The Belko Experiment - Greg McLean, 2016


-DIRECTOR: Greg McLean
-GUIÓN: James Gunn
-AÑO: 2016
-DURACIÓN: 88 min.
-PAÍS: Estados Unidos
-MÚSICA: Tyler Bates
-FOTOGRAFÍA: Luis David Sansans
-REPARTO: Michael Rooker, Tony Goldwyn, Melonie Diaz, John Gallagher Jr., Sean Gunn
-PRODUCTORA: Metro-Goldwyn-Mayer (MGM) / The Safran Company / Blumhouse Productions / Itaca Films / Orion Pictures

NOTA: 8


Blumhouse está que se sale últimamente. 2017 será el año que el cine le recordará a esta productora el exitazo de taquilla que obtuvo -y a fecha de hoy aún sigue recaudando- con Déjame Salir, y del más que probable que tendrá con The Belko Experiment. Obras que no parten de altos presupuestos pero sí de ideas muy concretas y radicales, unas películas que sin duda han aportado frescura al sector más comercial del género y, sobretodo, un buen hacer artístico que merece la pena ser destacado.

The Belko Experiment es una película a medio camino entre El Experimento de Oliver Hirschbiegel y Battle Royale, en que los trabajadores de una empresa llamada Belko serán encerrados en su lugar de trabajo para luego ser obligados a matarse entre ellos. Solo puede sobrevivir uno de entre los más de 80 trabajadores de la empresa, y en caso de que alguien se niegue a intentarlo -o de pretender escapar de Belko- un explosivo integrado en su cabeza detonará y le ocasionará la muerte al instante.


Lo que más me ha fascinado de la película es su claridad a la hora de explicar la idea que trabaja. No busca segundas lecturas en clave sociológica y en cambio sí una simple espiral de violencia que aumenta por momentos hasta el delirio, en que sus protagonistas, unos trabajadores de oficina, deberán abandonar el respecto hacia sus compañeros y jefes y verse obligados por las circunstancias a ser unas máquinas de matar. Simplemente. Solo las pistolas, hachas, palos, cuchillos, etc., son útiles con tal de sobrevivir, además de la formación de clanes y estrategias colectivas e individuales que pueden dar más puntos a un trabajador para durar más tiempo en el campo de batalla. Esta formación de estrategias aporta un enriquecimiento narrativo que acaba siendo muy entretenido, en el que es el deathmatch cinematográfico más sangriento de los últimos años. Insisto que la idea es muy simple, y lo más importante es que no se justifica nada de los que vemos, del “por qué” sucede, más allá de las indicaciones que una voz en off comunica a los trabajadores de Belko sobre el tiempo restante para la finalización del juego.


La película está dirigida por uno de los directores que ya podemos dar como consolidados en el cine de terror, como es el australiano Greg McLean, responsable de la saga Wolf Creek, que lidera un proyecto que parte de un cortometraje del mismo año 2016 en formato Stop Motion de homónimo título, que ha sido adaptado su guión en largometraje por el gran James Gunn (Slither, Guardianes de la Galaxia). El cortometraje en cuestión planeaba en escasos dos minutos como sobrevivir al experimento de Belko, pero la película en cuestión renuncia a cualquier examen sociológico en que la sátira sobre el comportamiento humano tenga un peso importante, y en cambio se fija más en lo fácil y macarra, como es el simple derramamiento de sangre y por lo tanto en los personajes planos y esteriotipados. No es algo que me parezca del todo mal, porqué la película tiene ritmo y nunca aburre -que es siempre lo más importante-, pero en caso de haber tenido un equilibrio el resultado habría sido mucho mejor, tal como ocurre en El Experimento y en cierta manera también en Battle Royale.


También la mano de Gunn se nota en puntuales detalles de la historia por sus tics en clave humorística, un humor que de vez en cuando aparece y lo hace con muy mala leche, siempre sin caer en la burla, con tal de redondear algunas escenas de violencia destinadas al disfrute del sector más radical de público.


The Belko Experiment es como comer un caramelo. Una experiencia dulce y divertida de consumir, que no pide exigencia al paladar, pero a la vez no oculta que se trata de algo simple y poco sustancioso. Lo mejor de todo es que la película presume de esta manera de enfocar la película, y por eso se recrea y cuenta su historia con un punto macarra, que no es más que la savia consciencia de los límites que no debe cruzar, como son las segundas lecturas. Seguramente The Belko Experiment no deja de ser un simple caramelo de serie B hecho por un estudio de serie A, y aunque no sea muy nutritivo pues la verdad es que invita repetir.




Comentarios

  1. A mi encantó la peli, es de lo más brutal que he visto en los últimos años. Bestia bien hecha!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como es habitual ya en las pelis de Blumhouse el terror cada vez se va visceralizando por momentos y llega a cotas de gore muy elevadas. Belko no es una excepción, y se pone en la linea de Dejame Salir.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. En La Zona Muerta no hacemos alusión a la piratería, ya que todo esfuerzo laboral debe ser recompensado, y crear una película también "trabajo".

      Eliminar

Publicar un comentario