Grave Encounters 2 - John Poliquin, 2012


-DIRECTOR: John Poliquin
-GUIÓN: The Vicious Brothers
-TÍTULO ORIGINAL: Grave Encounters 2
-AÑO: 2012
-DURACIÓN: 100 min.
-PAÍS: Canadá
-FOTOGRAFÍA: Quynne Craddock
-REPARTO: Reese Alexander, Stephanie Bennett, Jeffrey Bowyer-Chapman
-PRODUCTORA: Twin Engine Films / Digital Interference Productions

NOTA: 5


Hace unos días cuando entrevistaba a Jaume Balagueró (REC 4: Apocalipsis), éste me comentaba que la saga REC necesitaba coger el trípode o simplemente ofrecer algo distinto, ya que repetir esquemas de cara a las secuelas lo más posible es que no funcione, como en todo género y subgénero. Es por ese motivo que cada secuela de la saga ha optado por un planteamiento distinto, alejándose cada vez más a cada película del llamado found footage (metraje encontrado) que inauguraba estilísticamente la saga. El found footage los últimos años tuvo su particular boom de películas bajo el efecto de las Paranormal Activity, un subgénero recuperado del pasado que se ajustaba a la perfección a los tiempos de crisis, ya que éste tipo de películas acostumbran a ser muy baratas y por tanto fácilmente rentables, además que parece ser que gustan al público multisala. También, como es habitual, eso conllevó la producción de películas menores -o no- destinadas a circuitos cinéfilos más restringidos para fans al género o simplemente en festivales. Una de ellas fue Grave Encounters, un título que se presentó en el pasado Sitges 2011 dirigida por unos italianos debutantes que se hacían llamar The Vicious Brothers, y que firmaron una película correcta, amena y cargada de sustos, dentro de formar parte de un subgénero con sus lagunas técnicas y artísticas, y que reconozco que no me gusta, pero no ignoro. Pienso que cualquier película o subgénero que consiga el éxito comercial es motivo de aplauso y respeto, por algo será.

Hoy en día, el found footage vive al límite de la caducidad, ya no se producen tantos títulos debido a que el factor sorpresa ya no existe por culpa del desgaste lógico de tanta película más o menos parecida. Renovarse o morir, ya me avisó Balagueró el otro día, tal como comentaba. Y Grave Encounters 2 ha sabido adaptarse a su condición de secuela en los tiempos de “implosión” del found footage, planteando una película que habla sobre la primera película, es decir, que entra en territorio de metacine. La película cuenta como un grupo de fans habla de Grave Encounters, su opinión sobre ella. Hasta que uno de los jóvenes, que es director de películas de terror de serie B, empieza a recibir unos extraños emails sobre alguien que se hace llamar “DeathAwaits666”, en los que puede ver imágenes inéditas de Grave Encounters donde el protagonista de ella, Sean Rogerson, sigue vivo pero continua atrapado en el hospital psiquiátrico Collingwood. La paranoia empezará a acechar su cabeza hasta que decide ir con sus amigos en el hospital donde se rodó la primera parte con tal de asegurarse que todo lo que se gravó es ficción. Pero lo que no saben es que sin querer serán los protagonistas de Grave Encounters 2.

Por tanto, Grave Encounters 2 es una película que rinde culto a la primera parte y que también entra en territorio de metacine porqué explora el “como se hizo” e incluso como se hará la secuela. Es curiosa, y muy diferente a la primera parte, pero pese a tener un planteamiento correcto por tratarse de una secuela y así ofrecer algo distinto al espectador dentro de la idea base del found footage, lo cierto es que no acaba de funcionar. Esta vez, The Vicious Brothers dejan la dirección y se han dedicado a la escritura del guión y a la producción, incluso también a la actuación como ellos mismos en un cameo. Y así la dirección pasa a cargo de un tal John Poliquin, un joven canadiense de 27 años que debuta al largo tras un cortometraje llamado Inside Charlie. El problema de Grave Encounters 2 es que se pierde ella misma por culpa de un montaje confuso y nervioso lleno de elipsis sin explicación y que dan paso a infinidad de incoherencias. Eso provoca no seguir la película con linealidad y despistarnos ocasionalmente durante su visionado, y más al tratarse del tipo de película que es donde abundan los momentos pescindibles. Además debo advertir que Grave Encounters 2 no posee tantos momentos de terror y sustos como en la primera parte, ni tampoco tan logrados, pero al menos intenta desmarcarse y explicar el “por qué” de ciertos elementos sobrenaturales de la primera parte que realmente interesan, y me refiero a una puerta de color rojo...

Ejem..., no quiero espoilear más de lo que quizás ya he hecho, pero en todo caso Grave Encounters 2 es una película que recomiendo a todo aquel que se lo pasó bien con la primera parte, pero advierto que posiblemente defraudará a todos ellos pese a plantear una historia acertada y que podría haber funcionado como secuela que es. Pero además de lo comentado tampoco ayuda su exagerado inicio de 30 minutos carente de cualquier tipo de interés más allá de situarnos con una idea base que con apenas 10 minutos era suficiente. Tampoco su final poco definido, que dejará a más de uno a cuadros. De todos modos Grave Encounters 2 se deja ver -o al menos a partir del minuto 30-, y merece una oportunidad a todos los que disfrutaron de la primera parte, solo a ellos.


LO MEJOR: Una secuela que convence por saber ofrecer al espectador un planteamiento novedoso al found footage, como es el del metacine, y no una típica secuela de excesos.

LO PEOR:  Tarda demasiado en arrancar. Sus primeros 30 min. se podrían resumir en 10.


Comentarios