Un dia perfecte per volar (Un día perfecto para volar) - Marc Recha, 2015




TÍTULO ORIGINAL: Un dia perfecte per volar
AÑO: 2015
DURACIÓN: 70 min.
PAÍS: Catalunya
DIRECTOR: Marc Recha
GUIÓN: Marc Recha
MÚSICA: Pau Recha
FOTOGRAFÍA: Hélène Louvart
REPARTO: Roc Recha, Sergi López, Marc Recha
PRODUCTORA: Batabat / Televisió de Catalunya (TV3) / Televisión Española (TVE)



NOTA: 7



Marc Recha con "Un día perfecto para volar" ha vuelto a seducir a la crítica especializada. El público, algo muy diferente, ya veremos. Pero, sea como sea, lo que está claro es que con su nuevo filme Recha sigue fiel a sus mecanismos de trabajo basados en la austeridad (la producción es de coste 0), el intimismo, y en dedicarse a hacer profundo lo que aparentemente es llano. Esta vez lo hace trabajando una bonita historia que trata sobre los seres queridos que ya no están, a través de la visión del mundo que percibe un niño pequeño (Roc Recha, hijo del director), un niño que juega con un cometa sobre el macizo del Garraf acompañado por su padre (Marc Recha, director).

La historia, lejos de querer ser pretenciosa, destila una evidente sencillez narrativa a base de diálogos vacíos y situaciones banales, pero que esconden detrás toda una performance por parte de una persona, Sergi, que sirve para que el niño sea feliz. Para este niño, este "día perfecto", es un día en el que pueden aparecer gigantes cualquier lugar, animales salvajes, e incluso aquellos que más ama. Es, en definitiva, una bonita historia de fantasía, pero una bonita historia sin historia, cine sin cine, diálogos sin guión, una película que se preocupa al querer entretener al espectador a través de un cometa medio desgarrado que tiene problemas para despegar, y por si fuera poco enreda su hilo con los matorrales cada dos por tres. No sé si estamos ante un día perfecto para hacer volar ese cometa, pero sin duda la paternidad puede hacer mágico este día, también la amistad, e incluso la muerte.


Y por brillante Sergi (Sergi López). Quién es Sergi? De dónde sale? Pues sinceramente, una vez vista la película, y qué más da? Dicen que los sueños son en realidad una visión de nuestros deseos más atávicos y que se manifiestan mientras dormimos. Personalmente, muy a menudo no los acabo de entender, pero lo que tengo claro es que cuando un sueño es hermoso no le busco ninguna lógica, pero sí me quedo con la buena sensación vivida. Mi sabor de boca después de ver "Un día perfecto para volar" es, efectivamente, bueno, y básicamente porque la relación de Sergi con el niño es para quitarse el sombrero, ya que muestra un humanismo encantador, una ternura que hace arrancar sonrisas, y en sí, se trata de una bonita historia sobre la amistad y la muerte en la que su final consigue golpear, y no precisamente en lo que sucede. Y lo siento, pero alguien lo tenía que decir, no se cuando demonios se le empezará a reconocer a Sergi López el gran actor que es.

"Un día perfecto para volar" es una obra no apta para todos, donde los gigantes existen y los amigos siempre están a tu lado incluso cuando no están. La vida, para un niño, es una aventura basada en pretender ser feliz, en conseguir hacer despegar un cometa gracias al amor, el conocimiento y la amistad. Por todo ello, no es necesario un principio, ni tampoco un final, simplemente con unos escasos 70 minutos es suficiente para decirlo todo sin decir nada.


Comentarios