miércoles, 15 de mayo de 2013

Legend of the Fist: The Return of Chen Zhen - Andrew Law, 2010



TÍTULO ORIGINAL: Jing mo fung wan: Chen Zhen
TÍTULO: Legend of the Fist: The Return of Chen Zhen
PAÍS: Hong Kong | China 2010
DURACIÓN: 105 min
IDIOMA: Cantones | Japones
DIRECTOR: Wai-keung Lau (Andrew Lau)
GUIÓN: Gordon Chan
REPARTO: Donnie Yen, Qi Shu, Anthony Wong, Karl Dominik


NOTA: 6 









Que Asia está más viva que nunca en el panorama cinematográfico actual no es ninguna novedad, pero que China deje en segundo plano a Japón si lo es. Esto ocurrió el pasado Sitges 2010 gracias a un nombre propio: Donnie Yen, el luchador de “Wing Tung” más de moda ofreció hasta cuatro películas al Festival, a cada cual de mayor calidad. Pese a ello, Ip Man es y será el personaje de su carrera, algo que nadie duda a estas alturas, pero resulta una verdadera lástima que Chen Zhen haya quedado en un panorama tan discreto, ya que la presente Legend of the Fist tenía posibilidades de sobra para conseguir, si más no, ser recordada con mayor consideración. El capitán de esta decepción es alguien de la talla de Andrew Law, que en el pasado se ganó el respeto internacional con esa magnífica trilogía de mafias y traiciones llamada Infernal Affairs, pero en esta ocasión parece que los altos presupuestos no van con él, y pese a que el proyecto cuenta con el indiscutible rey de las artes marciales la película desentona a ratos, con una historia que carece de solidez desplumándose por momentos a base de rotura de ritmos narrativos, pero que poseía grandes posibilidades al mezclar géneros tan distintos e interesantes entre ellos como son el bélico, cine noir y las artes marciales.

La acción transcurre en la China de los años 20, readaptando la leyenda del mítico Chen Zhen, un personaje recordado y admirado por todos los chinos, y que ya anteriormente gente como Bruce Lee o Jet Li habían interpretado dándole vida a su manera. En esta superproducción, China vuelve a demostrar que es capaz de hacer maravillas con grandes presupuestos, y no tardaremos excesivamente en averiguarlo con la primera escena cargada de ritmo, violencia, explosiones y grandes decorados que debieron costar una fortuna. Donnie Yen está en la 1ª Guerra Mundial, en Francia, viviendo en primera persona los horrores de la guerra y peleando junto con los aliados, haciendo una demostración de su talento, con unas coreografías de gran impacto y especialmente violentas que dejarán a más de uno con la boca abierta. Momentos de brutalidad, con un ritmo bestial y una ambientación y diseño de producción maravillosos que sin duda son los mejores momentos de la película.


A partir de aquí todo empieza a decaer. Vuelve la tranquilidad, pasa el tiempo y regresamos a China, y la película empieza a coger un ritmo más tranquilo a base diálogos en diferentes idiomas, personajes ambiguos que no llegan a trascender como deberían, y un superheroe con antifaz. Si Ip Man peca de simplicidad en sus argumentos por tratarse de una biografía claramente manipulada patrioticamente, Legend of the Fist nos adentra en una historia de cine negro con artes marciales quizás más ambiciosa, ya que Andrew Law compone un relato donde la historia prime por encima de la acción, haciendo un especial hincapié a que el dramatismo funcione ante todo y, sin llegar a relegar las partes de acción en un segundo plano, que haya algo más que contar que lo habitual en este tipo de producciones orientales de artes marciales. Y esto es algo que hay que valorar, ya que se trata de una película que intenta salirse de lo común, de un argumento básico que sirva de excusa para mostrar coreografías de peleas imposibles con los actores ligados a una cuerda para volar a lo “Tigre y dragón”, y así atiborrarnos de lo visto 1000 veces. Pues no, Andrew Law ha dirigido un relato escrito por Gordon Chan (El poder del Talismán) que demuestra que quiere contar algo, el problema es que Legend of the Fist es una película descompensada, ya que si bien son plausibles las intenciones del director el resultado final es que Chen Zhen es lo único que aguanta la película más allá de los aspectos técnicos, y no una historia de espionajes, traiciones, etc. como debería ser, restando así mucha intensidad al ritmo de la película. El problema se debe al mal tratamiento de los personajes, ya que cuando hablamos de una historia de cine negro estamos hablando de grises, de personajes ambiguos, y en general una película donde prime el comportamiento humano, y en Legend of the Fist es todo excesivamente blanco y negro, plano, sin fuerza, y es aquí donde Donnie Yen y sus patadas rescatan la película. Además, se hace molesto el desfile excesivo de personajes para acabar por no aportar practicamente nada, intentado contar mucho con posibles subtramas que acaban simplemente por distraer. Es decir, que estamos ante una película de a ratos bostezar y a ratos flipar.

La historia nos sitúa en los años 20, en una China que vivía sumergida a los intereses exteriores, principalmente de los japoneses, y que pequeños grupos de patriotas rebeldes se organizaban para luchar por su patria. Y es en un bar llamado Casablanca (un nombre nada gratuito) donde Chen Zhen se oculta tras un bigote haciéndose pasar por hombre de negocios, pero en realidad ligado a una organización secreta que tiene como objetivo luchar contra el mercado exterior, estafando y manipulando a los empresarios extranjeros, y a la vez hacer de superheroe por las noches! Pues si, como si de una especie de caballero oscuro se tratase, este nuevo Chen Zhen ofrecerá menos pero muchas mejores peleas de lo que estamos acostumbrados en las películas de Donnie Yen, y mucho más espectaculares y violentas, ojito a sus fans. La película, pese a sus defectos, acaba tejiendo una historia de engaños, intriga, revelaciones y acción, en una ciudad perfectamente ambientada en los años 20 que resulta espectacular. Vele la pena echarle un ojo.


LO MEJOR: La espectacular escena inicial.

LO PEOR: La poca fuerza que tienen los personajes más allá de Chen Zhen, ya que éstos deberían ser los que dieran fuerza a una trama de cine negro como es Legend of the Fist.


Trailer:

2 comentarios:

  1. No creo que sea justa la discreción con la que vive hoy en día. Merece mucho más reconocimiento, ni que sea por sus magníficas escenas de acción.

    ResponderEliminar