Mesa redonda "Hablemos de Ibáñez"



Entre Frank Miller, Brian Azzarello, Superheroínas, o coches fantásticos, el cómic español también ha tenido su espacio en el Salón, y lo ha hecho con su autor más aclamado hasta la fecha: Paco Ibáñez. El barcelonés, que recién ha cumplido 80 años, ha visto como el Salón Internacional de Cómic de Barcelona le ha retado un homenaje con una enorme exposición llena de bocetos originales así como un “regalo” de cumpleaños realizado por 80 autores distintos, tantos como años cumple.

Pero más allá de la exposición, el Salón también organizó una mesa redonda que reunía a Carlos Areces, Josep Solana “Joso”, y Kiko Da Silva, además de la moderación de Vicent Sanchis. Curiosamente Paco Ibáñez, quien sabe si por motivos de agenda, no participó en ninguna conferencia ante el público más allá de las firmas que hizo en el stand de Ediciones B, algo que eché mucho en falta. Igualmente dicha mesa redonda sirvió para dar a conocer al público algunas curiosidades del autor así como algunas de las claves de su éxito.

Para un servidor, la frase más contundente que se escuchó a la mesa redonda fue a cargo de Kiko Da Silva “Ibáñez aún hace 2 álbumes por año, con 80 años, y es el único autor que aún sobrevive de la escuela de Bruguera”. Además Kike reconoció que si se dedica al mundo del cómic es gracias a Ibáñez y a Bruguera “Ibáñez se convirtió en mito, un dibujante famoso. Yo quería hacer cómics como Ibáñez”, dijo el dibujante. Para él, la obra de Ibáñez és un ratrato de España desde una perspectiva sociológica, de costumbres, y con ella incluso se podría hacer un análisis sociológico de la realidad que vivió el país durante 60 años, el tiempo que lleva Ibáñez dibujando. Por último destacó que el público no debería olvidar que Ibáñez sigue vivo, y dibujando, y que es una realidad activa que merece una atención y respeto por parte las instituciones.

Por su parte, Carlos Areces, también un gran admirador y experto en la obra de Francisco Ibáñez, aportó las pinceladas de humor y curiosidades de la mesa redonda. Comentó que Ibáñez supo renovar el slapstick (cine de humor característico de los años 20, habitualmente protagonizado por actures como Buster Keaton y Charles Chaplin), trasladando el género en el cómic. Además, Ibáñez fue sin duda una gran influencia para otros muchos dibujantes. También apunto sobre el poco valor que le otorga a su obra el propio autor “Está vivo, pero no le da importancia a su obra. Él es el autor español más importante de lña historia del TBO y habitualmente no recuerda haber participado a determinadas obras de gran valor”.

Finalmente comentaron que las historias de Ibáñez poseen un humor español dirigido principalmente a españoles, pese a que sus obras pudieran ser publicadas a otros países y llegar incluso a triunfar, como en Alemania. Comentaron los tertulianos que “tenemos un humor muy propio, una manera de entender la vida, y que quizás fuera de España es difícil que puedan llegar a entender”.

Areces, ya a la recta final, comentó algunas anécdotas sobre la relación de Ibáñez con la editorial Bruguera, errores de la exposición (se ve que se coló algún boceto original de Vázquez), sobre las adaptaciones cinematográficas (solo destacó positivamente las de Fesser), así como un par de matices sobre la censura que sufrió el autor. Comenta respecto a ésto que, solo en 3 ocasiones, Ibáñez sufrió la censura franquista, y por eso le llegaron a censurar algunos gags. Uno de ellos fue sobre el Dr. Frankenstein, con los argumentos del régimen franquista que “solo Dios puede crear vida”, además de otro gag sobre unos pulpitos y su descendencia...


En fin, una mesa redonda muy amena y llena de curiosidades, que complementaba a la perfección una expo grande, muy grande, tan grande como el talento de Ibáñez.




Comentarios