió Creonte y Glauce. Además, da a entender que mata a sus hijos como venganza a Jason, mientras que la obra original de Eurípides decía que Medea mató a sus hijos "en prevención" a que otras manos más crueles vieran en ellos una manera fácil y dolorosa de vengarse tras el asesinato de Glauce, hecho por Medea. Por lo tanto, Pasolini se inventa un final, además de rechazar posiblemente por motivos de presupuesto pero ni mucho menos olvidable, elementos como son los dragones o el carro tirado por caballos alados en la última escena también. Sin olvidar que Medea muere calcinada junto con sus hijos degollados ... ¿? por lo tanto, está claro que Pasolini adaptó Eurípides a su manera sin importarle que una adaptación debe ser precisamente eso, una adaptación.

Pero si nos fijamos más en una línea general lo que puede sorprender más viendo la película es que la adaptación de Pasolini es una película prácticamente muda, contrastando así con el libro, que abusa de largos diálogos en escenas muy concretas -no hay que olvidar que estamos ante algo teatral-. Y esto es un grave error, ya que como decía las tragedias griegas, y en especial las de Eurípides, contienen ese momento rompedor que más que desarrollar una historia acaba apostando por un conjunto de escenas clave que sirven para trabajar cada uno de los personajes, sus sentimientos, las pasiones en detrimento de la razón que antes comentaba, y para ello es muy necesario el diálogo.
         
De todos modos, pese a su intento de narración plana, incluso en ello fracasa, ya que la narración no siempre es lineal: Pasolini hace servir recursos cinematográficos para darle al último acto un plus de delirio, con elipsis hacia adelante y hacia atrás, o repetición de escenas con pequeñas variantes. Pero es que a lo largo de la película también se hace confusa en algunos instantes, con un guión muy poco definido si no inexistente.

Y a esto podemos añadirle críticas a las interpretaciones, como una reblandecida Maria Callas, y un resto de actores extraídos de un club de petanca para evitar costes excesivos. Ridículo. Cualquiera que haya leído la obra de Eurípides rápidamente se dará cuenta que poco o nada tiene que ver Maria Callas con aquella bella, dura, seca e inteligente Medea que describe el escritor, y Callas no da la talla, ya que pese a que su físico quizás no es el adecuado para éste personaje lo cierto es que ella no es actriz, y lo que ha sido su única interpretación cinematográfica ha acabado convertida en una mancha negra en su exitosa carrera musical. Por tanto, la carencia de una actriz profesional se nota demasiado en una película que apoya toda su fuerza en su personaje, por no hablar del resto del abanico de personajes que directamente son lamentables

Pese al mal tratamiento que se hace respeto al libro, la película, al igual que el libro pretenden explorar el universo femenino de Medea, traicionando su anterior vida y dando paso a sus sentimientos irracionales guiados por su corazón, al ser abandonada por alguien más joven y con poder como es Glauce. Por tanto, Medea, es una obra de venganza, de tragedia, de amor, de una mujer capaz de quitar la vida a sus hijos antes que otras manos los asesinaran en venganza por lo ocurrido con Glauce, es decir, que la idea del libro sigue presente en la película. Y esto es posiblemente lo más acertado respeto a la adaptación cinematográfica pese a sus graves defectos de planteamiento narrativo, dirección y producción.


LO MEJOR: Que Passolini tenga como centro de atención a Medea y sus sentimientos de venganza por los hechos con Glauce, tal como explica el libro.

LO PEOR: Prácticamente nada funciona. No es una adaptación a la obra original de Eurípides, sino una visión personal de Passolini a la tragedia griega.

Comentarios