¿Se resuelve el enigma? La verdadera identidad de Jack el Destripador

Uno de los misterios más populares y que jamás se resolvieron es sin duda el caso de Jack el Destripador. Mucho se ha escrito sobre él, también se han contado muchas teorías, aparecido sospechosos de todo tipo, y obviamente el cine también ha querido hacer negocio en numerosas ocasiones.
Pero a lo largo de las últimas décadas, gracias a los avances tecnológicos relacionados con el estudio del adn, los científicos han podido elaborar nuevas teorías sobre la identidad del asesino que asedió el barrio londinense de Whitechappel a finales del s. XIX, llegando incluso a relacionar los sucesos con la monarquía británica o incluso que el asesino podía ser una mujer. Pero hasta el día de hoy, según cuenta el noticiario The Daily Mail, no ha habido jamás una prueba tan potente que culpabilice a una persona como hasta ahora: el asesino podría ser un hombre llamado Aaron Kosminski, un peluquero medio judío y medio polaco que vivía en Whitechappel por aquellos tiempos.
Cabe decir que, el tal Kosminski, ya fue uno de los principales sospechosos de aquellos tiempos, pero la falta de pruebas que le involucraran con los asesinatos le hizo quedar en libertad -aunque no por mucho tiempo, ya que tres años después de los 5 asesinatos de Jack el Destripador (en 1888), en 1991 a Aaron Kosminski le encerraron en un manicomio-.
¿Cómo han llegado los expertos hasta señalar con el dedo a Kosminski? Bien, ante todo hay que tener en cuenta que han pasado ya más de 100 años, e investigar este caso es complicado hoy en día, y por tanto no hay que olvidar que pese a las pruebas existentes que le pueden incriminar hay una parte teórica. Según se cuenta, Aaron Kosminski se cree que no fue exactamente la persona que detuvieron en su día, es decir, que parece ser que la policía londinense le confundió con otra persona con el mismo nombre y apellido y detuvieron a un inocente, y es por ello que lógicamente había pocas -o ninguna- evidencia que conectaran las pruebas incriminatorias con esa persona que detuvieron, ya que lógicamente su coartada tenía que ser muy sólida. Por tanto, se confundieron de persona, quedando así en libertad el verdadero asesino.
Por otro lado, las investigaciones de hoy revelan que se ha encontrado adn del verdadero Aaron Kosminski en un chal que perteneció a Catherine Eddowes, una de las víctimas de Jack el Destripador. Ese adn ha sido encontrado en el chal manchado de sangre que llevaba la víctima en el momento del asesinato, por unos restos de semen impregnados en él que pertenecían a Aaron Kosminski.
El inocente Aaron Kosminski (que dicen que podría tratarse de un tal David Kosminski) murió en 1919 a causa de una gangrena que sufría en su pierna, en el hospital psiquiátrico al que estaba encerrado.
En todo caso todo esto no deja de ser una teoría que, después de 126 años, solo podemos escucharla como una teoría más entre las muchas que corren. En todo caso es quizás ésta es la prueba más sólida de las muchas que se han conspirado, y eso hará seguir escribiendo a la gente ríos de tinta demostrando una vez más que la leyenda de Jack el Destripador sigue viva, muy viva!

 Fuente:
http://www.dailymail.co.uk/news/article-2746321/Jack-Ripper-unmasked-How-amateur-sleuth-used-DNA-breakthrough-identify-Britains-notorious-criminal-126-years-string-terrible-murders.html

Si clicas AQUÍ puedes leer un completo artículo dedicado a Jack el destripado.

Comentarios

  1. El blog "Caspa Siniestra" te ha nominado para los "Versatile Blog Awards": http://caspasiniestra.wordpress.com/2014/09/10/caspa-siniestra-en-los-versatile-blogger-awards-2014/
    Saludos y felicidades!!

    ResponderEliminar
  2. Un placer siempre leer el blog "Caspa Siniestra" :)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario