martes, 10 de diciembre de 2013

Adolf - Osamu Tezuka (manga)



Osamu Tezuka consolidó su carrera artística con su obra más madura: "Adolf", un manga adulto que se sitúa entre el levantamiento del nazismo después de los Juegos Olímpicos de Berlín y el conflicto entre judíos y palestinos al futuro Estado de Israel, concretamente hasta 1983. La historia se centra en 3 hombres con el nombre de Adolf: Adolf Kamil (un judío residente en Japón), Adolf Kauffmann (un simpatizante\militante nazi amigo de Adolf Kamil), y el tercer Adolf: Adolf Hitler, alguien que sobran palabras para describirle. En la obra Tezuka aprovecha uno de los rumores que corrieron en aquellos tiempos de mentiras y violencia para narrar una historia que gira en torno a unos documentos que acreditarían a Hitler como descendiente de Judíos, y que si hubieran visto la luz podrían haber destruido el nazismo.

En este manga podemos encontrar una buena muestra de los horrores de la Guerra en Europa con el exterminio de los judíos, pero también en Asia, con la destrucción por parte de las fuerzas estadounidenses en Japón. Pero lo que me interesa es el mensaje de Tezuka, ya que si bien se trata de una historia absolutamente fuera de cualquier rigor histórico, sí transmite la idea del valor de la propaganda que había en aquellos tiempos donde Goebbels fue el líder, pero desde una perspectiva distinta. Y es que Tezuka, además de dejar clara su ideología, es capaz de informar sobre la situación política general de aquellos años a través de un puñado de dramas personales de ficción, encabezados por el personaje de Toge, que resultará ser al final de la obra la encarnación gráfica al cómic por parte del autor. Incluso para todo lector occidental pocas obras tan amenas como ésta han ofrecido una visión tan poco eurocéntrica, y es por ello que sin duda la hace una interesantísima lectura para entender mucho mejor qué pasó en estos años. Por ejemplo, la obra destruye cualquier "unión" entre nazis y japoneses, ya que simplemente podían ser aliados estratégicos, pero no ideológicos. Prueba de ello es que Hitler (el personaje) en numerosos momentos habla de cómo podría conseguir "liar" a los japoneses para una mayor colaboración, mientras al mismo tiempo se ríe de su condición de "personas de segunda", ya que no son arios, raza pura.

También "Adolf" muestra la vida de los judíos refugiados en Japón, un país donde podían vivir libres a pesar de ser vistos con recelo por los ciudadanos, ya que Japón era aliado estratégico de Alemania, pero en el fondo nadie compartía el fanatismo de Hitler. Un hecho muy bien representado con el personaje de Adolf Kauffmann (alguien de padres alemanes y japoneses), que vive una lucha moral durante toda la obra para intentar entender el nazismo, una lucha que intenta y desea conseguir vencer pero que en el fondo no puede, es incapaz. Este ejemplo entre tantos otros contrastan mucho con la idea general europea, tal como comentaba, de alianza alemana-japonesa, un hecho que militarmente apenas no se produjo a pesar de que Hitler les hubiese querido a su lado contra los soviéticos.

Tres son los aspectos clave para el desarrollo de "Adolf": la lucha conjunta contra los gobiernos alemanes y japoneses por un "nuevo orden", la importancia de la propaganda, y el holocausto del pueblo judío . Para llegar finalmente a los dos últimos capítulos, unos capítulos que sirven para ver como Adolf Kauffmann se da cuenta de que es un miserable, que nunca ha luchado por un sentimiento sino para sentirse fuerte, porque era débil y el pueblo alemán le hizo creer que podía ser fuerte, también el pueblo palestino, y que en el fondo haya luchado por lo que haya luchado siempre han sido luchas lideradas por gente loca. Nunca ha odiado a los judíos, ni a los japoneses, ni ha querido Alemania, simplemente se da cuenta una vez lo ha perdido todo que el odio sólo conlleva odio.


Acabaré esta reseña con un diálogo de Adolf Kauffmann al final de la obra que describe muy bien lo que siente: "¿Qué ha sido de mi vida? Me he ido uniendo a los que hablaban de justicia en diferentes países... y lo he perdido todo... familia, amigos... y en mí mismo. Soy una mala persona. Pero es gracias a que existe gente como yo que las naciones pueden ondear sus banderas de "justicia" ".






-Sobre el cómic: Hay disponible una excelente edición que recomiendo

AUTOR: Osamu Tezuka
COLECCIÓN: CÓMIC MANGA
SERIES: ADOLF
EDITORIAL: Planeta DeAgostini
FORMATO: Cartoné + cofre
TAMAÑO: 16x24 cm
PÁGINAS: 1264
COLOR: B/N

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada