martes, 27 de mayo de 2014

Descubriendo a Linnea Quigley (Parte 4)


Con motivo del 56 cumpleaños de Linnea Quigley, aquí va la 5a entrada, la que es posiblemente la más sexual de las que subiré en este blog. También la que acoge películas olvidables pero con elementos memorables, de esos que hacen tan divertido el género casposo, y también hay tiempo para hablar de música con el grupo musical “The Skirts”! Vamos allá.

Ric Meyers es un conocido crítico y escritor americano famoso por considerarse experto en películas de kung fu de serie B orientales. Él es un tipo peculiar, hasta el punto que circulan por Internet un montón de rumores sobre su implicación directa en cine porno bondage extremo, de ese en que se rompen erecciones, impera la servidumbre, se golpea, azota e incluso se vomita. No se si será verdad, y si lo es seguro que lo habrá hecho con algún pseudónimo extraño con tal que no se le reconozca, y de ese modo poder poner en práctica libremente sus fantasías más recónditas tan habituales en los reprimidos sexuales. Prueba de ello es perfectamente perceptible en Kidnapped Girls Agency, una película de secuestros que dirigió en 1985 donde explota toda su perversión acumulada.

K.G.A. es un título que, como indica, trata de una agencia de detectives que se dedican a los secuestros femeninos, donde aparece Linnea Quigley interpretando a una de las chicas secuestradas, y que es sodomizada por dos secuestradores (un hombre y una mujer). Pero calma, que la agencia de detectives está para salvarla: Michelle Bauer -que curiosamente apenas se desnuda en toda la película-, y el director de la película Ric Meyers, un corpulento detective con gafas y barba que se ríe de él mismo interpretando a un tipo de lo más paleto.

La película es muy mala, Meyers es incapaz de demostrar talento con sus intenciones hiperrealistas a lo Cassavettes, pero el resultado queda como un pastiche de planos secuencia caseros inacabables, incoherencia en el raccord, además de tener una fotografía quemadísima y actuaciones patéticas. Yo interpreto la película como un intento a poner en práctica las fantasías sexuales del director sin necesidad de mostrar pornografía, como si fuera una venganza por su represión sexual, secuestrando a mujeres, atándolas, desnudándolas y obligándolas a un trato servil para evitar el castigo. Todo ello con mucho cuero, látigos, consoladores, y demás objetos del imaginario sado. Eso si, no hay sexo/violaciones, solo dominación y vejaciones, aunque tampoco se trata de una película excesivamente violenta y repulsiva como sí lo son las películas que forman parte de género ero-guro japonés.

No hay que extenderse demasiado para comentar Kidnapped Girls Agency, pero creo que sería un error no comentar y dejar constancia de lo tremendamente divertidos que resultan los últimos minutos de la película, y es por ello que subiré al YouTube un clip sensacional. ¿Que se puede ver en él? Ufff, Ufff, je, pues a una mujer con un gran consolador incrustado en sus bragas como arma secreta, pero finalmente se le gira a su contra y sucede algo dignísimo de las mejores películas casposas. También se puede ver una pelea a puñetazos entre Ric Meyers y uno de los secuestradores que podría considerarse perfectamente como una de las peleas más ridículas jamás realizadas. Eso si, aviso que la calidad del video es bajísima, ya que me ha costado un montón encontrar la película, y la que he encontrado es a muy baja resolución.



Siempre pensé que Mathilda May protagonizó el desnudo más gratuito de la historia del cine, interpretando a la chica extraterrestre de Fuerza Vital, uno de los pocos peliculones que tiene la irregular filmografía de Tobe Hooper, aunque Linnea Quigley tendría ante eso su particular respuesta en El Regreso de los muertos vivientes. Curiosamente Tobe Hooper debía ser el encargado de dirigir El Regreso de los muertos vivientes, un megaclásico de la serie B y que como ya conocemos acabó siendo dirigida por Dan O'Bannon, un tipo clave en la década de los 80 por haber escrito los guiones de Alien el 8o pasajero, Muertos y enterrados, Fuerza Vital -que antes comentaba-, Aliens, Desafio Total,... es decir, un director y guionista totalmente respetable y admirable que, sin él, el fantástico no hubiera sido lo mismo.

Producida por John Russo y Russ Steiner en 1985, 16 años después de La noche de los muertos vivientes, la película, en clave de humor, se trata de un acertadísimo homenaje al cómic y a la lógica progresión del apocalipsis. Y como comentaba fue dirigida por Dan O'Bannon, alguien que desató la polémica durante el rodaje por la desconfianza que tuvieron los actores hacia él por el hecho de no tener ningún tipo de experiencia detrás de la cámara. Esto propició un rodaje conflictivo, y que debía sumarse al hecho que también lo fue difícil, más que nada por el hecho que se trabajó mucho de noche, con máquinas de lluvia, además de que hacía mucho frío,... algo que ha remarcado siempre Linnea Quigley en diferentes entrevistas. De todos modos ella siempre tuvo una excelente relación con Dan O'Bannon, y de hecho, O'Bannon manifestó en el audiocomentario del DVD de la película su admiración por el profesionalismo de la actriz, quizás la única de aquél rodaje...

Siguiendo con Linnea Quigley, su participación en la película fue la clave del éxito en su carrera, es decir, que fue su película más recordada y admirada por el público. También por ella misma, ya que no se cansa en repetir que se trata de la película que más ama de su carrera. Si bien es cierto que nuestra actriz siguió interpretando a un personaje secundario, lo cierto es que aquél papel se encontraba perfectamente en su salsa, interpretando a una punki con el chocho húmedo. Y si hay algo especialmente recordado de esta película es el show erótico que realiza ante sus amigos encima de una tumba en un cementerio, desnudándose completamente, y así seguir durante tooooda la película con tal de acabar poniendo burro al personal. Vaya, que se le olvidó vestirse. Y como era normal en su carrera su papel de secundaria en éste tipo de películas le hizo perder la vida, convirtiéndose así en una zombi, y consecuentemente ofrecer a sus víctimas una calentita muerte.


Me gustaría recuperar el monólogo de Linnea en la escena del desnudo porqué no tiene desperdicio:
¿Cual sería la peor forma de morir? Para mi, la peor forma de morir sería con una panda de viejos a mi alrededor, muriéndome mientras me comen, primero arrancándome la ropa i luego...luego flasca! Ella solita se pone calentorra y realiza un desnudo integral, y que O'Bannon no tiene timidez en mostrarlo en toda su esplendor. Pero ojo, que tiene trampa ese desnudo integral, ya que el productor de la película consideró que un desnudo integral sería demasiado de cara a la censura, y es por ello que Linnea tuvo que soportar varias pruebas experimentales de maquillaje y usar una prótesis de tipo “muñeca Barbie”, y de ese modo que no se les notara el chochete. La verdad es que en El regreso de los muertos vivientes Linnea Quigley realizó una de sus interpretaciones más trabajadas y subiditas de tono de su carrera, y que condujo a la actriz americana a ser un ídolo de masas entre los seguidores del género. Es sin duda su interpretación más recordada.

Pero en conjunto, ¡Que grande El regreso de los muertos vivientes! Aunque siempre he preferido su segunda parte, pero también la tercera de Brian Yuzna merece ser reivindicada..., ¡Puñeta! Me quedo con todas, porqué son películas con grandes maquillajes, muy entretenidas y sobretodo que dan al espectador la sensación de estar viendo productos que, pese a ser de serie B, no se tratan de títulos casposos del montón.

Cereeebroooooooos!!!!



La siguiente película es una porno donde Linnea Quigley es la protagonista. Pero tranquilos chicos, dejad de poner una cara a lo “babas.gif” porqué ya avisé anteriormente que Linnea Quigley no ha participado jamás en ninguna escena pornográfica, más allá de algunas fotografías que rozan el porno donde se la ve practicar sexo lésbico, pero que ahora tampoco viene al caso. Sweethearts es el título de la película, y fue dirigida por un tal Ken Gibb (también conocido como Kenneth Gibbs o Kenny Gibbs) en 1986, alguien que dirigió durante unos 10 años numerosas películas de este género.

La película en cuestión se aleja de los tópicos del porno actual con chicas de laboratorio, situaciones inverosímiles, posturas imposibles y sexo irreal, para dar paso a una película que pretende romper con todos esos tópicos que acabaron imponiéndose en el mercado del porno a los posteriores años 90. Curiosamente lo que el espectador puede ver en Sweethearts es una película sobre el amor, el amor que puede haber entre una pareja y que puede comportar cualquier momento el sexo. Dicho de otro modo (a modo ejemplo), en una de las escenas de sexo se puede ver como una chica hace una felación a su marido y mientras él le dice “I love you”, al mismo tiempo que va sonando de fondo una música romanticona a lo Ghost (Jerry Zucker, 1990). Eso es algo impensable de ver entre las toneladas de películas que abundan en el mercado pornográfico actual. Eso si, Sweethearts es una película muy mal dirigida y aún peor montada, hasta tal punto que las elipsis temporales injustificadas se hacen abundantes a lo largo de los 68 minutos de película.

