Over your dead body - Takashi Miike, 2014



-TÍTULO ORIGINAL: Kuime
-AÑO: 2014
-DURACIÓN: 111 min.
-PAÍS: Japón
-DIRECTOR: Takashi Miike
-GUIÓN: Kikumi Yamagishi
-MÚSICA: Kôji Endô
-FOTOGRAFÍA: Nobuyasu Kita
-REPARTO: Kou Shibasaki, Ebizô Ichikawa, Hitomi Katayama, Ikkô Furuya, Hideaki Itô, Toshie Negishi, Hiroshi Katsuno, Miho Nakanishi
-PRODUCTORA: Dentsu / Sedic International

NOTA: 7


Cuando hay que ver una nueva película de Takashi Miike hay que estar preparado a todo. Son muchos los estilos con los que ha trabajado el director japonés, dejando claro que es especialista en todo y a la vez lo es de nada. Solamente ha dejado claro desde siempre que es un artesano que hace arte con lo que le ofrecen trabajar. Pero, su artesanía ha hecho que en los últimos años muchos de los fans le acusen de un cierto abandono del cine agresivo, hiperviolento y moralmente insultante que le había caracterizado, para dirigir películas mucho más formales. Acaso a día de hoy alguien recuerda Visitor Q?

Over your dead body es la nueva película de Takashi Miike, y se trata de un filme que pretende acabar con el debate entre los que defienden el Miike de hace un tiempo, con los que aman el Miike actual, y es que en la presente película hay momentos para todo: desde la formalidad y el respecto por el clasicismo más puro del cine jidai-geki, hasta los extremos más irracionales del director, así que Over your dead body se trata de una película que debería complacer a todo el mundo. La historia está basada en un libro escrito en Japón hace más de 200 años por Tsuruya Nankobu IV, titulado “Yotsuka Kaidan”, una historia tradicional de fantasmas muy popular en Japón. Pero, Miike, se apodera de la idea original para ir más allá y desarrollar una historia distinta, una en la que unos actores modernos se están preparando para una producción cinematográfica de bajo presupuesto y que resulta ser una adaptación de la novela de Nanboku. Dicha película que están rodando cuenta como un samurái arruinado seduce a una mujer y posteriormente asesina a su padre, con el único objetivo de heredar el patrimonio familiar. Pese a ello, el samurái consigue casarse con la mujer, y acaba concibiendo un hijo junto con la fortuna familiar. El tiempo pasa, y el samurái, ya rico, decide abandonar a su mujer para casarse con otra más mucho más joven. El trauma causado a su esposa hace que al cabo de un tiempo ella regrese como un espíritu, con la intención de exigir una venganza terrible sobre él y su nueva esposa. Lo retorcido de la película de Miike es que el grupo de actores que participan en el rodaje de la película, acabarán comprobando como la vida y la ficción se fusionan de un modo macabro, terrible, y todo sea dicho, impensable.

Over your dead body me ha parecido genial, tanto por las intenciones de Miike a hacer callar la boca a los que aman a un Miike concreto -el formal y maduro vs el gamberro y violento-, como sobretodo por la calidad técnica y artística de la película. Con 13 Asesinos y Harakiri Miike demostró que domina el clasicismo japonés más puro a la perfección, tanto en su puesta en escena como en el pulso narrativo de todo aquél cine jidai-geki más tradicional. De ese modo, el director japonés vuelve a ofrecer al espectador otra película de carácter formal y hermoso, y obviamente también de ritmo bastante tedioso. También, tal y como ocurre en el cuento original, poco a poco ese ritmo lento cargado de larguísimas conversaciones y aparentemente carente de acción, se irá oscureciendo, llegando el turno a los asesinatos, y además de consolidarse un clima malsano totalmente pesadillezco en que diferentes visiones afectarán a los protagonistas y les hará vivir un calvario. Es decir, el ritmo de la película pasa de ser somnoliento a llegar hasta el Miike más contundente y directo. Eso sí, no exagero si digo que no ocurre absolutamente ninguna escena que se pueda asociar al género de terror hasta bien entrada la hora de metraje.


La puesta en escena del set de rodaje recuerda a la austeridad del teatro Kabuki, en que su escenografía limitada permite establecer al espectador un marco referencial entre el mundo real y el ficticio, un marco que cada vez se va diluyendo más entre dos mundos que acaban por entrelazarse. En el fondo, eso no es más que una meta-referencia al universo Llamada perdida, en que una simple llamada es la que origina un tránsito de elementos malignos provenientes de otro mundo. Esa escenografía es la clave para demostrar que la distancia entre los dos mundos es cada vez menor.

Seguramente lo peor de la película es la utilización del CGI en algunas escenas gore, que todo sea dicho, queda realmente feo, aunque es cierto que Miike lo utiliza en momentos puntuales. Lo habitual en el filme es una práctica mucho más casera, tanto en las escenas de sangre y violencia, como las de sustos, tal y como corresponde en este tipo de películas más formales. Ese CGI completamente prescindible sería lo más criticable de la película, y bien, también hay que reconocer que a Over your dead body le cuesta demasiado arrancar, pero hay que tener claro antes de ver la película que Miike ha querido preservar un pulso narrativo tradicional japonés y que paciencia, porque lo bueno se hace esperar.




LO MEJOR: La puesta en escena y el pulso narrativo de la película, que puede presumir de ser un buen ejemplo de clasicismo japonés. Pero aún mejor es como el director se apodera de todo este planteamiento para convertir la película en 100% Miike, en una perfecta mezcla entre tradición y contundencia que hará callar muchas bocas.

LO PEOR: El CGI, y sobretodo que a Over your dead body le cuesta demasiado arrancar. Se hace aburrida al principio.


Comentarios

  1. El cgi si acaso se ve, que yo no lo note. en serio lo malo el cgi xddd santo.

    Por cierto dura 95 minutos no 111, que acabo de verla. señores poner bien lo que dura que despues va uno al cine a verla y se encuentra de que dura menos esperando que dure 15 minutos mas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como bien ya he indicado en la crítica, el único cgi utilizado se encuentra en las escenas gore. Mejor si no lo notaste, pero particularmente me pareció algo fuera de lugar, feo, e incongruente para un filme que presume de clasicismo y elegancia.

      En cuanto a la duración... 111 min. es lo que duró la peli en Sitges. Si has visto un montaje recortado eso ya no es cosa mía. Te recomiendo que busques la versión íntegra.

      Un saludo.

      Eliminar

Publicar un comentario