lunes, 30 de diciembre de 2013

De Hiroshima a Fukushima: Vuelven los gritos de "Godzilla"




Dicen que del pasado se aprende. También dicen que, quien la hace la tiene que pagar. Pero se diga lo que se diga lo que está claro es que los humanos ni han aprendido del pasado ni tampoco son conscientes de las consecuencias desastrosas que puede tener seguir jugando con la energía nuclear, como recientemente se pudo ver con las fugas nucleares en Fukushima. "De Hiroshima a Fukushima", y podría pasar por medio de Chernobyl, pero no lo haré, porque Godzilla es un símbolo japonés que sale del mar, del océano Atlántico, dispuesto a meter el dedo en la llaga cada vez que la condición humana muestra su cara más escalofriante en el país del Sol naciente. Consecuentemente tendremos una nueva película de Godzilla, un hecho nada gratuito. Me explicaré.

¿Quién es Godzilla? Godzilla no es sólo un monstruo que sale del mar y destruye Nueva York. No. Olvidad la tontería que rodó hace unos años Roland "yo lo destruyo todo" Emmerich, y recomiendo que viajéis al pasado, en 1954, concretamente en Japón, en ese Japón de la posguerra, el débil, el que era incapaz de hacerse la idea de las consecuencias reales que tuvieron aquellas malditas bombas en Hiroshima y Nagasaki. Hay que decir que durante la ocupación estadounidense en Japón -que finalizó en 1952-, había una prohibición impuesta por las fuerzas estadounidenses: la de la información sobre los bombardeos nucleares de Hiroshima y Nagasaki y sus secuelas -es decir, las enfermedades inducidas por la radiactividad-. Por lo tanto, fue posteriormente en 1952 cuando empezó a aparecer en Japón una realidad escalofriante situada en medio de la Guerra Fría, de la carrera nuclear entre americanos y soviéticos. Y, en qué afectó a Japón? Los americanos siguieron tirando bombas al pacífico, incluso la 150 veces más potente que la bomba atómica "bomba de hidrógeno", que llegó a perjudicar radiactivamente a un barco pesquero japonés llamado "Dragón de la suerte nº 5". La desgracia de este barco y los pescadores que lo tripulaban fue el detonante para que se realizaran una serie de películas que no eran precisamente propaganda antinuclear, pero sí fue la primera expresión importante de la cultura pop a la tragedia incalificable que vivió Japón en Hiroshima y Nagasaki. La primera de ellas fue Gojira (Ishiro Honda, 1954), más conocida en occidente como "Godzilla, The King of Monsters" .

Gojira fue la primera película que quiso mostrar y recordar la dramática experiencia de los civiles japoneses en la 2ª GM, cuando los bombardeos atómicos y de napalm afectaban a todas las grandes ciudades industriales del país y que mataron millones de civiles. Un cine llamado Kaiju Eiga, que pretendía reflejar el miedo y el terror de la población, su pesadilla atómica, la amenaza omnipresente que no lograba desaparecer de los corazones de la sociedad japonesa. Todo ello representado con un monstruo gigante que destruye ciudades al más puro estilo King Kong, gritando agresivamente y amenazando a unos civiles indefensos ante un peligro colosal al que no sabían cómo defenderse. Un cine encabezado por Godzilla, "el rey de los monstruos" -como lo conocen en Estados Unidos- .

Y es que posiblemente el hombre se merece algunos de los demonios que ha fabricado en los laboratorios y campos de batalla, unos demonios que siguen produciéndose, ya sea aquí o allá. Podemos considerar el desastre de Fukushima, o la preocupación con el envejecimiento de las centrales nucleares estadounidenses, o el programa de armamento nuclear de Irán o Corea del Norte, y que todo ello ha hecho reavivar nuestra ansiedad atómica y consecuentemente Godzilla ha despertado de nuevo alertado por la situacióm. Si, una nueva versión de Godzilla, dirigida por un tal Gareth Edwards se acerca de cara al 2014, después de que en 2011 Fukushima estallara y toda la sociedad japonesa quedara atemorizada por la situación justo después de un terrible tsunami que arrasó toda la costa norte del país. El más famoso Kaiju es la encarnación cultural de la arrogancia nuclear, y el hecho de recuperar sus gritos posiblemente es una advertencia, una advertencia de que la amenaza sombría de la radiactividad puede volver a desestabilizar el mundo.




Trailer de Godzilla 2014:





2 comentarios:

  1. La primer es tan jodidamente sublime que me encabrona ver como tanta gente sabe quien es Godzila pero no la ha visto. La verdad que si bien a esta nueva no le tenia ni gota de fe ver el trailer me ha hecho cambiar de parecer.

    ResponderEliminar
  2. Es una pena que haya quedado tan arrinconada... la verdad es que es un peliculón, además de toda la metáfora que quiere transmitir.

    Godzilla 2014 tiene muy buena pinta!! de las pelis del año sin duda.

    ResponderEliminar