¿Que hay del reparto y de Linnea Quigley? Pues bien, Linnea Quigley, que se acreditó a la película con el seudónimo de “Pamela Peck”, interpreta al “cupido”, a una chica que explica situaciones que servirán de introducción de las distintas escenas de sexo que se podrán ver posteriormente. Lo hace vestida con lencería erótica y sentada en un taburete. Respeto a los actores porno que van desfilando destaca la modelo y cantante Samantha Fox, una chica que además del porno y la música dejó su huella en el género de terror con algunas películas casposas, como Una noche para descuartizar (Doris Wichman, 1983), además también de la archifamosa en la “Edad de oro del porno” Hyapatia Lee.


Ahora toca un bodrio. Hablar de Beverly Hills Girls (también conocida como The new Beverly Hills Girls) es hablar de algo guarrete, cutre, y sin interés a excepción de un par de detalles. Personalmente, como película en sí, se trata de uno de los bodrios más remarcables que he visto en mi vida, aunque es curioso la cantidad de cosas merecedoras de ser recordas tras haber pasado ya casi 30 años desde su estreno “direct to video” en 1986, como es, por ejemplo, la promoción que le supuso la película a la banda musical “The Skirts”, liderada por Linnea Quigley. De hecho, el tema Strange Ways lo compuso la actriz estadounidense para la presente película, pero no solo para rellenar la banda sonora sino también para dedicarle una especie de videoclip metido en calzador al guión de la película donde Michelle Bauer improvisa un streeptese, al igual que también ocurriría algo similar en Nightmare Sisters con otra canción. Por otro lado, se trata, en mi opinión, de la película que más acerca Linnea Quigley a la pornografía, que no en una película porno (eso ya lo hizo en Sweethearts), con una escena de sexo lésbico muy subidita de tono y que seguro que complacerá a cualquier fan pajillero de la actriz. Y siguiendo con los pajilleros, decir también que Beverly Hills Girls acoge entre su reparto a algunas actrices porno de la época como son Missy Warnen y Suzanne Dunstan, además de la ex actriz porno Michelle Bauer como comentaba, que todas juntas se pasean por la película la mar de salidas buscando sexo a cada momento, o simplemente chupándose los dedos como si fueran una.... un helado, y eso es algo que se repite en distintas ocasiones de la película... una curiosa fantasía sexual del director que quiso poner en práctica supongo.

La película es una mierda, hablando claro, además la vi en mala calidad de audio y vídeo. Solo decir respecto a su argumento que hay un par de historias supuéstamente de intriga, con mucho sexo por el medio, música rock, y situaciones extrañas, contextualizadas en la famosa calle Beverly Hills, un lugar donde abunda la hipocresía y el dinero. El ritmo de la película recae en Michelle Bauer, teniendo un protagonismo especial, mientras que Linnea Quigley permanece en un segundo plano. Por otro lado, tengo que añadir que en algunas fuentes aparece que en 1991 hubo una continuación llamada "The new Beverly Hills Girls", pero desconozco la existencia de esta película, o de si se trata de la misma película de 1986 reeditada, o sí se refiere al lanzamiento de la segunda historia de la película... No lo sé, sinceramente, cuando lo descubra actualizaré este post. 

La película de 1986 fue dirigida por Mike Hall, y según se cuenta la de 1991 por Ward Jeffries. Yo apuesto a que la primera historia es dirigida por el primer director, y la segunda por el segundo, pero bien, no lo puedo confirmar. En todo caso, la vulgaridad del producto es tremenda, incluso en una escena aparece un micro en pantalla (!!). Bueno, mejor quedémonos con la genial canción de Strange Ways, que es maravillosa, y la escena lésbica de Linnea Quigley:



Igualmente, más que esa escena subidita de tono (que hay varias en la película, e incluso una de similar con Michelle Bauer), lo que de verdad ha hecho que se mantenga viva la película entre cuatro frikis es sin duda el videoclip que ha quedado de la canción Strange Ways del grupo “The Skirts” tal y como he comentado antes. En esa escena se puede ver tocar la guitarra a Linnea, a la bajista original del grupo Haydee Pomar, y a la actriz Becky LeBeau a la batería.

