sábado, 18 de abril de 2015

Cuadernos rusos y ucranianos: una mirada a Rusia a través del dibujante Igort



“Cuadernos Ucranianos” (Sins Entido, 2011) es la punta de un iceberg, la parte visible de un largo proceso de investigación por parte de un dibujante de cómics autollamado Igort, que pretende dar a conocer una realidad social que él acaba considerando como “herida” tras su pasado soviético. También su más reciente obra (y a la vez paralela) titulada “Cuadernos Rusos”, una obra que pretende desenmascarar la verdadera naturaleza de una dictadura disfrazada de democracia como es la Rusia de Putin. Como digo, ambas obras son las últimas del dibujante italiano (pero de origen ruso), y que aterrizó en Barcelona de la mano de Ediciones Salamandra para acudir al 33 Salón del Cómic y explicar a los asistentes a través de una interesante conferencia todo lo vivido en Ucrania y Rusia, además del proceso de creación de las obras.

Ante todo, debo decir que la conferencia dejó de lado la propia obra del autor. De hecho, ni siquiera se llegaron a mostrar las portadas, ni su contenido, ni el diseño del dibujo,... nada, Igort priorizó en dar a conocer la denuncia de lo que expone en sus obras que las propias obras en sí. Lo cierto es que, pese a ello, Igort es un autor que hace lo que quiere, es decir, que no se trata de un autor artesano que trabaja a base de encargos editoriales como pueden ser la mayoría de los invitados de esta edición del Salón, y por lo tanto, su conferencia se hizo muy instructiva y por lo tanto también lucrativa para los asistentes.

Igort quiso dejar claro que él no es un periodista, él es un narrador y que cuando se interesó en estos trabajos quería realizar unas obras que hablaran sobre las personas, sobre la realidad social que se vive en ambos países. Para ello se fue a vivir a Ucrania durante 2 años, y se dedicó durante ese periodo a conversar con personas, escucharlas, y sobretodo observar la realidad de un país que él considera “herido”. “Para mí, Ucrania es un país oscuro y sobretodo hostil, herido por su pasado, y obligado a ser silenciado por el gobierno ruso”. También quiso destacar el autor la importancia de las redes sociales. Comentó que hay páginas de Facebook que publican imágenes del conflicto actual del país y que incomodan al gobierno ruso, incluso imágenes de soldados rusos muertos en combate. Esto contrasta con la versión oficial rusa de que ellos no participan en el actual conflicto ucraniano en la región pro-rusa de Donetsk. Por lo tanto, toda esta incomodidad se intenta silenciar con la censura.

Por otro lado, el autor reconoció a lo largo de la conferencia que “Cuadernos Rusos” empezó siendo una cosa y terminó siendo otra, gracias sobretodo a la influencia hizo en él el testimonio de Anna Politkovskaya, la periodista que -según fuentes no oficiales- fue asesinada por el gobierno de Putin. Según comentó “la actual obra “Cuadernos Rusos” es lo que es gracias a Anna, que aunque no llegué a conocerla personalmente porqué ya estaba asesinada, conocí a su amiga Galina Ackerman, que me mostró todo el material que tenia recopilado Anna, y por eso la obra acabó reconvirtiéndose en lo que es. De todos modos, mi obra recoge las intenciones de Anna, pero no es una obra sobre Anna Politkovskaya”. Por lo tanto, la obra acabó transformándose poco a poco hacia un cómic de denuncia mucho más potente de lo que el autor imaginaba en un principio.

Según comentó Igort, la gente en Rusia vive con miedo, en parte por la invasión rusa que hubo en el Cáucaso. Las víctimas de ese conflicto, gracias a los contactos de Anna Politovskaya, pudieron reunirse con Igort para conocerle. “Cuando creaba la obra quería escuchar a las víctimas, conocerlas, y también a los propios soldados rusos implicados en el conflicto, que son obligados a comportarse violentamente. Yo no creo en los héroes, solo creo en las personas, y al observarlas me di cuenta que todas ellas habían cambiado, su vida ya no era la misma. (…) Algunas de las historias que me explicaban molestan al gobierno ruso y por eso las quieren silenciar”. De todos modos, el autor también quiso dejar claro que tanto “Cuadernos Ucranianos” como “Cuadernos Rusos” no quieren tomar una posición política al respecto, sino que solo pretenden mostrar una percepción de la realidad social en Ucrania y Rusia a partir de la visión del autor, para que luego el espectador pueda opinar. Igualmente el cree que las imágenes hablan por sí solas.

Hacia el final de la conferencia se le preguntó al autor italiano si en algún momento ha llegado a temer por su vida, y comentó que sí, que ha llegado a temer por ella “Cuando estuve en Rusia viviendo, una vez, preguntando a unos ciudadanos sobre su opinión sobre el conflicto de Chechenia, de golpe me apareció un hombre muy alto y grande predispuesto a conocerme. Sus preguntas eran con un tono amenazador, y rápidamente me di cuenta que aquella persona era del servicio secreto ruso”. Igort, finalmente, quiso dejar claro que él solo pretende hacer obras sinceras y honestas, y que quiere seguir haciendo obras con el mismo formato documental.

Por último, Igort habló sobre sus futuros proyectos, y comentó que actualmente se encuentra trabajando en “Cuadernos de Japón”. “Será menos trágico que los “Cuadernos Ucranianos” y hablará sobre la belleza de la cultura japonesa, de su literatura, y también del código guerrero tradicional que caracteriza el carácter del ciudadano japonés. También sobre su espiritualidad y tradiciones. Yo amo Japón, viví algunos años allí, y quisiera hacer mi particular homenaje al país”.




¿Mi Vida? Considero que todo lo que ha sucedido y lo que he visto en Chechenia ma han hecho más sabia... mejor persona Anna Politkovskaya.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada