viernes, 10 de abril de 2015

Roman (May 2: The Story of Roman) - Angela Bettis, 2006




TÍTULO ORIGINAL: Roman (May 2: The Story of Roman)
DIRECTORA: Angela Bettis
GUIÓN: Lucky McKee
AÑO: 2006
DURACIÓN: 92 min.
PAÍS: Estados Unidos
MÚSICA: Jaye Barnes Luckett
REPARTO: Lucky McKee, Nectar Rose, Kristen Bell, Ben Boyer, Mike McKee, Jesse Hlubik,Chris Sivertson, Ernie Banks, Adam Gierasch, Eddie Steeples, Thomas Beaumont
PRODUCTORA: Auteur Entertainment

NOTA: 6.5






Roman es una película del 2006 que parte de la ópera prima de Lucky McKee May, ¿Quieres ser mi amigo?, como si fuera una secuela. De hecho, su título americano es ni más ni menos que May 2: The Story of Roman, pero ni May aparece, ni los medios técnicos de la película original son los mismos, ni el talento tras la cámara, ni delante, ni, en general, el resultado de la película. De todos modos el guionista de Roman es el propio McKee, que abandona esta vez su faceta de director para preocuparse en imaginar la historia, además de desarrollar tareas en la producción e interpretación principal de la película. Por otro lado, Angela Bettis, la protagonista de May, ¿Quieres ser mi amigo? debuta como directora. Por lo tanto, los responsables del filme original han invertido sus roles para confeccionar esta falsa secuela.

Roman pretende explicar una idea parecida al filme original pero trasladado a otro personaje: Roman (interpretado por Lucky McKee). Como digo, la idea es similar: un hombre con grabes problemas de socialización está enamorado de la vecina de delante de su casa, pero una vez se conocen, la incapacidad de Roman a relacionarse con ella le acaba empujando a asesinarla, y de ese modo empezará así una relación sentimental con con la víctima, es decir, con un cadáver. Hasta aquí los vínculos con May, ¿Quieres ser mi amigo? son evidentes, pero ha diferencia de ésta u otras películas más extremas como Nekromantik, el personaje Roman evoluciona a lo largo de la trama a partir de los delirios de su mente enferma hasta acabar por sorprenderse a si mismo al verse capaz de conocer y sentirse cómodo con otra mujer que aparece en su vida, una que está viva. Por lo tanto, la película se aleja del terror del filme original, de rocambolescas “construcciones” del novio ideal, incluso de los asesinatos y el gore, para ofrecer un producto más dramático que trata sobre un inadaptado con problemas de socialización que poco a poco irá humanizándose.


Es sencilla la trama, humilde la producción, poco atrevida la dirección, cutre la postproducción, y pésima la interpretación principal de Lucky McKee. Si soy sincero Roman parece un filme hecho entre un grupo de colegas con presupuesto 0, aprovechando el apartamento de verano de uno de ellos y la colaboración de unos extras atraídos por el bocadillo que se les regalaba tras su participación (entre ellos el director y amigo íntimo de Lucky McKee Chris Sivertson). De hecho, por lo que se comenta en el audiocomentario del DVD de la película, la historia de Roman parte de un texto que escribió la propia Angela Bettis en su etapa universitaria, y que Lucky McKee se encargó de darle mayor forma unos 15 años después. Y Roman es así, muy sencilla en su conjunto, pero a ser sincero tras ese look modesto se encuentra un filme mucho más interesante de lo que parece. Desde la pálida fotografía de la película, junto con los largos silencios mezclados entre conversaciones vacías que ofrecen los personajes, son para nada gratuitos, ya que tanto esos colores apagados como ese ritmo narrativo representan los sentimientos sombríos de Roman, que contrastan con las actitudes alegres de los dos personajes femeninos que aparecen a la película: Isis y Eva, y a la vez reforzando la idea que Roman no es más que un joven reprimido con la psique cargada de fantasías eróticas y con la violencia interiorizada de modo latente apunto de explotar en cualquier momento. Para mí, Roman es un filme independiente en que cualquier defecto técnico debe considerarse en segundo lugar, en favor de una bonita historia sobre un psicópata que solo desea ser “normal” y enamorarse.



Además, en Roman el espectador se encontrará con una idea que me ha parecido muy interesante, como es la de intentar hacer parecer bonita esa parte de la vida que es la muerte. Roman intenta hacer feliz a un cadáver, y el personaje de Isis intenta hacer pasional y armonioso el proceso de la defunción. Es incluso poético ver como ambas situaciones se acaban uniendo en un interesante clímax final. 




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada