miércoles, 22 de mayo de 2013

Juan de los muertos - Alejandro Brugués, 2011



TÍTULO: Juan de los muertos
DIRECCIÓN: Alejandro Brugués
GUIÓN: Alejandro Brugués
AÑO: 2011
DURACIÓN: 100 minutos
PAÍS: Cuba
PRODUCCIÓN: Coproducción Cuba-España; Producciones de la 5ta Avenida / La Zanfoña Producciones / ICAIC / Canal Sur / TVE
MÚSICA ORIGINAL: Sergio Valdés
SONIDO: Daniel de Zayas
REPARTO: Alexis Díaz, Jorge Molina, Andrea Duro

NOTA: 6


Juan de los muertos no es una película más al género zombie, significa la intrusión cubana al género de terror por primera vez en su historia, que no es poca cosa. Y esto se ha producido gracias a una coproducción hispano-cubana del 2011 capitaneada en la dirección por un joven llamado Alejandro Brugués, y que significa un soplo de aire muy fresco de cara a su imagen exterior para la hermosa Cuba de Raúl Castro, al desvirgar el país en cuanto a género fantástico. Muy bienvenido es este filme, pero eso no hace más que “apadrinar” la película, convirtiéndonos en excesivamente benevolentes a la hora de valorarla, ya que el resultado final es algo discreto, pero muy aceptable.

Juan de los muertos es un filme con sus virtudes, con guiños hacia el cine de terror clásico –os suena un tiburón comiéndose a un zombie?-, con gore, diálogos humorísticos, y el sello “made in Cuba” en todos sus sentidos. Pero se nota la falta de medios y el nivel amateur que parece tener la película en algunos instantes, fallando así la dirección a ratos, también con diálogos que no se entienden, exceso de sangre digital, y en especial las actuaciones, que si bien los actores principales son malos los de relleno son de pura pena. Pero vayamos por partes. Juan de los muertos nos cuenta como los habitantes de Cuba se están convirtiendo en zombies caníbales por culpa de los USA, un rumor que se emite por televisión en los noticiarios del país, pero que nadie puede confirmar. Pese a esta podrida situación, Juan (Alexis Díaz), un civil enamorado de su isla combatirá a los muertos vivientes junto a unos pintorescos amigos y familiares que le ayudarán, con un negocio llamado “Juan de los muertos, matamos a sus seres queridos”.


Y es aquí donde radica la principal virtud de la película, en su humor, un humor que funciona muy bien, folklórico, y que acaba dando a la película la sensación de espontaneidad que tan importante es en una comedia de terror. Por no hablar de la crítica social y el patriotismo -que en eso China no se queda sola-, y es que el filme no es más que una metáfora de lo que les ocurre a los disidentes cubanos que emigran hacia Miami seducidos por el capital, algo que le ha supuesto a la película muchos problemas de distribución en algunos países. No es una idea nueva, pero sí muy desaprovechada a lo largo de las últimas décadas en cuanto a género zombie, ya que Brugués ha compuesto una película muy al estilo de las tres primeras de muertos vivientes de George Romero (Night, Dawn, y Day of the dead), que éstas ya poseían una historia que ofrecía crítica social como trasfondo a sus correspondientes objetivos. En Juan de los muertos también se usa la pandemia zombie como excusa para mostrar simbólicamente las reacciones humanas tendentes a la avaricia que se desarrollan en el capitalismo, y en este caso a “lo exterior”, posicionando directamente la mirilla hacia Miami. Y esto es un hecho que hay que valorar muy positivamente, ya que Brugués retrocede en el tiempo y se adelanta a tantísimos subproductos zombie mediocres, bajos de calidad y altos de casquería simplona y barata.

Y que no falte el “café para todos” en cuanto a bromitas ácidas. España no se queda atrás, y se ve que en las escuelas españolas nadie aprende inglés… algo muy cierto; dejando aparte otra perla, que no es interesante emigrar a España porqué el país está fatal… que fama! Es decir, Juan de los muertos utiliza hábilmente el género para crear polítiqueo de una manera ácida, fresca y divertida.

Satírica, modesta, gore, gamberra, simpática,… muchos adjetivos que nos dirigen a la diversión, a disfrutar sin complejos, a perdonar las imperfecciones de un filme casi amateur, entre ellas las posiblemente peores actuaciones del Festival 2011. Una pena. En todo caso, el espectador deberá ser consciente en todo momento del tipo de película que está viendo, que es una película de serie B, pero no de aquellas limitadas a ese perímetro que alberga subproductos repetitivos y de mala calidad y que en muy contadas ocasiones se traspasa. En estas ocasión se ha realizado una película con la intención de distanciarse de lo común, de crear una cierta profundidad -en este caso política-, de mostrar un humor poco conocido, de recorrer a los referentes cinematográficos a base de guiños y, sobretodo, como muestra a apertura política en el país -también- cultural.


LO MEJOR: Como sátira política es genial, y por fín se usa de nuevo al zombi como metáfora política. También que supone ser la primera película de zombis cubana hasta la fecha.

LO PEOR:  Alguna interpretación ayudará a divertir aún más al espectador.


Trailer:

2 comentarios:

  1. A mi esta película me sorprendió positivamente, ya que por su portada me esperaba lo peor. Fue divertida y a ratos hasta agradable. Sin embargo, no me gustó nada el tratamiento del personaje afeminado, que quedaba completamente ridiculizado, y, como dices, las actuaciones son bastante mejorables. De todo modos, como metáfora de la situación de Cuba, es interesante. Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Si, el tratamiento de los personajes no es lo mejor de la película precisamente. Lo del personaje afeminado puede tener su gracia en algún momento pero no su abuso, ya que llega un punto de mal gusto. Pese a ello es divertida, metafórica, y de buen digerir.

    Un saludo!

    ResponderEliminar