Hace tiempo que tenía ganas de hablar del grupo de música “The Skirts”, ya que pensaba hacerlo justo después del comentario de El regreso de los muertos vivientes, pero finalmente he preferido hacerlo después de Beverly Hills Girls, no se, lo veo más adecuado. ¿Por qué después de la película de Dan O'Bannon? Simplemente porqué ver a Linnea interpretando a una punki no es algo anecdótico, ya que en realidad la actriz llevaba en sus carnes un sentimiento punkarra por ser fan incondicional de grupos musicales como “The Ramones”, “Motörhead”, “Fleetwood Mac”, “Stone Temple Pilots”, “Metallica”, “The Rembrandts” o “AC/DC” entre otros, según cuenta en alguna entrevista. Es por ello que Linnea, años antes de interpretar a esa punki que la llevaría a la fama en el género, quiso formar en el año 1980 un grupo de música junto a su amiga Haydee Pomar (que ambas se conocerían al participar en Vendemos Chocolate) llamado “The Skirts”, y en que también acabaría participando temporalmente hacia 1985 su compañera de profesión Brinke Stevens substituyendo a Pomar y que hoy aún perduran por Internet sus fotografías publicadas para la revista Playboy. De todos modos, un año antes que arrancara la banda, Linnea también tocó la guitarra en un grupo compuesto únicamente por chicas llamado “Mad Whistle”, aunque no sería hasta “The Skirts” que su música le traería éxito musical y comercial. En el grupo Linnea era la vocalista y guitarra, y su acogida por el público fue muy buena, llegando hasta el punto de ser las teloneras de los “The Cramps” en un concierto, poca broma. También algunas de las canciones que compusieron consiguieron aparecer en algunas películas de las que participó posteriormente, como la archifamosa Santa Monica Boulevard Boy, una pegadiza canción que se puede escuchar en la película Nightmare Sisters, además de regalarnos en ésta película un improvisado videoclip; o también la canción Strange Ways que se puede escuchar en la película Beverly Hills Girls, donde también vemos actuar a la bajista del grupo Haydee Pomar tal como explicaba antes. La canción Santa Monica Boulevard Boy hoy aún se puede conseguir en un interesante CD editado por el sello Mystic Records en 1983, en un álbum titulado “The Sound of Hollywood Girls” que acoge a distintas bandas musicales formadas por chicas y que obviamente también trabajaron como actrices. El resto de temas y álbumes es un material muy difícil de encontrar, no solo legalmente sino de forma ilegal. Aquí dejo el videoclip de la película Beverly Hills Girls, pero hay que avanzar hasta el minuto y 20 segundos más o menos para que empiece:


Como es lógico, compaginar el grupo de música con su carrera cinematográfica no fue tarea fácil para Linnea y es por ello que el grupo acabó por disolverse, aunque no fue hasta 2003 que se volvieron a juntar. Tocaron en el festival Monster Mania en Cherry Hill, Nueva Jersey, y el Screamfest en Plantation, Florida, en agosto del 2003.

Ahora toca aparcar la música para volver al cine, porqué mientras Linnea se dedicaba a hacer quintas con la guitarra, su currículum seguía ampliándose, con una película llamada Creepozoides. Gran parte del interés que conllevaría éste filme es que con él se iniciaría una relación profesional con la mítica productora de serie B-Z Empire Pictures, además de ser el debut como actriz a manos del incansable David DeCoteau, un director a lo Jesús Franco por haber dirigido infinidad de películas de las que solo se salvarían 3 o 4. De ese modo, Linnea acabó participando junto a él en distintas películas y Creepozoides es sin duda una de las mejores.

Apenas con un presupuesto de 150.000 dólares, un almacén en Los Ángeles, y 14 días de rodaje, DeCoteau tuvo lo suficiente para rodar Creepozoides, un claro exploit barato de Alien. El reparto estaba encabezado por Linnea Quigley y un puñado de actores amateurs, a excepción de Kim McKamy, que no es más que la actriz porno Ashlyn Gere. La película es casposa, muy casposa, pero a mi me encanta! Tiene todo el carisma y la atmósfera de los años 80, y si soy sincero la considero como una de mi TOP 10 de la Empire Pictures y la Full Moon. Es muy recomendable darle una oportunidad pese a su bajísimo presupuesto, ya que en ella se ofrece de todo!: Cabezas cortadas, un monstruo ridículo, ratas gigantes, gore, zombis y el habitual desnudo de Quigley. Pero más allá de ese repetitivo, gratuito y para nada molesto desnudo, Linnea la verdad es que está genial en Creepozoides, interpretando a una chica dura capaz de pelearse con el monstruo a puñetazos, así que muy lejos de hacerlo como una verdulera. Además, ojito a sus brazos musculados! Poca broma...


2 comentarios:

  1. Juraría que te había firmado el otro día pero veo que no se debió enviar el mensaje. Básicamente decía que juntando todas las partes de este articulo no, articulazo que te has marcado a lo largo de unos meses tienes posiblemente lo mas completo que se puede encontrar por internet sobre este icono del genero. Un saludo ;)

    ResponderEliminar
  2. Gracias tio :) Siempre se ha escrito mucho sobre actores icono del género, pero pocas veces se ha apostado por las mujeres, y eso es algo que encontré a faltar con Linnea Quigley. Justicia!! jeje

    ResponderEliminar