Mundo Caníbal (Ultimo mondo cannibale) - Ruggero Deodato, 1977


-TÍTULO ORIGINAL: Ultimo mondo cannibale
-AÑO: 1977
-DURACIÓN: 92 min.
-PAÍS: Italia
-DIRECTOR: Ruggero Deodato
-GUIÓN: Tito Carpi (Historia: Renzo Genta, Gianfranco Clerici)
-MÚSICA: Ubaldo Continiello
-FOTOGRAFÍA: Marcello Masciocchi
-REPARTO: Massimo Foschi, Me Me Lai, Ivan Rassimov, Sheik Razak Shikur, Judy Rosly,Suleiman, Shamsi
-PRODUCTORA: Erre Cinematograsica S.r.l.


NOTA 7



Tres años antes que Ruggero Deodato cocinara su película más emblemática, Holocausto Caníbal, se vio envuelto de casualidad en una producción también perteneciente al subgénero mondo titulada Mundo Caníbal (Ultimo mondo cannibale, 1977). Dicha película, quizás menos popular que otras obras del subgénero pero no menos interesante, surgió precisamente tras el éxito del filme de culto de Umberto Lenzi rodado 5 años antes (1972) titulado El país del sexo salvaje (Il paese del sesso salvaggio, 1972), concibiéndose como una secuela directa. Por aquél entonces, Deodato, pese a haber dirigido ya otras obras, seguía siendo un novel en la industria a diferencia del largo recorrido que ya tenía Lenzi, por lo que hace sospechar que el hecho de que éste último no participara en la secuela pudiera ser por motivos económicos, pero quien sabe. En todo caso, Ruggero Deodato debutó con Mundo Caníbal en el cine de terror, con no menos fortuna que su predecesor.
La película sigue los esquemas habituales del mondo, tales como el hecho que un puñado de jóvenes se adentran en la selva amazónica (esta vez en la selva de Manila, pero eso es lo de menos), se pierden en ella, y una tribu de indígenas nativos les hará la vida imposible. En cuanto a esto, Mundo Caníbal no destaca por su originalidad. En todo caso sí es interesante de ver como Deodato aporta un estilo fresco a la dirección a través de algunos planos realmente bien trabajados, así como también concebir la selva y sus peligros naturales como un personaje más de la trama. La verdad es que se agradece el buen trabajo de fotografía empleado por MarceLlo Masciocchi, también en cuanto a rodaje de escenas con animales, que son abundantes y se nota que no han sido tomadas de un documental cualquiera, algo que aunque parezca mentira películas como La montaña del dios caníbal (La Montagna Del Dio Cannibale, 1978) sí hicieron sin ningún tipo de vergüenza.

La película está dividida en dos partes bastante diferenciadas. Una primera alberga la búsqueda de los protagonistas a su compañera, supuestamente perdida en la selva, hasta que uno de ellos (Massimo Foschi) acaba siendo capturado por la tribu de indígenas, siendo torturado, humillado, vejado, e incluso venerado por ser supuestamente la cena de la tribu. Una segunda parte, con más ritmo pero demasiado dilatada, consiste en la huida del protagonista junto con una mujer caníbal (Me Me Lai) que supuestamente retiene para que le guíe hasta donde se encuentra el avión con el que llegó a la selva. Sin duda esta última parte, basado en un tour de force la mar de entretenido, es la que explota todo el potencial gore de la película, a la vez que regala al espectador una bonita fotografía de parajes idílicos de la selva de Manila.


En cuanto a la contundencia de la película, Mundo Caníbal está perfectamente en la línea de otros filmes del mismo tipo. En ningún momento se preocupa por suavizar ciertas escenas, y momentos como el de las hormigas, o simplemente el “festín” de carne final, son un ejemplo de tener pocas manías. Tampoco las hay a la hora de mostrar las matanzas reales de animales que tan habituales eran en el mondo, esta vez tocándole pringar a un cocodrilo además de una anaconda y distintas aves.

Ya resumiendo, Mundo Caníbal es una película que pretende explicar al espectador cómo en un entorno natural -y por lo tanto salvaje-, solo impera el salvajismo. Es decir, adaptarse al entorno o morir, y es eso lo que el personaje interpretado por un brillante Massimo Foschi va experimentando a lo largo de la trama, como es su deshumanización, que cristaliza a partir del  momento que decide violar a una indígena. Los sentimientos, la tolerancia, el respeto,...todo se pierde cuando lo que de verdad importa es sobrevivir, comer y beber agua, llegando incluso a ser borrosa la línea que separa a los teóricamente buenos de los malos. Pero, digamos que, la cosa no va exactamente de buenos o malos, sino de fuertes y débiles, de comer o ser comido, y de aquí a que Deodato se obsesione en retratar la selva como un personaje más de la trama, ya que es claro instigador de la deshumanización de los personajes.
 El otro personaje destacable es Me Me Lai, la mítica actriz de origen brimano que participó en numerosas películas del subgénero mondo a lo largo de los 70, tales como la presente Mundo Caníbal y El país del sexo salvaje, además de participar también en 1980 de nuevo junto a Umberto Lenzi en la indigerible ¡Comidos Vivos! (Mangiati vivi!, 1980). Todas ellas luciendo sus pecho operados, y de ese modo demostrando ser la más creíble de las indígenas caníbales... je,je. Ahora en 2015, ya convertida como uno de los pocos iconos vivos que representan a este tipo de cine, se ha visto involucrada en un documental titulado Eaten Alive! The Rise and fall of the italian cannibal Film, un documental que pretenderá desvelar las claves del éxito del genero mondo en Italia así como su desaparición en los años 90, y que por si fuera poco visitará el Festival de Sitges a presentar la película.
(Me Me Lai)

¡Allí estaremos!

Comentarios