See No Evil 2 - Jen Soska, Sylvia Soska, 2014


-DIRECTOR: Jen Soska, Sylvia Soska
-GUIÓN: Nathan Brookes, Bobby Lee Darby
-AÑO: 2014
-DURACIÓN: 90 min.
-PAÍS: Estados Unidos
-FOTOGRAFÍA: Mahlon Todd Williams
-REPARTO: Glenn Jacobs, Danielle Harris, Katharine Isabelle, Kaj-Erik Eriksen, Michael Eklund,Greyston Holt, Chelan Simmons, Reese Alexander, Lee Majdoub
-PRODUCTORA: Lionsgate / WWE Studios

NOTA: 5


Siempre he creído que la mayor virtud del slasher es que se trata del único subgénero del cine de terror que ha tenido claro que el respecto a sus tópicos es lo que más valora su público. A partir de aquí, solo se puede esperar encontrar en una película de este tipo una estética propia, más o menos giros narrativos, sustos, casquería, y en general, un sello personal por parte de un director\a que ayude a hacer desmarcar su obra de lo básico y común.

See No Evil fue una obra que se limitó a lo básico y común, y encima tiene defectos por todos lados. Llena de incoherencias narrativas, y un argumento estirado como un chicle sin ningún tipo de imaginación, para mí fue una obra fallida que no destacó en nada y acabó siendo un rotundo -y merecido- fracaso de crítica. Pero unos pocos años después (2014) llegó una insospechada secuela: See No Evil 2. LionsGate, productora de la saga, parecía que se tomó en serio el proyecto y supo detectar lo que fallaba en la primera parte y lo resolvió a base cariño freak a una secuela que, sin hacer tanto ruido como fue la primera, consiguió un resultado más simpático. Para mí, la elección de las hermanas Soska como directoras aportaron talento tras la cámara y como siempre una perspectiva de género aplicada a la película muy interesante; además de trabajar un guión que si más no era coherente, también mucho más rabioso, y que incluso se permite el lujo de aplicar algún que otro guiño a clásicos del género; y por no hablar de un reparto que acogía a estrellas de la serie B del género como son Danielle Harris y Katharine Isabelle -ojito a su interpretación-. See No Evil 2 cogió una forma interesante.



Insisto que el respecto por la primera parte existe, pero se mejora un poco la idea: un escenario tétrico como es una morgue, acoge un grupo de jóvenes celebrando un cumpleaños, que se verá interrumpido por la aparición del asesino. Un escenario otra vez tétrico, pasillos laberínticos, y con una salida del recinto que solo se encuentra al final de la película: esto es See No Evil en estado puro. See No Evil 2 es otra película del gato y el ratón en un escenario cerrado que no ausenta la mala leche y violencia, una fórmula simple y poco novedosa pero que suele funcionar bien ante el público por ser directa en cuanto a idea. Una historia que pasa de largo de todo el pasado del asesino a lo Ed Gein -muy visto ya- y se limita a otorgarle un carisma propio, justificando sus actos por su naturaleza malvada, y esto sin olvidar de una estética más molona respecto la primera parte. El mal ya no se justifica.


Desde dirección se nota que las hermanas Soska, pese a aprovechar un guión que no han escrito, dejan entrever en distintas escenas su particular visión retorcida, también feminista, y como no podía ser de otro modo, con un cameo personal de lo más bizarro justo en el momento que sus nombres aparecen en los créditos de la película. Pero también, se nota con ellas una mejor fotografía, que quizás no tan cuidada en cuanto a escenografía (se nota un menor presupuesto), pero si en cuanto a iluminación. Además, las hermanas Soska dominan bien los fuera de campo a la hora de rodar, algo imprescindible en el cine de terror para así desarrollar escenas de tensión, y lo cierto es que a veces consigue resultados plausibles como la escena del ascensor, con Danielle Harris.

See No evil 2 mejora la original, que ya es mucho decir cuando hay que aprovechar el desastre de la primera parte. No estamos ante una buena película, y se nota en detalles como que en esta ocasión el guión, pese a no ser incoherente, vuelve a ser vacío y a estar estirado como un chicle. Hay mucha pobreza argumental, ningún giro narrativo y en general pocas ideas a la hora de combatir al asesino más allá de persecuciones por pasillos y habitaciones de la morgue, y por en medio un abundante bodycount. También se hecha en falta más dinamismo escénico y un objetivo argumental con más músculo que el de la simple supervivencia ante el asesino. Todo esto en su conjunto, son consecuencias de la pobreza del guión. Pero ojo, esto no es siempre del todo malo, pese a convertir la película en una obra muy pobre artísticamente más allá de lo estético -que en ésto hay poco que objetar-. Para mí, que en esta película solo haya pura diversión a base de carne y acero, juventud y perversión, y sangre y alcohol, no es más que un perfil de película que busca aportar al público unas sensaciones concretas. Todo fluye bien en See No Evil 2, y por suerte, obras como ésta existen, obras que no piden invertir neuronas al espectador, solo disfrutar de uno de los juegos de cacería humana más directo, visceral y puro de los últimos años, y para luego olvidar lo visto. Es, sin lugar a dudas, un producto ideal como entretenimiento, tan sincero con sus intenciones que a cualquiera que disfrute con el slasher y la serie B sabrá valorar.


(Jen Soska, Sylvia Soska)

Comentarios