100 años del nacimiento de Will Eisner. Exposición dedicada al autor en el Salón del Cómic de Barcelona



En el ya pasado mes de Marzo de 2017, coincidiendo con la 35 edición del Salón del Cómic de Barcelona, se cumplieron 100 años del nacimiento de quien no me tiembla el pulso a identificar como el padre del cómic americano: Will Eisner (1917-2005). Muchos dibujantes como Frank Miller o Stan Lee han bebido de su obra través de personajes creados por el autor como The Spirit, así como de tratarse del creador de lo que hoy consideramos como novela gráfica.

Debida a esta coincidencia, el Salón preparó una exposición dedicada al autor en la que se pudo ver la evolución artística del autor, bocetos originales, conversaciones reflexivas con otros autores como Frank Miller, así como un recuerdo por sus 3 visitas a Barcelona. Una exposición no demasiado voluminosa por la importancia de Eisner en el mundo del cómic, pero sí con contenidos suficientemente interesantes para acercar al autor a los nuevos lectores.

En la primera isla de la exposición el visitante pudo ver la evolución de Eisner a su etapa inicial en los comic books a través de algunos de sus primeros trabajos, destacando por encima del resto la serie The Spirit, publicada entre 1940 y 1952 como suplemento de prensa. La segunda parte de esta primera isla estuvo dedicada a su trayectoria en el mundo de la publicidad y la pedagogía.

Ya en la otra isla el visitante se encontró con un espacio dedicado a Contrato con Dios (1978), una obra que inicia un nuevo concepto de cómic dirigido exclusivamente al público adulto. Seguidamente, como comentaba antes, la exposición también quiso recordar las 3 visitas que Eisner hizo al Salón*, así como dedicarle unos dibujos realizados por distintos autores españoles en que se homenajeaba el autor (Daniel Acuña, Kim, Javier Olivares, Pepo Pérez, Paco Roca, David Rubín, Tomeu Seguí, Daniel Torres y Alfonso Zapico). Todo en su conjunto fue una exposición más que interesante.

Y tal como dijo la misma organización del Salón, “Conocer la obra de uno de los maestros del cómic nos ayuda a ser más sabios”. Por lo tanto, una exposición que quizás no profundiza en el autor ni revela nada nuevo a los más enterados, pero sí sirvió para aproximar a los nuevos lectores a un autor imprescindible.


*1a: 1r Salón del Cómic y la ilustración (1981)
 2a: 8 Salón Internacional del Cómic de Barcelona (1991)
 3a: 21 Salón Internacional del Cómic de Barcelona



Comentarios